DEBATE “Biocivilización en marcha”

Lunes 23 de Abril de 2018





Sandra Campos es la directora del Seminari Internacional de Convivència Planetària: Construïm Biocivilització- Barcelona y ahora acaba de reunir textos de varios autores en un libro que publica Icaria. Se titula “Biocivilización en marcha”. Presentará el libro en BioCultura BCN con una charla en la que reunirá a varios de los coatuores. En la foto, en el último seminario, Sandra Campos posa junto a la gran Vandana Shiva..

Algunos de los participantes del Seminario Internacional de Con­vivencia Planetaria: Construimos Biocivilización, que se realiza de manera bianual en la ciudad de Barcelona (http://biocivilizacion.org), escriben en “Biocivilización en marcha” sus reflexiones con la ilusión de seguir suman­do esfuerzos y pasos en la construcción de ese otro nuevo modelo de convivencia planetaria. Ellos son: Francisco “Chico” Whitaquer (FSM), Juan Carlos Monedero (15-M), Pedro Burruezo (The Ecologist), Giacomo D’Alisa (Decrecimiento), Sandra Campos (Imago), Pedro Santana Rodríguez (Sur), Josep Puig i Boix (Dia de la Terra) y Germán Pelayo (Foro Democrático Mundial).

-¿Qué es para  ti la “biocivilización”?
-Biocivilización destaca la esencia del floreciente paradigma de convivencia planetaria en el “cuidado” de la Red de la Vida, de la que forman parte de manera interrelacionada e interdependiente todos los seres vivos: humanos, animales, naturaleza, al igual que la Tierra, como ente igualmente vivo y única casa de todas las especies, incluida la humana.  La humanidad, con su modelo de vida y consumo, mayoritariamente aceptado y practicado por cada uno de nosotros, está agotando los recursos naturales del planeta Tierra, nuestra única casa común[1], como la llamó el Papa Francisco en su encíclica “Laudato Si”. Esto lo estamos haciendo de una manera irresponsable e inconsciente, por el afán, en parte, de satisfacer las que creemos nuestras necesidades, y los intereses de quienes nos las crean. Con la anteriormente citada manera de vivir en este planeta, dejamos de darle el tiempo necesario a la Tierra para recuperarse de la huella ecológica que los humanos vamos dejando en ella. “La huella ecológica es un indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana que se hace de los recursos existentes en los ecosistemas del planeta, relacionándola con la capacidad ecológica de la Tierra de regenerar sus recursos”.  Como bien lo explicó Leonardo Boff (Boff 2015): “…En agosto del 2015 fue el ‘Día de la Sobrecarga de la Tierra’ (Earth Overshooting Day). En lo que nos informó la Red de la Huella Mundial (Global Footprint Network) que, junto con otras instituciones como WWF y Living Planet, siguen sistemáticamente el estado de la Tierra. La huella ecológica humana (la cantidad de bienes y servicios que necesitamos para vivir) ha sido sobrepasada. Las reservas de la Tierra se han agotado, y necesitamos 1,6 planetas para atender nuestras necesidades, sin considerar aquellas muy importantes de la gran comunidad de vida: fauna, flora, micro-organismos…. En palabras  más mundanas: nuestra tarjeta de crédito está en números rojos... Hasta 1961 necesitábamos solamente del 63% de la Tierra para atender nuestras demandas. Con el aumento de la población y del consumo, en 1975 necesitábamos ya el 97% de la Tierra. En 1980, el 100,6%, la primera Sobrecarga de la Huella Ecológica Planetaria. En 2005 alcanzábamos ya la cifra de 1,4 planetas. Y, en agosto de 2015, 1,6 planetas... Sin un cambio de consciencia que nazca de la reflexión profunda por el cuidado de este hogar, nuestra casa común, en cada persona del planeta, las probabilidades de un escenario apocalíptico se incrementan para un futuro no muy lejano”. El 2 de agosto de 2017 -día elegido como Día Mundial de la Sobrecarga de la Tierra-, en tan sólo 8 meses, la humanidad ha gastado los recursos naturales que el Planeta puede generar anualmente.  Se necesitarían 1,7 planetas para satisfacer su demanda de recursos naturales.
 


EL LIBRO
-¿Háblanos del libro que acaba de publicar Icaria Editorial? 
-Los escritos que conforman este libro buscan aportar respuestas desde una perspectiva biocivilizatoria a las preguntas:  Ese otro paradigma de convivencia planetaria nos inquiere:  ¿Con que ética? ¿Con que economía?  Y… ¿Con qué estructura de poder?   Son preguntas planteadas inicialmente en el marco del taller “Caminos y descaminos para una Biocivilización” (Río de Janeiro - 2011) y que en el marco de los diferentes Seminarios Internacionales de Convivencia Planetaria: Construimos Biocivilización (http://biocivilizacion.org/seminarios/), que desde el  2011 venimos realizando en la ciudad de Barcelona,  las seguimos planteando como eje provocador de las reflexiones que se realizan al interior del Seminario. Biocivilización se articula, dentro del espíritu de cambio de la época en que nos encontramos, como estrategia de búsqueda, diálogo, articulación y construcción colectiva a nivel planetario… Hablamos  de un camino común que nos ayude a salir de la actual crisis sistémica que estamos viviendo, de manera benéfica para la red de la vida. No pretende ser una guía política o académica, mucho menos un decálogo de pasos a seguir; pero sí una respetuosa invitación a avanzar por el camino del cambio esencial, es decir el camino del cambio de conciencia: radical y pacífico con cambios concretos en nuestras vidas personales y colectivas.

-¿Con qué autores has contado y por qué?
-En este libro escriben sus reflexiones algunos de los participantes del Seminario Internacional de Convivencia Planetaria: Construimos Biocivilización, que se realiza en la ciudad de Barcelona desde el 2011  www.biocovilizacion.org,  con la ilusión de seguir sumando esfuerzos y pasos en la construcción de ese otro nuevo modelo de convivencia planetaria. Ellos son: Francisco “Chico” Whitaquer, Juan Carlos Monedero, Pedro Burruezo, Giacomo D’Alisa, Pedro Santana Rodríguez, Josep Puig i Boix, Germán Pelayo, yo misma. He elegido a estos autores porque tienen mucho que decir en lo que a salidas a los principales problemas que afrontamos se refiere.

BIOCULTURA
-¿Qué vas a llevar a cabo dentro de BioCultura BCN 2018?
-Llevaremos a cabo la presentación del libro “Biocivilización en marcha”, que lleva por subtítulo “Un nuevo paradigma de convivencia planetaria”. Para lo cual hemos organizado la mesa redonda y abierta que hemos llamado: “Biocivilización: diálogo y articulación. Fortaleciendo otro paradigma de convivencia planetaria”.

Día: Domingo 6 de mayo 2018
Hora: 17.30h A 19.00h.
Lugar: Palau Sant Jordi en el marco de BioCultura, Sala 2


Participarán:
German Pelayo:
¿Qué política mundial para la biocivilización?
Giacomo D’Alisa: Decrecimiento y biocivilización por la sustentabilidad de la vida.
Pedro Burruezo: Once Claves de repudio y de retorno a lo sagrado.
Sandra Campos: La fraternidad, la asignatura pendiente de la Revolución Francesa, a tener en cuenta en un nuevo modelo para armar.
Pep Puig i Boix: el Ecologismo, una nueva concepción del mundo plasmada en la Carta de la Tierra.

SEMINARIO
-¿Qué estas preparando para el nuevo Seminario de Convivencia planetaria: Construimos Biocivilización?
-Estamos renovando toda la manera como se ha hecho en esta primera gran etapa. De cara a la segunda que comienza con el siguiente seminario, la idea que tenemos es organizarlo de una manera mucho más participativa, colaborativa y en red, aprovechando el soporte que nos brindan las nuevas tecnologías. A nivel metodológico seguiremos trabajando las tres preguntas referentes aportadas en el Seminario de Río de Janeiro, y buscaremos sobre todo visibilizar experiencias que en la práctica están dándole forma de una manera bastante intuitiva a ese nuevo modelo de convivencia planetaria. El objetivo será ante todo visibilizar las experiencias que lo están haciendo a nivel económico, político y ético. Pues pensamos que es importante dialogar para aprender los unos de los otros cómo se está haciendo esa construcción.

-¿Por qué crees que todo ese trabajo tuyo es tan necesario?
-El trabajo que hacemos nosotros y todos aquellos que se esfuerzan por hacer de este un mejor mundo… es muy necesario porque justamente la suma de todos estos esfuerzos es lo que permite que avancemos en el cambio. En lo que a nosotros respecta, inspirados en las reflexiones que hizo Leonardo Boff en el Foro Social Mundial, FSM de Belén - Brasil (2009) y Candido Grzybowski (Brasil-2011), vemos que un nuevo paradigma de convivencia planetaria se ha venido alimentando y fortaleciendo en el corto plazo por miles de mujeres y hombres que, de forma individual o colectiva, han estado y están haciendo el cambio de manera concreta en sus prácticas cotidianas y colectivas.  Este cambio implica varios escenarios, tal como se planteó en el 4to Seminario de Convivencia Planetaria: Construimos Biocivilización, hacia un nuevo paradigma de convivencia planetaria, celebrado en la ciudad de Barcelona en abril de 2016: “Desde adentro hacia afuera y desde abajo hacia arriba.”[2] Como lo reflexionó igualmente en su momento el economista, ambientalista y político chileno Manfred Max Neef: “Es ascinante saber que si yo cambio puede ocurrir algo en consecuencia que conduzca a un cambio en el mundo. Pero tenemos miedo de cambiar. Siempre es más fácil intentar cambiar a los otros… Espero que llegue el día en que cada uno de nosotros sea lo suficientemente valiente para poder decir, con toda honestidad: ‘Soy, y porque soy me volví parte de…’. Me parece que este es el camino a seguir si queremos poner fin a una manera estúpida de vivir”.[3]

ALIMENTACIÓN
-¿En qué medida crees que la alimentación ecológica contribuye a un mundo en el que reina la biocivilización?
-La alimentación es la base de la salud y de la vitalidad del cuerpo; para que un cuerpo sea saludable debe alimentarse adecuadamente sin consumir elementos que lo intoxiquen. Estas prácticas alimentarias se fueron perdiendo con la llegada de la industrialización y la voracidad capitalista que antepuso el capital al ser humano y al planeta. Dentro de todo este cambio civilizatorio, debemos volver a la alimentación ecológica, de temporada, de proximidad, que es la que nuestros cuerpos necesitan… Un nuevo mundo se debe construir pensando en humanos en condiciones de “Buen Vivir” y que ese “Buen Vivir” no afecte negativamente a los otros ni al planeta. En este sentido BioCultura juega un papel muy importante y es que ha logrado ser el “bressol” (la cuna) y el espacio necesario para que la cultura y la economía ecológica se encuentren y se sigan fortaleciendo. Estoy hablando de una economía colaborativa que pone al ser humano y el planeta por encima del capital; en resumen, este último debe estar al servicio de los dos primeros y no como sucede actualmente.

-¿Cuáles son tus referentes a lo que a la ecosofia  biocivilizatoria respecta?
-Las personas que están construyendo las experiencias en la cotidianidad y en el día a día en todo el planeta. Todos aquellos y aquellas que han decidido no seguir apostando a este modelo loco que nos llevará a la destrucción si lo dejamos seguir avanzando por dónde va… Personas que han comenzado desde hace varias décadas a implementar y crear nuevas formas de vivir, convivir y estar en el mundo.

-¿En qué medida el nuevo paradigma que necesita la humanidad para sobrevivirse a sí misma… incluye una espiritualidad profunda ligada a la tierra?
-Claro… Porque la espiritualidad o vida interior es la que nos permite ser conscientes de la conexión real que tenemos con todo lo que está fuera y dentro de nosotros. Es lo que nos hace descubrir que todos formamos parte de una gran comunidad de vida, que somos interdependientes y que estamos interrelacionados… Y que cuando le hacemos daño a la tierra nos lo hacemos a nosotros mismos. Esta sensibilidad sólo se puede despertar si la persona tiene una vida interior que le permita hacer lecturas diferentes del mundo que lo rodea y de la manera que se interrelaciona con él.

LOS QUE CORROMPEN
-¿Quiénes gobiernan el mundo y por qué se empeñan en su destrucción?
-En el mes de enero de 2017 Oxfam, la agencia de cooperación, publicó su informe anual que en esta ocasión tituló “Una economía para el 99%. Es hora de construir una economía más humana y justa al servicio de las personas”. Los datos que trae en su nuevo informe son demoledores. Tan solo ocho personas (8 hombres en realidad) poseen ya la misma riqueza que 3.600 millones de personas, la mitad más pobre de la humanidad. La superconcentración de la riqueza sigue imparable. El crecimiento económico tan sólo está beneficiando a los que más tienen. El resto, la gran mayoría de ciudadanos de todo el mundo, especialmente los sectores más pobres, se están quedando al margen de la reactivación de la economía. El modelo económico y los principios que rigen su funcionamiento nos han llevado a esta situación que se ha vuelto extrema, insostenible e injusta. Es hora de plantear una alternativa. Necesitamos gobiernos que apuesten por una visión de futuro y respondan ante su ciudadanía primero. Son necesarias grandes empresas que antepongan los intereses de trabajadores y productores: un crecimiento dentro de los límites del planeta, el respeto a los derechos de las mujeres… Y que el sistema fiscal sea justo y progresivo. Es posible avanzar hacia una economía más humana.[4] El mundo sigue inmerso en una crisis mundial de desigualdad.
·  Desde 2015, el 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el resto del planeta.
·  Actualmente, ocho personas poseen la misma riqueza que 3.600 millones de personas (la mitad de la humanidad).
·  Durante los próximos 20 años, 500 personas legarán 2,1 billones de dólares a sus herederos, una suma que supera el PIB de India, un país con una población de 1.300 millones de personas.
·   Los ingresos del 10% más pobre de la población mundial han aumentado menos de 3 dólares al año entre 1988 y 2011, mientras que los del 1% más rico se ha incrementado 182 veces más.
·   Un nuevo estudio del economista Thomas Piketty revela que en Estados Unidos los ingresos del 50% más pobre de la población se han congelado en los últimos 30 años, mientras que los del 1% más rico han aumentado un 300% en el mismo período.

El mundo lo gobiernan los grandes capitales que están en manos de un reducido porcentaje de personas en el planeta y de las grandes corporaciones que tratan de hacer anónimos a estas personas que son los grandes capitalistas. Estos grandes ricos más que empeñarse… yo a veces pienso que no se dan cuenta de la magnitud del daño que están haciendo por falta de conciencia, hasta tal punto que no ven que el daño que le hacen a los otros y al planeta se lo están haciendo así mismos, porque, por más rico que sea, el destino como humanidad, como comunidad de vida en nuestro casa común, es un destino compartido. Ricos y pobres correremos la misma suerte.

P. Bolaño

MÁS INFO
TOMA NOTA
Día: Domingo 6 de mayo 2018
Hora: 17.30h A 19.00h.
Lugar: Palau Sant Jordi en el marco de BioCultura, sala 2

Participarán:
German Pelayo:
¿Qué política mundial para la biocivilización?
Giacomo D’Alisa: Decrecimiento y biocivilización por la sustentabilidad de la vida.
Pedro Burruezo: Once Claves de repudio y de retorno a lo sagrado.
Sandra Campos: La fraternidad, la asignatura pendiente de la Revolución Francesa, a tener en cuenta en un nuevo modelo para armar.
Pep Puig i Boix: el Ecologismo, una nueva concepción del mundo plasmada en la Carta de la Tierra.

 


[1] Documento Laudato si! SOBRE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN. Se puede bajar de: http://m.vatican.va/content/francescomobile/es/encyclicals/documents/papa-francesco_20150524_enciclica-laudato-si.html

[2] www.biocvilizacion.org

[3]  Max –Neef. Manfred, Desarrollo a Escala Humana (1994) Editorial ICARIA. Barcelona

[4] www.oxfam.org Informe de Oxfam enero de 2017.






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto