CARTA AL PAPA FRANCISCO Una misiva de Pedro Burruezo contra las hostias transgénicas

Miercoles 12 de Julio de 2017




La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha elaborado recientemente un comunicado por encargo del Papa Francisco en el que se recuerda las estrictas normas para la elaboración del pan y el vino destinados a la Eucaristía, como que las hostias no puedan ser sin gluten, aunque el pan y el vino sí pueden estar preparados "con organismos genéticamente modificados". Pedro Burruezo, director de The Ecologist, escribe al Papa Francisco para pedirle encarecidamente que reconsidere su posición.
 


Querido Papa Francisco
No soy un feligrés católico pero respeto su doctrina como respeto otras. Vivimos momentos convulsos y todo el mundo debería dejar de ver la paja en el ojo ajeno y estudiar los propios defectos con el objetivo de evitarlos. Así que, mientras algunos compañeros míos se esfuerzan en ver todo lo que la jerarquía eclesiástica católica tiene de malo, yo hago hincapié en las perlas que tiene su organización, pues he conocido a muchas personas religiosas católicas, monjes, monjas, curas, creyentes de a pie, etc., de un carácter amable y de una trayectoria vital intachable. Sus obras piadosas han contribuido a hacer de este mundo un lugar más habitable. A ellos y ellas les siento como hermanos/as míos.
Me ha sorprendido, sin embargo, que permita usted que las hostias de la Eucaristía puedan estar elaboradas a base de productos genéticamente modificados. Hay muchos estudios que alertan sobre la no inocuidad de esta tecnología y de sus desastrosas consecuencias sanitarias, medioambientales, económicas, sociales, etc. Le animo a que estudie el caso profundamente. Abrir la puerta a los transgénicos es peligroso porque puede empeorar la salud de la ciudadanía, disminuir la biodiversidad (ya de por sí muy afectada), contribuir al cambio climático, aumentar las diferencias entre pobres y ricos, ayudar a crear monopolios en el sector agroalimentario…
Además, la modificación genética patenta la vida. Algo que, realmente, no debería estar en manos del ser humano. Esto es algo que atenta contra toda visión espiritual de la vida, no materialista, no mecanicista. Mientras usted (quizás por desconocimiento, quizás con buena intención) abre las puertas a estas tecnologías que destruyen la vida, grandes empresas transnacionales a las que ustedes critica se frotan las manos. Modificación genética, pesticidas, maquinarias pesadas, petroadicción, globalización económica, hambrunas… Todo forma parte del mismo quid. Los OMG’s no contribuyen a aminorar el hambre en el mundo, sino que agravan el problema. Son buena parte del Problema.
Pero yo no soy un gran entendido en el asunto… Sólo soy un humilde periodista-músico con una visión espiritual de la vida, una visión no materialista, la misma que intenta usted combatir (a veces). Le recomiendo los cientos y cientos de estudios y artículos de científicos independientes que circulan por la red sobre este asunto. Gentes de todas las procedencias (científicos, organizaciones campesinas, líderes indígenas, sindicatos, políticos de diversas ideologías, ONG’s, doctores, líderes espirituales de otras tradiciones y también cristianos… han alertado sobre el peligro de la modificación genética aplicada, entre otras cosas, a la agricultura y a la alimentación. Le ruego que le encargue a las personas sabias que forman parte de su institución que investiguen sobre el tema y que, públicamente, recomienden a sus feligreses no contribuir a la expansión de esta tecnología, ni con las hostias ni con ningún otro producto, porque una tecnología que aumenta-aumentará la depredación sobre los recursos medioambientales, humanos y sociales. Nosotros podemos contribuir a la regeneración gaiana o a su destrucción. Está en nuestras manos. Podemos decidir en nuestro consumo diario…
Sin más, me despido de usted esperando que entienda que esta carta no tiene como fin ofenderle ni muchísimo menos, sino simplemente pedirle que reconsidere el asunto, ya que es usted un líder de masas y a buen seguro que si usted opina en contra de la transgenia… seguro que una gran parte de la ciudadanía le va a hacer caso. El asunto de las hostias transgénicas no es un tema baladí y nos ha sentado a muchos como una buena hostia, valga la redundancia. La ciudadanía y el medio ambiente esperan de los líderes mundiales un compromiso fuera de toda duda en temas cruciales para nuestra especie y para la vida sobre la faz de la Tierra…

Pedro Burruezo es director de The Ecologist y de El Ecomensajero Digital, músico, compositor, hortelano ecológico y aspirante a sufi






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto