CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA Entrevista a Alberto Cela, experto

Lunes 23 de Noviembre de 2015




Alberto Cela Criado ha recibido formación en Ingeniería Técnica Industrial por la Universidad Carlos III de Madrid. En 2003 y como consecuencia del empeoramiento de su salud por causa de los campos electromagnéticos decide reorientarse laboralmente hacia la resolución de problemas provocados por radiaciones electromagnéticas, aprovechando la ética y la profundidad de miras que le proporciona la experiencia. Actualmente ejerce como especialista en medición de radiaciones electromagnéticas y experto  en electrosensibilidad, enfermedad que ha padecido en sus propias carnes. 
 


-¿Qué síntomas padecen las personas hipersensibles a las ondas electromagnéticas?
-Los síntomas más habituales de la exposición a campos electromagnéticos son el dolor de cabeza, insomnio, cansancio, picor y quemazón en la piel, arritmias cardíacas, bajada de las defensas, depresión, irritabilidad, acúfenos (pitido en los oídos), dolores abdominales intensos, pérdida de memoria a corto plazo, falta de concentración y ansiedad.

-¿Qué pasa cuando se altera el ciclo de producción de melatonina en las personas?
-La melatonina es considerada por muchos el “elixir de la eterna juventud”. Se trata de un poderoso agente anticancerígeno, antioxidante, potenciador del sistema inmune e inductor del sueño. Cuando intentamos dormir con alguna luz encendida, o bien nuestro dormitorio se encuentra contaminado por radiaciones electromagnéticas artificiales o telúricas, los niveles de melatonina en sangre pueden disminuir hasta el punto de provocarnos falta de sueño, fatiga, depresión, así como la posibilidad de padecer ciertos tipos de cáncer.

ELÉCTRICAMENTE SENSIBLES
-¿Qué es exactamente ser eléctricamente sensible?
-Ser eléctricamente sensible significa padecer un conjunto de síntomas, que ya hemos descrito con anterioridad, y que aparecen o se intensifican cuando la persona afectada se expone a fuentes generadoras de radiaciones electromagnéticas, como aparatos eléctricos, transformadores, o antenas de telefonía móvil; y que disminuyen o desaparecen cuando uno se aleja de los emisores de electrocontaminación. Al igual que en el caso de los afectados por celiaquía, en los que una mínima cantidad de gluten puede desencadenar una grave respuesta en su organismo, a los afectados por electrohipersensibilidad… niveles muy bajos de radiaciones electromagnéticas pueden hacerles perder su salud.

-¿Cómo te diste cuenta de que padecías esta enfermedad?
-Hace ya 16 años, en 1999, comencé a padecer los síntomas de la electrosensibilidad tras vivir muchos años relativamente cerca de antenas de telefonía así como de una subestación eléctrica, pero ahora sé que lo que más me estaba afectando era el uso a diario de ordenadores con pantallas antiguas de tubo (las que se venden ahora son planas), así como un aparentemente inofensivo enchufe situado al lado del cabecero de mi cama.

-¿A quién acudiste? ¿A quién acudir?
-En principio, acudí a la consulta de doctores especializados en medicina natural, y en concreto en la terapia por biorresonancia, que consiste en descargar la radiación acumulada en el cuerpo entre otras cosas. El Dr. Joaquin Fernandez Solá lleva muchos años diagnosticando a personas con electrosensibilidad, en el Hosp. Clínico de Barcelona. También podemos ir a la Fundación Alborada de la Dra. Pilar Muñoz Calero, que tiene un tratamiento muy específico para este síndrome.

ASOCIACIONES
-¿A qué asocias en un primer momento tus síntomas?
-En un primer momento lo asocias con el estrés por el acelerado ritmo de vida que llevas, o por cualquier otro tipo de trastorno que quieres pensar que tarde o temprano desaparecerá por sí mismo. El problema surge cuando ves que a pesar de que tú quieres estar sano, tu cuerpo y mente siguen deteriorándose poco a poco y sin vuelta atrás.

-¿Finalmente quién te diagnostica electrosensibilidad?
-Al no encontrar ayuda dentro de la medicina oficial, decido investigar por mi cuenta y finalmente llego al autodiagnóstico, después de recabar información a través de internet en páginas como la de la asociación sueca de afectados por campos electromagnéticos (FEB.) o de la francesa “Next-up News”; además de comprobar en múltiples ocasiones algo tan básico como que mis síntomas se intensificaban cuando usaba el ordenador y van remitiendo poco a poco después de apagarlo.

TRATAMIENTOS
-¿Qué tratamientos has utilizado a lo largo de la enfermedad?
-Siempre he buscado soluciones dentro de la medicina natural, por carecer de efectos secundarios, y he encontrando que lo primero para mejorar es dejar de intoxicarte y, por tanto, acondicionar tu casa y tu lugar de trabajo para que estén tan libres como sea posible de radiaciones. En segundo lugar, hay que prestar mucha atención a lo que comemos, bebemos y respiramos. Suele ser muy beneficioso dejar de tomar aquellos alimentos que nos estén dando intolerancias, aún sin saberlo, como por ejemplo el trigo y la leche. En tercer lugar desintoxicar a fondo el organismo, y especialmente de metales pesados como el mercurio, el cadmio o el plomo, y que además son conductores de la electricidad. Por último, reforzar nuestro sistema inmune con suplementos a base de propoleo, probióticos, reishi, etc.

CALIDAD DE VIDA
-¿Has llegado a superar del todo la electrosensibilidad?
-He mejorado muchísimo mi calidad de vida, desde estar completamente deshauciado de la vida social y laboral a poder asesorar a otras personas con mi experiencia y trabajo desde hace 9 años, exponiéndome a los campos electromagnéticos que me hacen enfermar, para ayudarles a que no les pase lo que a mí. Por otra parte, me sigue afectando bastante el ordenador, a pesar de tenerlo muy adaptado a mi hipersensibilidad, por lo que sigo investigando nuevas técnicas, terapias o productos, y creo estar cada vez más cerca de conseguir la remisión completa.

-¿Qué problemas surgen a nivel legal para conseguir que reconozcan este tipo de enfermedades?
-El principal problema es la falta de interés en que se conozca el problema por parte de las grandes empresas de telecomunicaciones y elÉctricas, con el apoyo de los sucesivos gobiernos; así como que la hipersensibilidad electromagnética no esté aún reconocida oficialmente en España como enfermedad, a pesar de que en países como Suecia desde el año 2002 a los afectados se les proporcionan ayudas económicas y se les acondicionan sus pisos, una vez se les concede la discapacidad funcional.

-¿Esta es una enfermedad únicamente de sociedades desarrolladas?
-La electrosensibilidad es una enfermedad ambiental, es decir, provocada por la contaminación del entorno que nos rodea. En los países desarrollados o en los que no lo son tanto pero empiezan a incorporar la tecnología moderna de la manera en la que lo hacemos en Occidente, es decir, con los límites de seguridad muy permisivos, los casos de afectados por sensibilidad electromagnéticas pueden seguir creciendo.

MEDICIONES
-¿Cómo realizas las mediciones de ondas?
-Para realizar las mediciones compruebo los niveles de exposición a altas y bajas frecuencias, electricidad estática, radiactividad, geopatías, armónicos de red y formaldehído, en cada una de las habitaciones de la vivienda, prestando especial atención a los lugares donde pasamos más tiempo: dormitorios, despachos, etc., de cara a minimizar los riesgos con soluciones eminentemente prácticas. Por ejemplo, si los niveles de microondas que nos llegan de una antena de telefonía exterior son altos desde un punto de vista biológico, aunque estén correctos desde lo que marca la ley, puedo aconsejar apantallar una o varias habitaciones para quedar protegidos en el interior del espacio habitable, auNque la antena no dejara de emitir.

-¿Cuántos afectados debe haber en España?
-El número de afectados con un grado alto se sitúa en torno a los 2 millones de personas en nuestro país (el 4% de la población total).

Pablo Bolaño


CÁNCER
SISTEMA INMUNE FUERTE, LA MEJOR DEFENSA

 -¿Cómo puede acabar una persona electrosensible desarrollando procesos tumorales si no evita la exposición?
-Según las últimas investigaciones, un sistema inmune fuerte es la mejor medicina para afrontar el cáncer, pero en las personas con electrosensibilidad éste se encuentra muy debilitado. Si a esto añadimos que las ondas electromagnéticas provocan mutaciones en el ADN celular, bastaría con que algunas de esas alteraciones celulares empezasen a proliferar descontroladamente para acabar desarrollando cáncer después de un tiempo, si no hemos tomado medidas de prevención eficaces.

Más Info
Alberto Cela Criado
www.electrosensibilidad.es
Telf.: 916 887 581
(Especialista en riesgos provocados por radiaciones electromagnéticas y experto en electrosensibilidad)






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto