ALMANATURA “Trabajamos para combatir la despoblación rural”

Jueves 08 de Noviembre de 2018




 AlmaNatura es una empresa social, con más de veinte años de trayectoria y con la primera certificación B Corporation en España. El propósito de la empresa consiste en fijar población rural. Todos los servicios, acciones de voluntariado y alianzas que establece… son meras herramientas para alcanzar este fin. Actualmente, AlmaNatura trabaja en las líneas de la educación, el empleo, la tecnología y la salud. Además, conciencia a la población y a las entidades públicas y privadas sobre la importancia del entorno rural con el objetivo de revalorizarlo y reactivarlo.

Juanjo Manzano y su hermano, Isra, nacieron en Arroyomolinos de León, actual sede de AlmaNatura. Juanjo e Isra siempre tuvieron claro que querían vivir en el pueblo y no sólo lo han conseguido, sino que están dedicando sus vidas a que cualquiera también pueda lograrlo. Ambos son los fundadores de esta empresa social que nació como asociación y a la que se ha unido Conce Macías, terapeuta y experta en procesos participativos.

-¿Qué es AlmaNatura y qué tiene que ver con la repoblación rural?
-AlmaNatura es una empresa social, certificada en 2013 como B Corporation, fundada en 1997 en Arroyomolinos de León (Huelva), preocupada por la alarmante pérdida de población rural que sufre España. En este sentido, AlmaNatura trabaja para combatir la despoblación rural, pero no sólo a través de la repoblación, para lo cual está iniciando el proyecto holapueblo, sino que también actúa con la población que aún vive en el ámbito rural, escuchándola, detectando necesidades e impulsando oportunidades y empoderando personas, intentando ofrecer soluciones para paliar las carencias del entorno que propician el éxodo a las ciudades.

GENTES DIVERSAS
-¿Qué tipo de gente se pone en contacto con vosotros y cuáles son sus inquietudes?
-Al ir pivotando los servicios en función de lo que consideramos más adecuado para alcanzar el propósito, multitud de personas nos contactan, con perfiles y necesidades muy diversas. Para el equipo supone un gran esfuerzo atender todas las cuestiones y/o propuestas que nos llegan, pero siempre intentamos dar respuesta, solventar las dudas y escuchar con atención para detectar nuevas necesidades. Intentando sintetizar, sí que se podrían establecer algunos perfiles que suelen recurrir a nosotros: gente que actualmente vive en la ciudad y se está planteando vivir en un pueblo, bien porque buscan tranquilidad o un entorno más saludable tanto para ellos como para sus hijos. También es habitual que nos contacten emprendedores que están decididos a desarrollar su idea de negocio en su pueblo o en algún entorno rural. De hecho, como parte del voluntariado corporativo, ofrecemos mentorías a algunos emprendedores.

-De la gente que va a vivir al campo o vuelve a él, ¿quiénes son los que tienen más probabilidades de tener éxito en su empeño?
-No creo que se pueda trazar un perfil exacto, pero debe ser una persona conocedora del entorno, un emprendedor que detecte necesidades reales y ofrezca soluciones adaptadas al ámbito en el que se va a mover. Recientemente hicimos un estudio de nuevos yacimientos de empleo en la Sierra de Aracena (Huelva) y, una vez detectadas las necesidades más emergentes de la población y estudiado el mercado nacional sobre los sectores en auge, se identificaron 22 yacimientos de empleo que pueden tener viabilidad en entornos rurales, entre los que se encuentran sectores relacionados con los bio-recursos, los productos agroalimentarios, la agrotecnología, la ganadería ecológica, la elaboración de conservas, el turismo, o el transporte, entre otros. Pero el éxito de las empresas no sólo depende de una idea que pueda dar respuesta a necesidades sociales, también es imprescindible una estimulación de la demanda con sentido a través de una buena atención al cliente, un buen producto, una excelente estrategia empresarial, la profesionalización de la oferta, el estudio de la diferenciación en el mercado, etc. En definitiva, hoy en día hace falta actitud y proactividad para hacer que las cosas funcionen, aunque esto no es exclusivo del ámbito rural.
 


“Creemos que es fundamental un cambio de paradigma con mensajes que refuercen el éxito (también) de vivir en el rural. Si bien es verdad que crear falsas expectativas no es la mejor estrategia, debemos concentrarnos en generar un movimiento de energía positiva que ayude con los mensajes negativos que por desgracia día a día se vierten en los medios de comunicación”



COQUETEOS
-¿Por qué la gente huye a las ciudades si tampoco son garantía de empleo ni de nada?
-El coqueteo con el entorno urbano empieza mucho antes que la búsqueda de empleo. Los medios de comunicación, las películas, las series… nos muestran a las personas de ciudad como gente exitosa, con vidas interesantes, siempre con algo apasionante que hacer. Por otro lado, la imagen del pueblerino queda reducida a una persona mayor, estancada, inculta, con pocos recursos y sin ambiciones. Estos mensajes empiezan a esculpir el subconsciente desde que somos niños. Más tarde, las personas que deciden formarse en enseñanzas superiores, como las universitarias, suelen tener que desplazarse hasta alguna ciudad. Mínimo cuatro años viviendo entre bocas de metro, nuevas amistades, centros comerciales, discotecas y lejos de los padres, algo que convierte a la ciudad en un lugar muy atractivo, sobre todo si coincide con la etapa de la postadolescencia. Posteriormente, la inserción de los jóvenes en el mundo laboral suele ser muy prometedora en el entorno urbano, ya que abundan las empresas y, por tanto, las oportunidades. La realidad es que estas empresas ofrecen contratos (o no) con condiciones muy precarias, provocando situaciones muy inestables, que, en muchos casos, ni siquiera permiten cubrir los gastos básicos de alquiler, transporte y alimentación. Aun así, el ideario colectivo sigue contemplando las ciudades como el lugar de las oportunidades y el entorno perfecto para convertirte en una persona de éxito. Los padres también son el factor determinante que les empuja a que se vayan del municipio.



-¿Por qué la gente vuelve al campo…?
-Hilando con la respuesta anterior, cada vez más gente se para a reformular el concepto de “éxito”. En cualquier caso, no creo que la gente huya al campo, tan sólo toman conciencia de que quizás en la ciudad puedes optar a formación universitaria, pero el pueblo te ofrece enseñanzas que no se aprenden en ningún aula; que en la ciudad hay muchas opciones de transporte, pero que a la boca del metro a veces le huele el aliento; que hay muchas más opciones de conocer gente nueva, pero que no hay nada tan profundo como las amistades del pueblo; que en lo rural no hay grandes centros comerciales, pero que en cualquier establecimiento te van a tratar como a alguien de su familia; que no hay discotecas, pero es que ninguna es comparable a las fiestas del pueblo; y que volverás a estar cerca de tus padres, pero es que ellos son quienes te han dado la oportunidad de estar en la ciudad cuando el sueldo que te ofrecía aquella empresa precaria no te permitía cubrir los gastos que conlleva vivir en la urbe. No todo es maravilloso, desde luego, ni fácil, pero quienes tienen inquietudes emprendedoras pueden encontrar grandes oportunidades de negocio propiciadas, precisamente, por todas las necesidades y carencias con las que cuenta el ámbito rural. Además, cada vez hay más gente que busca un estilo de vida más saludable y respetuoso con el entorno. Lo más sensato, independientemente de si vives en un pueblo o en una ciudad, es no renunciar a nada, permanecer con la mente lo suficientemente abierta para que quepa lo mejor de cada sitio. Lo rural y lo urbano no son incompatibles, de hecho, son necesarios el uno para con el otro. Nosotros no promovemos una lucha, promovemos que las personas decidan libremente dónde quieren vivir y que dispongan de las oportunidades suficientes para hacerlo.

CAMBIO DE PARADIGMA
-Las perspectivas de despoblación rural siguen siendo muy negativas… ¿Qué hacer?
-Creemos que es fundamental un cambio de paradigma con mensajes que refuercen el éxito (también) de vivir en el rural. Si bien es verdad que crear falsas expectativas no es la mejor estrategia, debemos concentrarnos en generar un movimiento de energía positiva que ayude con los mensajes negativos que por desgracia día a día se vierten en los medios de comunicación. Sabemos que esto no es suficiente, por eso debemos comenzar cuanto antes. También es importante atender a los neorrurales interesados y que viven en las ciudades con ventanillas de atención al neorrural, formación especializada, emprendimiento rural consciente, etc. Son algunas de las propuestas sin olvidar al trabajo con ayuntamientos y corporaciones municipales que deben renovar sus objetivos antes de que sea tarde. Los ayuntamientos son clave para la fijación de población rural pero en ocasiones la falta de formación, la política oportunista y la falta de interés de los jóvenes es un campo de cultivo perfecto para la merma del municipio. Por último destacar a la mujer y el emprendimiento como clave para la reactivación rural.

-¿Cuáles son los peores baches a sortear de la gente que va a vivir a un pueblo o regresa a él?
-La falta de servicios y recursos para el desarrollo personal y profesional, la baja calidad de los servicios de internet, unos servicios de salud permanentes, las deficiencias en los centros escolares y la falta de servicios socioculturales los colocaría como fundamentales para la fijación de población rural. Por supuesto, el empleo es otro de los pilares fundamentales que debes llevar pensado si has decidido volver al pueblo. Aunque la verdad es que las necesidades son tan extensas que, si nos concentramos en ellas, seguro acabarás auto-empleándote si ofreces el valor que precisan otras personas.

LA ADMINISTRACIÓN
-¿Por qué a la Administración no le interesa darle vida a los pueblos?
-Queremos entender que pese, a los nefastos resultados demográficos, a la Administración sí le interesan los pueblos pero que no han sabido hacerlo mejor. Muchas son las voces que hablan sobre el porcentaje reducido de votos que supone el rural y que es por ello que los esfuerzos políticos no son lo suficientemente representativos y, por tanto, la Administración no tiene consignas de sus dirigentes para desarrollar medidas eficaces. Ante esta situación, nuestro trabajo justamente consiste en unir, generar las alianzas necesarias para que la situación cambie. Si la Administración no ve el valor de lo rural el coste dentro de unas décadas será mucho mayor. Como ejemplo, destacar la situación que muchas zonas forestales están sufriendo los últimos años por el acoso de los incendios. Si no hay personas que habitan las zonas naturales de nuestro país, el bosque se abandonará y los incendios serán prácticamente imposibles de apagar, con la consiguiente falta de compensación que ejercen los espacios naturales frente a las urbes.

-¿Qué partidos y políticos le han hecho más daño a los enclaves rurales?
-Todos son responsables de la situación que estamos viviendo, y no sólo los partidos políticos, también las personas que habitan nuestros pueblos han llevado a la situación de desierto demográfico a muchas regiones. La falta de identidad rural, la promesa de progreso que ofreció la urbe en la industrialización, la inundación de espacios rurales para la creación de presas, etc. Sólo fueron los primeros pasos para la situación que actualmente vivimos. Esto, unido a la falta de autoestima rural y el fracaso que supone para algunas familias que sus hijos/as vuelvan al pueblo, nos permite afirmar que políticos, administraciones y población, en general, son los máximos responsables de esta situación que dura décadas y que para resolver ahora debemos igualmente implicar a todos los responsables de haber llegado hasta aquí. Corresponsabilidad, estrategia y planificación son claves en este nuevo escenario.

P. Bolaño
 



ECOALDEAS

SUS PROBLEMAS
-¿Qué pasa con las ecoaldeas? ¿Por qué fracasan muchas de ellas?
-Si entendemos ecoaldea como una comunidad intencional cuyo objetivo es ser sostenible social, ecológica y económicamente, encontramos ya un importante impacto sobre el estilo de vida que, por desgracia, se sucede en todo el mundo y que busca la creación de megaciudades dispuestas para el consumo. Es decir, todo está armado para otro estilo de vida diferente, lo que nos ha llevado a construir leyes de protección y no de convivencia en los espacios naturales. El ser humano, en una relación sostenible con la naturaleza, debería ser la premisa básica para que las ecoaldeas tengan el protagonismo que se merecen. Sin embargo, la falta de interés de los dirigentes administrativos, la burocracia excesiva y el desconocimiento de una vida más respetuosa con la naturaleza nos separa de un estilo de vida que, sin lugar a dudas, será el futuro del planeta si queremos seguir viviendo en él.



AlmaNatura
juanjo@almanatura.com 
www.almanatura.com
C/ Grande Trasera, 6.  21280 Arroyomolinos de León
Tel. +34 959 197 729






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto