40 AÑOS DE CAL VALLS “BioCultura siempre ha sido un punto de encuentro y un referente”

Miercoles 04 de Abril de 2018




Cal Valls, como empresa, cumple este año 40 años. Nació de la mano de Manuel Valls Felip. Agricultor desde muy joven y desilusionado con el camino que llevaba la agricultura en los años 70 (aplicando cada vez más productos químicos que afectaban su propia salud), decide reconvertir sus campos a la agricultura ecológica. Dada la imposibilidad de vender sus hortalizas ecológicas frescas decide comenzar a elaborar conservas y zumos como ya se hacía tradicionalmente en casa. Daniel Valls, hijo de Manuel, ingeniero agrónomo por la Universitat de Lleida, trabaja desde muy joven en la empresa familiar y se incorpora ya plenamente cuando termina sus estudios. Ahora que se acerca BioCultura BCN, había que recuperar esta entrevista, a la que le hemos añadido algunas respuestas de Daniel Valls acerca del futuro de la empresa en un mundo “bio” cada vez más cambiante.

Ahora, Dani es presidente del Consell Català de la Producció Agrària Ecològica (CCPAE) desde 2006 hasta la actualidad. Con él repasamos la situación del movimiento “bio” y lo que ha significado BioCultura BCN en el movimiento en Catalunya.

-¿En qué punto está el sector “bio” en Catalunya? ¿Prima el consumo por encima de la producción?
-La entrada de la gran distribución ha sido un punto de inflexión. Hasta entonces los productores y consumidores tenían una relación muy estrecha y a menudo la oferta buscaba la demanda pero recientemente, con la entrada de la gran distribución, ha cambiado y estamos en un momento en que los actores se están posicionando ya que en ocasiones la demanda está superando la oferta.

BIOCULTURA BCN
-¿Qué crees que ha significado BioCultura BCN para el movimiento “bio” en Catalunya?
-Un punto de encuentro y un referente tanto para productores como para consumidores. Una cita ineludible para productores y empresas para presentar nuestros productos a nuestros clientes y consumidores.

-¿Por qué la administración catalana nunca ha apostado de verdad por el mundo “bio” cuando la ciudadanía catalana ha sido tan pionera en este asunto? ¿Los políticos van en este campo muy por detrás de la ciudadanía?
-En general la política va siempre por detrás de las demandas de la ciudadanía. La agricultura catalana nunca ha tenido mucha importancia dentro de la política en general. Nuestra sensación es que no se ha tomado en serio la agricultura ecológica hasta hace pocos años, en que ya representaba una parte significativa de la agricultura y ganadería. Aunque es verdad que existen iniciativas para promoverla, se puede hacer mucho más y ello no tiene por qué representar un gasto económico; basta con que sea una prioridad de gobierno y de país.

EL FUTURO
-¿Cómo te imaginas el sector “bio” catalán en el futuro a medio plazo?
-Espero que nos hayamos acercado a niveles de consumo como países vecinos nuestros como Francia, Alemania o Suiza. Espero que en las escuelas, comedores comunitarios y hospitales sea normal encontrar menús con productos ecológicos. Espero que la Administración y la sociedad en general valore como es debido la contribución de los agricultores y ganaderos ecológicos a la conservación de nuestro planeta y a la salud de su población.

-¿Cuáles son los peligros más amenazantes que acechan al sector? ¿El asalto de las grandes superficies o la adquisición por fondos de inversión de algunas de las empresas que han sido pioneras en el mundo “bio” catalán?
-El sector ecológico nació y ha crecido no solo cumpliendo el reglamento de la agricultura ecológica, sino con la esperanza de cambiar el modelo social y económico actual. Ha crecido con la ilusión de poder trabajar de una forma respetuosa con el medio ambiente y poder ganarse la vida dignamente. Actualmente el sector tiene una gran confianza por parte de los consumidores que reconocen este esfuerzo. La amenaza más importante que creo que existe es que los consumidores pierdan esta confianza en los productos ecológicos y ya no crean que tienen un valor superior. La entrada de grandes empresas y fondos de inversión en el sector pueden debilitar esta confianza. 
 


CARACTERÍSTICAS PROPIAS
-¿Hay algo que caracterice de forma definitoria al sector “bio” catalán? ¿Su dinamismo? ¿Su vanguardia?
-La proximidad y la idiosincrasia de empresas catalanas mayoritariamente familiares… han tejido con los consumidores una relación próxima y esto juega a favor de la transparencia y la fidelización.

-¿Te atreverías a señalar, a resumir, por qué en Catalunya el movimiento “bio” siempre ha ido un paso por delante del resto del estado? ¿Por la influencia francesa, más próxima? ¿Por la herencia de los naturistas libertarios de principios del siglo XX?
-Seguramente los dos aspectos que señalas fueron decisivos para que, en Catalunya, la agricultura ecológica comenzara antes que en otras zonas de España. Ya en los años 70 era habitual encontrar agricultores ecológicos en casi todos los mercados en el sur de Francia. También es cierto que el movimiento naturista participó del inicio del sector, sobre todo en Barcelona.
 


“Cal Valls continúa con los mismos valores con los que Manuel Valls comenzó:
cultivar y elaborar productos sanos y de máxima calidad a un precio justo. Trabajando con respeto a la Tierra y a las personas. Trabajando con honestidad y transparencia”

 



CCPAE
-¿Cómo fue que acabaste de presidente en el CCPAE? ¿Cómo te coordinas para ser productor y presidente al mismo tiempo?
-En el año 2001 se creó el CCPAE como tal y se convocaron las primeras elecciones. Compañeros del sector me animaron a presentarme por la experiencia que Cal Valls tenía. Compaginar los dos trabajos no es fácil ya que el Consell necesita dedicación continua. Pero, bueno, las nuevas tecnologías facilitan este trabajo ya que una parte importante puede hacerse desde casa. 

-En todos estos años de lucha, ¿qué ha sido lo mejor y lo peor?
-Lo mejor ha sido el reconocimiento de nuestros amigos, clientes y consumidores de un trabajo y un producto bien hecho. Es impagable el agradecimiento cuando una persona te dice que le encantan tus productos y que continuemos así. Lo peor fue, para mi padre, y antes para mi abuelo, la incomprensión de sus compañeros agricultores y vecinos de por qué hacer agricultura ecológica y tomar un camino diferente al de la mayoría. Afortunadamente, y después de tantos años, esta percepción ha cambiado.

DESDE SIEMPRE
-¿Cómo fue que empezaste a meterte en el mundo “bio” hace ahora ya unos años? ¿Alguna anécdota graciosa?
-La semilla la sembró mi abuelo con sus ideas naturistas y una alimentación vegetariana; luego, mi padre se introdujo en el mundo “bio” hace ahora 39 años y en casa ya está creciendo la cuarta generación. Mis hermanos y yo hemos vivido el universo ecológico desde siempre y ha sido fácil para nosotros entrar y continuar la labor de nuestros padres.

P. Bolaño
 



 


CAL VALLS
PIONEROS EN TODA REGLA
-¿Qué crees que ha significado Cal Valls, en el sector “bio” catalán, desde sus orígenes hasta hoy?
-Cal Valls fue una de las primeras empresas de productos ecológicos en Catalunya y en España. Este año cumplimos cuatro décadas. La empresa nació con la idea de producir alimentos ecológicos de calidad pero a un precio razonable y accesible para todo el mundo. Fueron años muy difíciles, pero siempre hemos estado abiertos a compartir nuestra experiencia con otros agricultores que querían introducirse en la agricultura ecológica.

-¿Cuál va a ser el futuro de Cal Valls en un sector “bio” cada vez más competitivo y cambiante?
-Cal Valls continúa con los mismos valores con los que Manuel Valls comenzó: cultivar y elaborar productos sanos y de máxima calidad a un precio justo. Trabajando con respeto a la Tierra y a las personas. Trabajando con honestidad y transparencia.






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto