ADICCIONES/A. MONTFORT “La colaboración de la familia es imprescindible”

Viernes 12 de Enero de 2018




Aina Monfort es licenciada en Psicología, colegiada número 18571. Se especializó en drogodependencias en el año 2007. Posteriormente en Psicopatología Clínica, Psicoterapia Breve Estratégica, Terapia Familiar y en intervenciones psicosociales. Durante años ha combinado la atención clínica con el desarrollo de proyectos de intervención psicosocial. Ha colaborado con entidades como el Plan Nacional sobre Drogas y la Agència de Salut Pública de Barcelona, entre otras, en el desarrollo de proyectos de atención a las drogodependencias. Actualmente colabora con varios centros de tratamiento de adicciones en Catalunya y visita en su centro privado Aina Monfort Psicología. Esta entrevista se ha publicado en el documentadísimo e intenso monográfico de invierno de The Ecologist en papel dedicado a adicciones.
 


 

-¿Qué es lo que te ha llevado a especializarte en el tema de las adicciones?
-En mi caso, fueron dos aspectos. En primer lugar, cuando me estaba licenciando en Psicología, tuve la oportunidad de hacer un stage en un centro de tratamiento de adicciones y pude ver el trabajo que debían hacer los pacientes para recuperarse. Me pareció admirable y me sentí especialmente afortunada de poder acompañarlos durante parte de su proceso. Eso me decidió a dedicarme a las adicciones. Por otra parte, y debido a mi pasión por la neurociencia, me apasionó poder investigar y trabajar con sustancias capaces de alterar el funcionamiento del sistema nervioso central de tal manera. Por último, y lo más importante, mi convicción de que todo el mundo tiene derecho a meter la pata o a tener un problema y que debemos trabajar para no estigmatizar a las personas que tengan una dificultad como la adicción.

ADICCIONES
-¿Cuáles son las adicciones más frecuentes? ¿Y cuáles las menos frecuentes? ¿Por qué?
-Las adicciones que más llegan a consulta son tabaco, cánnabis, alcohol y cocaína. En segundo lugar llegan adicciones a los psicofármacos y a las TIC y videojuegos. Son las sustancias y las actividades que están más al alcance de la población y, también, las que están más de moda o más normalizadas a nivel social. Las que menos he atendido son las ludopatías y la adicción a la heroína. En estos casos, los pacientes acuden a centros de tratamiento donde se dispensa metadona y donde se pueden realizar otro tipo de intervenciones que un centro pequeño no puede llevar a cabo. También, son adicciones que conllevan un grado de deterioro asociado que se detecta en los centros de atención primaria, los cuales realizan las derivaciones a otro tipo de centros. 

-¿Cuáles son las causas que crees que suelen llevar a condicionar que una persona sea adicta?
-No existe una causa o varias causas en concreto. Si existieran nuestro trabajo sería mucho más fácil. Hay que tener en cuenta variables del entorno, de la sustancia y de la persona para poder determinar el porqué de cada dependencia. Por supuesto puede haber una predisposición a los comportamientos adictivos o a desarrollar adicción, pero, a un nivel más amplio, se ha observado que la falta de alternativas a nivel individual y social pueden ayudar a mantener un consumo que, de forma continuada, lleve a una dependencia. También el entorno familiar y social en el que una persona se desarrolló puede tener un impacto en el consumo de sustancias, aunque en absoluto es determinante.

VARIAS ADICCIONES
-¿Crees que una persona con un trastorno adictivo puede tender a tener otro tipo de adicciones?
-Cuando una persona desarrolla una adicción por una sustancia, lo que le está pasando a su cerebro es que desarrolla una adicción a todo lo que la pueda generar. Así que saltar de una sustancia a otra o de un comportamiento adictivo a otro puede ser frecuente. Aun así, las personas tienen sus reticencias hacia algunas sustancias y algunos comportamientos y para nada podemos generalizar una adicción a todas las sustancias. El mundo de las adicciones es realmente particular y genuino. Las generalizaciones no acostumbran a tener buenos resultados aquí.

-¿Qué terapias sueles recomendar a tus pacientes?
-En primer lugar se debe valorar un tratamiento farmacológico de apoyo. Aunque no en todos los casos es necesario. Lo que sí es imprescindible es un tratamiento de psicoterapia de larga duración. Ya que detrás de una dependencia se esconden un conjunto de heridas, carencias y malestares que es necesario abordar. El modelo psicoterapéutico con el que yo trabajo es un modelo ampliamente integrador. Trabajo con herramientas de varios modelos de intervención en función del perfil de cada usuario y de las necesidades que presente en cada momento la persona. En mi caso en particular, en las fases más avanzadas del tratamiento incorporo psicoterapia asistida con caballos, lo cual ayuda a la persona a consolidar una nueva forma de relacionarse con el mundo a través de la experiencia con los equinos. En algunos casos, es imprescindible realizar un ingreso en una comunidad terapéutica al inicio del tratamiento y, después, realizar el tratamiento ambulatorio conmigo en mi consulta.

RESULTADOS
-¿Hasta qué punto son efectivas este tipo de terapias?
-Según mi experiencia, estas intervenciones son las más efectivas, ya que son integradoras e incluyen diferentes abordajes de la situación en función de las necesidades de cada caso. Así, poder trabajar de la mano de otros profesionales, comunidades terapéuticas, y realizando intervenciones amplias, nos aseguramos de atender todas las necesidades de la persona.

-¿Después de la recuperación qué pautas recomiendas para los usuarios? ¿Dónde están los límites?
-Es importantísimo seguir con un seguimiento mensual o bimensual durante uno o dos años posteriores a la finalización del tratamiento. A su vez, en función del tipo de tratamiento realizado, se debe continuar con las nuevas pautas aprendidas, las nuevas formas de relacionarse con los demás y totalmente alejado del ambiente de consumo. Una persona con un trastorno de dependencia, deberá mantener siempre la puerta abierta a un espacio terapéutico.

LOS FRACASOS
-¿En caso de fracaso con algún usuario, disponéis de otras estrategias para atenderlo?
-Sí; por suerte, ahora ya hay muchos servicios especializados en drogodependencias y adicciones. Entre unos y otros creamos una red asistencial potente a la que se puede acudir en caso de dificultades con un caso en concreto.

-¿Qué importancia tiene que la familia colabore en este proceso?
-Bajo mi punto de vista es imprescindible la participación familiar debido a que el o la paciente no se encuentra solo en el mundo. Está rodeado de un entorno familiar que puede servir de apoyo. La mayoría de las veces, el entorno familiar ha sufrido las consecuencias de la adicción en primera persona y se debe atender el malestar de la familia paralelamente al malestar del paciente consumidor. A su vez, la familia tiene un papel clave en el proceso de recuperación de la persona debido a que poder cambiar algunas relaciones establecidas con la familia ayudan a la persona a cambiar la forma de relacionarse con el mundo.

-¿Pensáis que una persona con  un trastorno adictivo tiene posibilidades de recuperación de manera solitaria?
-En la mayoría de los casos no. Hay muchas personas que intentan recuperarse solas pero, por lo general, las personas con una adicción relativizan su problema. Lo más importante para poder recuperarse de una dependencia es ser consciente del problema que se tiene. Y para eso es necesario una segunda persona objetiva, neutral y que no juzgue.

Sara B. Peña



APOYO FARMACOLÓGICO
-¿Siempre se requiere de medicación complementaria?
-No siempre, pero, en las fases más iniciales del tratamiento, la medicación facilita mucho el proceso. En la mayoría de los casos sí que se prescribe medicación y poco a poco se va retirando.

Más info
www.ainamonfor.cat






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto