“DEL CAMPO A LA MESA” Prioridades de la Asoc. Vida Sana para la estrategia de la UE

Martes 17 de Marzo de 2020





El 11 de diciembre de 2019, la Comisión Europea presentó el Pacto Verde Europeo (The European Green Deal). Se trata de una hoja de ruta para dotar a la UE de una economía sostenible con la que hacer frente a los retos climáticos y medioambientales. Uno de los puntos del Pacto Verde incluye la estrategia Del Campo a la Mesa destinada específicamente a mejorar el sistema alimentario de la UE. Durante un mes la Comisión Europea ha estado recibiendo aportaciones tanto de entidades como de particulares a su estratega propuesta. Estas son las propuestas enviadas desde la Asociación Vida Sana…

La globalización y el modelo económico neoliberal  ha comportado una creciente industrialización de la producción agraria en detrimento de modelos familiares de escala más reducida y sostenible. Dichos modelos se han basado en la intensificación de la producción apoyada en el uso de fertilizantes químicos, fitosanitarios, monocultivos y cría intensiva de ganado desvinculada del suelo agrícola. El resultado han sido graves problemas de erosión, pérdida alarmante de biodiversidad tanto natural como agrícola, contaminación del agua y animales criados en pésimas condiciones.
Frente a ello la agricultura ecológica ofrece un modelo de producción basado en el funcionamiento de los ecosistemas naturales. En ella se da prioridad a la protección del suelo y sus microorganismos y al aumento de la biodiversidad con diversas técnicas como las rotaciones de cultivo, el mantenimiento de zonas silvestres o el uso de variedades y razas autóctonas. Gracias al equilibrio del sistema agrario no es necesario el uso de abonos ni productos fitosanitarios de síntesis química. Por eso la agricultura ecológica no contamina y ayuda a la protección del medio. Además se consiguen sistemas más resilientes contra los efectos del cambio climático.
Pero más allá de aquello que marca el reglamento que regula la producción ecológica a nivel europeo debemos ser más ambiciosos y apostar por sistemas de comercialización que eviten el transporte a larga distancia y contribuyan a la soberanía alimentaria. Es decir, aquellos que priorizan la temporada, la cercanía, los circuitos cortos de comercialización y los mercados locales como formas de proporcionar precios justos para los agricultores y asequibles a los consumidores
Por ello pedimos a la Comisión Europea que en su estrategia “De Campo a la Mesa” se incluya:
•La apuesta clara por la agricultura ecológica como modelo de producción preferente en la UE como respuesta a los graves problemas de contaminación agraria que hay actualmente.
•Acordar un diseño adecuado y una financiación suficiente para que la PAC ayude a la transición agroecológica del sistema alimentario, recompensando las prácticas beneficiosas para el medio ambiente y la sociedad para asegurar la viabilidad económica de las fincas de mayor valor socioambiental.
•Dotar del apoyo necesario al mantenimiento y al desarrollo de la producción agroecológica a lo largo de toda la cadena alimentaria, de forma que llegue a los/las consumidores/as con unos precios justos.
•El fomento del consumo de frutas, verduras, cereales de grano entero y legumbres, especialmente de producción ecológica, por constituir la base de una dieta sostenible.
•El apoyo a los proyectos e iniciativas alimentarias que favorezcan la producción y transformación artesanal, la venta directa y los circuitos cortos e innovadores de comercialización, especialmente en las zonas rurales.
•La lucha activa contra el desperdicio alimentario y asegurar que la aplicación de todas las medidas de la PAC incorpore la necesidad de reducirlo.
•Establecer objetivos ambiciosos y con carácter obligatorio de compra pública basada en alimentos ecológicos, de proximidad y de temporada; penalizando a aquellos que no lo cumplan, sobre todo en lo que se refiere a comedores escolares y hospitales.
•Establecer objetivos vinculantes para reducir en un 50% la cantidad de plaguicidas sintéticos para 2025 y en un 80% para 2030. El objetivo debe ser su total eliminación para 2035.
•Crear un mecanismo de seguimiento y evaluación para asegurar que todos los objetivos de la estrategia se cumplan.

Redacción






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto