BIOCULTURA BCN 25 AÑOS DE REBELDÍA

Miercoles 14 de Marzo de 2018




 


Y, tras BioCultura A Coruña, la próxima edición de la feria es Barcelona. Y este año hay aniversario. Nada más y nada menos que 25 primaveras, y nunca mejor dicho. Aquí, Ángeles Parra, directora de la feria, nos da algunas claves de la evolución de la feria en todo este tiempo.

La As. Vida Sana es la entidad  que organiza BioCultura BCN, que este año cumple 25 años. Al frente, Ángeles Parra es una mujer con las ideas claras y una ecoactivista incansable. Hablar con ella es hablar con una leyenda viva del movimiento “bio” catalán y español. 25 años dan para mucho. BioCultura celebrará una pequeña gala previa a la feria este año en la que se repasará la historia de la feria en BCN y se otorgarán los “Premis BioCultura.CAT 2018”.
BioCultura nació en Madrid a pesar de que sus organizadores eran todos catalanes. ¿La razón? La ecología le interesaba más a Tierno Galván que a Pujol. Pero al cabo de realizarse 8 ferias en Madrid, también se creó la edición barcelonesa, con muy pocos apoyos institucionales, salvo raras excepciones. Ángeles Parra nos lo explica: “En su momento, fuimos a visitar a todos los políticos catalanes, pero no nos hicieron ni caso. Pocos políticos se han sentido interesados por la alimentación ‘bio’ y la ecología profunda en la historia reciente de Catalunya  y de España. En Madrid, con Tierno Galván, se nos abrieron muchas puertas. Luego, más tarde,  en 1994, llevamos a cabo la primera edición barcelonesa de BioCultura sin ningún apoyo del Govern.
Inauguró la feria Josep Borrell, en aquel entonces Ministro de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente, que comentó: “Miles de ciudadanos se interesan por conocer los alimentos biológicos, las energías renovables, la ropa y el calzado ecológicos y todos aquellos servicios que de una u otra forma nos ayudan a adquirir y ejercer una elección responsable y respetuosa con el medio ambiente y nuestra salud. BioCultura reúne a todos los que desde los diferentes ámbitos pensamos que nuestra actitud diaria es de suma importancia”.
También hemos de decir que el ayuntamiento barcelonés, de vez en cuando, cuando ha estado gobernado por gentes de izquierdas algo conscientes, nos ha echado una mano. En este sentido, quiero mentar a Lluís Boada… Cuando él estaba en el consistorio, siempre nos apoyó y ayudó. Era importante para nosotros tener un poco de apoyo. Y también Imma Mayol, en su día, hizo lo que pudo, como Katy Carreras, Pep Puig, Joan Clos… y alguna que otra excepción, raras avis. La mayoría de políticos catalanes han sido miopes al movimiento ‘bio’ y sus intereses cortoplacistas no nos han permitido crecer como hubiéramos querido. Si el movimiento ‘bio’ ha crecido no ha sido gracias a la clase política, sino a pesar suyo. Los ciudadanos están a años luz de los políticos, siempre fragmentados e hipotecados por intereses cortoplacistas. Una vergüenza, oiga. Con muy pocos apoyos, BioCultura BCN llegó a su mayoría de edad y, al final, pienso que, realmente, ‘en la dificultad está la facilidad’. Pues hemos conseguido salir adelante y ahora somos realmente independientes. Y esta independencia, una independencia real, nos da fuerza. Hay mucho esfuerzo detrás, pero ha valido la pena”.

EL ÉXITO DE BIOCULTURA
BioCultura es siempre un éxito allá por dónde pasa. Ahora mismo, Madrid (33 ediciones, Valencia (6), Bilbao (5), Sevilla (2) y A Coruña (1). ¿Cuál es su secreto? Ángeles Parra comenta: “Es una feria poco común. No es una feria al uso. Feria viene de ‘farah’, que, en árabe, significa ‘fiesta’. Es una feria para que la gente pueda llevar a cabo una revolución personal y global que cambie este camino suicida que la Humanidad tomó hace unas cuantas décadas pero sin renunciar a los aspectos lúdicos, a las sonrisas, al buen ambiente y sin esclerosis ideológicas de otros tiempos ni del presente. La cuenta atrás ya ha empezado. La crisis climática ya está tocando a nuestras puertas. Es urgente cambiar el paradigma. No podemos esperar más. La feria nos enseña a vivir bajo las premisas de un nuevo paradigma en el que el consumo y los hábitos de vida se alían para revertir el difícil reto medioambiental al que se enfrenta nuestra especie y toda la Tierra. La actividad comercial se completa con cientos de actividades paralelas que informan a la ciudadanía sobre alternativas a la vía neoliberal y a otras vías políticas que en su día fracasaron. BioCultura, en cualesquiera de sus diferentes ediciones, la organiza la As. Vida Sana, una entidad sin ánimo de lucro, declarada de interés público, que siempre ha trabajado por acercar a la ciudadanía la armonía con la Naturaleza. Más allá de las ideologías políticas, tan obsoletas, y de los intereses personales, tan perniciosos”.

LOS CAMBIOS
Desde aquellos orígenes, los tiempos han cambiado.  ¿Cuáles han sido los principales cambios? Parra lo tiene claro: “Nosotros siempre hemos trabajado para mostrar a la opinión pública que existen alternativas a la alimentación convencional, tóxica y nociva en muchos aspectos, no solo en el terreno de la salud. Y en eso seguimos, pero, sí, ha habido cambios. Éramos todos muy jóvenes. No sabíamos nada. Sólo teníamos mucha ilusión por cambiar las cosas. Ahora, la feria y el sector se han profesionalizado. Esto es bueno porque el tesoro de la alimentación ecológica llega cada vez más, de diferentes formas, a más hogares. El proceso no sólo se da aquí. En todo el planeta se está viviendo una revolución silenciosa y pacífica en este aspecto. Sí, la cuenta atrás ha empezado. El cambio debe ser urgente. Ya no podemos seguir discutiendo. Hay que actuar. Conviene ser profesionales, descontaminar los campos, luchar contra el cambio climático, enfriar el clima, ingerir menos proteína animal… Con apoyo o sin apoyo, vamos a seguir insistiendo. Es una necesidad vital y moral. Hemos de trabajar unidos para proteger a las generaciones futuras”.

PALAU SANT JORDI Y EL “BIOCOT”
Un año más, la feria desembarca en el Palau Sant Jordi, a pesar de que el recinto ya se ha quedado pequeño hace años y este asunto hipoteca el crecimiento del sector ecológico en Catalunya. Parra afirma: “Otra vez nos enfrentamos a la miopía de políticos y/o gestores. En todas las ciudades donde se celebra (Madrid, A Coruña, Bilbao, Sevilla, Valencia…), los recintos feriales ofrecen condiciones satisfactorias para la celebración de BioCultura, independientemente del color del partido político que gobierna en el consistorio local y/o en la comunidad autónoma. Sin embargo, en Barcelona-Catalunya… “con la Fira hemos topado”. Es una dictadura total. Digamos claramente que Fira de Barcelona boicotea el crecimiento del sector ecológico impidiendo que nos podamos trasladar allí. No sé por qué. Supongo que hay demasiados intereses ocultos… De políticos y de empresas. Se está ‘biocoteando’ al sector orgánico sin disimulo. Es una vergüenza… Y todo porque una empresa tiene un contrato… que impide que ferias ecológicas se puedan llevar a cabo en Fira de BCN. Eso es la excusa. Pero me temo que hay algo mucho más detrás de toda esta historia. Mucha gente del sector sale perjudicada. ¿Dónde están los políticos para actuar a favor de los intereses de uno de los pocos sectores de la eco-nomía que descontamina la tierra?”.

Redacción

TOMA NOTA
BioCultura Barcelona
Del 3 al 6 de mayo
Palau Sant Jordi    
www.biocultura.org






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto