100X100MADERA Bioconstrucción “BioPasiva”

Lunes 22 de Enero de 2018




Ander Echevarría es maestro industrial de 49 años. Ya con 23 años creó su primera empresa de tratamientos de la madera contra carcoma, termita, etc. Al poco tiempo empezó también con la construcción con madera. Actualmente, cuenta con 25 años de experiencia en el sector y con 240 construcciones terminadas, prácticamente todas con calificación energética A, y casi todas también de emisiones cero CO2 y saludables. Es director técnico comercial de 100x100madera. Con él charlamos sobre bioconstrucción y algunas cosas más.
 


Persona con gran preocupación por la buena construcción, eficiente energéticamente, respetuosa con el medio ambiente  y saludable, que contribuya a que las personas tengan una mejor calidad de vida dentro y fuera de ellas, Ander contesta a nuestras preguntas con precisión para que aprendamos a menarnos con términos nuevos, pero cada vez más habituales, en el mundo de la bioconstrucción.

-Explícanos en qué consiste el trabajo que lleva a cabo 100x100madera
-Llevamos 25 años dedicados a la construcción con madera en general, es decir, todo tipo de edificaciones utilizando la madera como elemento principal, siempre con la máxima eficiencia energética y con materiales saludables y respetuosos con el medio ambiente, dentro de las posibilidades que había, ya que hace 25 años no era fácil encontrar este tipo de materiales y los que había eran carísimos. En los 6 últimos años hemos ido añadiendo varios servicios, nos hemos especializado en construcción de edificios de consumo casi nulo, al descubrir el estándar alemán PassivHaus, y actualmente todos nuestros proyectos los construimos bajo este estándar y por tanto hemos conseguido eliminar la calefacción y el aire acondicionado de las viviendas con la reducción del coste energético que ello conlleva, llegando a reducirlo hasta en un 90% con respecto a la construcción convencional, que desgraciadamente no se ha hecho muy bien en los últimos 40 años.  Además de hacer las viviendas con la máxima eficiencia energética, hemos dado un paso más, y también las construimos con criterios de bioconstrucción, es decir, utilizando materiales naturales y reciclados, libres de COVs (cuerpos orgánicos volátiles), sin formaldehídos, etc. También se hacen estudios de geopatías (líneas Hartman, Curry, gas radón, etc.) siempre que el cliente quiere, y estamos en la eliminación de campos electromagnéticos de la instalación eléctrica mediante apantallamientos, y otras actuaciones que hacen que sean hogares realmente saludables.

CONSTRUCCIÓN “BIOPASIVA”
-¿Habéis creado un concepto nuevo para este tipo de construcción?
-Así es. Con la fusión de estos 2 conceptos, la bioconstrucción y la construcción pasiva, hemos creado una nueva manera de llamar a este tipo de edificación, que no es otro que la construcción “BioPasiva”, marca que tenemos registrada hace años ya y por la que se nos identifica a día de hoy: se ha convertido en nuestra seña de identidad.
 


-Además de la construcción, ¿100x100madera tiene una clara vocación a la investigación, ¿no?
-¡Mucha! Desde siempre ha sido así, pero en los últimos 3 años, y gracias a la construcción de nuestra oficina/showroom de Guadalix de la Sierra, que está certificada por el Instituto Alemán PassivHaus, siendo la 1ª en la Comunidad de Madrid, hemos dado un salto importante hacia el campo de la investigación y desarrollo, y por supuesto a la innovación (I+D+i), probando sistemas nuevos de climatización, ventilación, generación de energía, materiales, composiciones diferentes de nuestros muros, etc., con el fin de mejorar y así poder aplicarlo a las construcciones de nuestros clientes.

-¿También os dedicáis a la formación?
-Sí, otro punto importante de lo que hacemos es la formación: llevamos casi 4 años dando charlas gratuitas a arquitectos, aparejadores, ingenieros, promotores, escuelas, institutos, universidades, centros de formación, etc.; para que conozcan cómo construir de manera eficiente energéticamente, saludable y respetuosa con el medio ambiente.

-Y además… las reformas. ¿Es posible rehabilitar una construcción energéticamente y además con criterios de bioconstrucción?
-¡Efectivamente! Es otro de los campos que tocamos; todos estos conceptos que implementamos en la nueva construcción… los quisimos llevar también al campo de la reforma, ya que éramos conscientes de que había mucho que hacer en este terreno y eran muchas las peticiones de información haciendo referencia a si era posible hacer lo mismo que hacíamos en obra nueva pero en una vivienda existente, y decidimos crear la marca “BioReformarte-Reformas BioPasivas”, donde solo actuamos cuando se quiere reducir el consumo energético; no entramos en rehabilitaciones tradicionales que sean solo para mejora estética, para ello hay grandes profesionales ya. Por último, viendo la demanda tan grande que teníamos de cursos, charlas, y solicitud de información para reconvertir proyectos existentes en edificaciones de consumo casi nulo, tomamos la decisión de crear dos marcas, Passivhaus-Consulting y nZeb-Consulting, con el fin de dar asesoramiento a los arquitectos, promotores, etc., para que puedan hacer de su proyecto una edificación de consumo casi nulo (“nzeb”) o que cumpla los requisitos del PassivHaus, dependiendo de hasta dónde quieran llegar, ya que uno es más estricto que el otro.

EN CRECIMIENTO
-¿En qué punto se encuentra la bioconstrucción en nuestro país?
-Pienso que está creciendo muchísimo, y mucho tiene que ver, por un lado, el hecho de escuchar constantemente el avance tan preocupante del cambio climático debido entre otras muchas cosas a la utilización de materiales de construcción dañinos para el planeta, como los derivados del petróleo, que emiten grandes cantidades de gases de efecto invernadero, CO2, etc., y por otro lado la gran labor informativa de empresas, asociaciones, ferias, medios… que están dando a conocer que es posible construir de una manera diferente y más respetuosa con el medio ambiente. Por ejemplo, se agradece el trabajo que lleva a cabo la feria BioCultura, entre otras, o entidades bancarias que premian este tipo de construcción, como puede ser Tríodos Bank. 

-¿Por qué construir en madera es más sostenible?
-Bueno, construir con madera es más sostenible si la madera proviene de bosques gestionados de manera sostenible; si no, sería lo contrario… Pero, dando por hecho esto, la madera es un material natural que apenas necesita energía para su elaboración, que lo tenemos en nuestro entorno, y que durante su vida útil absorbe CO2, aporta O2, y además es biodegradable en un futuro.

¿CASA DE CAMPO?
-¿Todavía se asocia la construcción con madera a una casa en el campo o algo así?
-Sí, claro, es muy común escuchar a nuestros clientes aquello de: “Le dije a mis padres que iba a hacerme una casa de madera y me dijeron que si estaba loco…! Que eso es para casas en el monte y de vacaciones”. Esto viene dado porque tradicionalmente en España lo que se ha hecho mayoritariamente han sido construcciones de ese tipo, casas de tronco (su aspecto es tipo cabaña, pero es una vivienda de alta calidad), cabañas para cámpings, o de 2ª residencia, pero todo esto ha evolucionado muchísimo hasta el punto de que ya estamos haciendo edificios de 4-5 plantas y más altos con estructura de madera, y también construcciones donde no se ve para nada la madera, tan solo la usamos para la estructura: dejamos acabados muy modernos y atractivos.

-¿Otras ventajas, aparte de la sostenibilidad, de la construcción en madera...?
-Quizás la sostenibilidad sea una de las principales, pero también nuestros clientes buscan la eficiencia energética, y la madera es uno de los materiales que más aíslan y ayuda mucho a conseguir un importante ahorro energético; también está la rapidez de ejecución: en 4 meses podemos terminar una vivienda de 120-140m2, con el ahorro que ello conlleva; la durabilidad, algo que se desconoce: nuestra madera (pino rojo finlandés) tiene una vida media de 150 años en el caso del entramado ligero, pero, en el caso del tronco laminado, puede pasar de los 300 años si se mantiene en condiciones;  también construir con madera supone una obra seca, sin meter agua… Hay más ventajas pero estas son las principales.

SIN CONSUMO
-¿Realmente es posible eliminar la calefacción y el aire acondicionado en vuestras construcciones?
-¡Por supuesto! Llevamos más de 40 construcciones así solo en la Comunidad de Madrid en los últimos 6 años. Somos conscientes de que cuesta creerlo, pero es real y por eso decidimos hacer nuestra oficina/showroom de Guadalix de La Sierra, para que la gente pueda comprobarlo. Al final no es otra cosa que construir bien, y tener en cuenta básicamente 6 conceptos:
   -Orientación Bioclimática. El Sol es nuestro mejor aliado para el invierno; orientamos las construcciones de forma que captamos el sol de invierno que va más bajo, teniendo la calefacción gratuita, y nos protegemos de él en verano mediante protección pasiva o activa, de esta forma no tenemos un sobrecalentamiento.
   -Cantidades importantes de aislamiento, adaptadas a cada zona climática en España, pero entre 20 y 30cm
   -Ventanas de altas prestaciones. Normalmente de triple vidrio, doble cámara.
   -Control total de los puentes térmicos. Eliminamos todos los puentes térmicos en nuestras construcciones; un puente térmico es una trasmisión directa de frío o calor de fuera al interior.
   -Control de infiltraciones de aire no deseadas. Controlamos la entrada de aire del exterior sellando todo con mucho mimo, juntas, ventanas, tubos, etc., luego hacemos un control a la vivienda mediante una prueba que se llama Test de Blowerdoor y también con cámara termográfica, bajando normalmente de las 0,6 r/h (renovaciones hora) que es casi como no tener ninguna entrada de aire; es difícil pero así debe ser. Eso sí, todos los materiales que utilizamos son transpirables, con lo que nuestros muros respiran.
   -Sistema de ventilación con recuperación de calor. Es decir, ventilamos las 24h del día pero recuperamos hasta el 95% del calor que tenemos dentro de la vivienda solo cruzando el aire caliente viciado con el aire limpio frío que vamos a meter en la casa.
 


Podemos decir que, después de 4 años casi de monitorización de nuestra oficina/showroom, que es una vivienda unifamiliar de 150m2, el importe medio mensual al año, sin impuestos, es de 27€/mes de gasto energético total, es decir, climatización, agua caliente sanitaria, iluminación, electrodomésticos, TV, ordenadores, etc., ya que todo es eléctrico. Nos preguntan a menudo si es posible acabar con la hipoteca energética, y con la pobreza energética. Siempre contestamos lo mismo: “Sí, sin duda!”. La hipoteca energética la eliminamos totalmente y sin dificultad, y la pobreza energética, obviamente, no es cosa que dependa de nosotros, pero, si todos construyéramos así, sea en madera, ladrillo u hormigón, no dudéis que con el tiempo se acabaría, pero para ello las normativas deben ser más estrictas y por supuesto cumplirlas.  En 2020 entra en vigor la directiva europea 2010/31/UE de obligado cumplimiento que dice que toda nueva construcción debe ser de consumo casi nulo. Es decir, lo que hacemos nosotros desde hace 6 años, creo que ha llegado el momento de ponernos serios con este tema, ¿no?
¿Sabíais que el 40% de las emisiones de CO2 culpables del cambio climático… vienen de nuestras calefacciones?

EL CONFORT
-El confort es fundamental…
-Con todo esto lo dicho, lo que conseguimos es una vivienda-termo, bien aislada y sin pérdidas; por eso con el calor del sol y de nuestros cuerpos, cocina, etc., conseguimos mantener la casa caliente. Pero en 100x100madera hemos sido muy conscientes de que el confort es fundamental: por eso decidimos instalar energías renovables como la aerotermia, que, mediante varias baterías de agua que calentamos o enfriamos con ella, y que hemos acoplado al sistema de ventilación en varios puntos (sistema que hemos desarrollado nosotros partiendo de unas existentes en el mercado), conseguimos controlar la temperatura que queramos tanto en verano como en invierno con unos consumos ridículos.

-¿Qué países nos llevan más ventaja en este asunto?
-Sin duda, ¡los nórdicos! Aunque en Centroeuropa y Norteamérica, históricamente, han construido con madera. En definitiva todos los países más ricos y desarrollados del mundo construyen así. Quizás deberíamos hacer una reflexión de esto, ¿no? Aunque es cierto que en España no hay tan buena madera estructural como en el norte de Europa, y además también por un tema cultural se ha optado por otros materiales, aunque ésta siempre ha estado muy presente.

EL CLIENTE
-¿Cuál es el perfil de vuestros clientes?
-Mayoritariamente es un cliente de clase media, que busca que su hogar no consuma energía, un ciudadano preocupado por el medio ambiente y por su salud. Esta última preocupación cada día crece más. Pero sobre todo son personas que quieren una construcción de calidad, hartos de ver y sufrir construcciones deficientes donde no paran de invertir dinero en mantenerlas.

-¿Hay alguna comunidad autónoma española más proclive a la construcción en madera? ¿Por qué?
-Sí. Está claro que País Vasco y Navarra son las que más usan la madera en sus construcciones. El motivo es cultural; históricamente siempre ha habido mucha madera y de calidad en estas zonas, especialmente el roble, que se ha utilizado en la mayoría de las estructuras de los cascos históricos de las ciudades. El problema ha sido que se talaron todos y no se hizo una buena gestión sostenible, y prácticamente desaparecieron. Ahora la cosa ha cambiado y ya se hace de otra manera, por suerte. Ahora mismo, en España, donde más se construye con madera es País Vasco, Navarra, Cataluña y Madrid.

-¿De dónde procede la madera con la que trabajáis?
-Mayoritariamente la traemos de Finlandia, de la zona del Círculo Polar Ártico, que es la que usamos en los sistemas constructivos de Entramado Ligero y Tronco Laminado; el motivo es porque la madera es de crecimiento lento, en torno a los 120-150 años, y por tanto muy buena madera estructural. Para el sistema de CLT (Panel Contralaminado), traemos la madera de la zona centro de Europa, Austria normalmente, al ser madera laminada en la que se anulan los movimientos y tensiones propios de la madera. Para esta parte ya no es tan importante que sea de un crecimiento tan lento, aunque siempre es mejor; en este caso son árboles con 80-90 años.

Pablo Bolaño
 


EL FUTURO
CAMBIO CLIMÁTICO Y CALIDAD DE VIDA
-Háblanos del futuro a corto plazo de la bioconstrucción en madera en nuestro país… ¿Seguirá creciendo?
-¡Sin duda! Las nuevas generaciones (22-30 años) están ya muy concienciadas con la construcción ecológica, sostenible y saludable, y además ven la construcción en madera como una más, no como algo raro, por lo que el panorama es alentador; no lo digo como previsión de negocio sino como no contribución al cambio climático y a vivir en un hogar saludable, que implica menos enfermedades y una mayor calidad de vida.

 


Más info
www.100x100madera.com
comercial@100x100madera.com
M. 646 556 742






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto