EL LIBRO “Aceite de coco: salud, cosmética y nutrición”

Viernes 23 de Septiembre de 2016




Entrevistamos a Josefina Llargués, muy conocida en e tas páginas, que, después de “Slow Fast Food: alimentar el cuerpo y las emociones” (Ed. Comanegra’16), publica ahora su segundo libro en un año: “Aceite de coco: salud, cosmética y nutrición’ (Ed. Obelisco’16)”.

-¿Por qué un libro sobre el aceite de coco?
-Hace algunos años descubrí el aceite de coco y, desde entonces, lo he venido utilizando a nivel personal para toda la familia. Desde hace tiempo lo  recomiendo también a muchas de las personas que acuden a mi consulta,  la mayoría de las cuales desconocen o no saben cómo utilizar este tesoro de la naturaleza, que forma parte de la dieta tradicional de muchas culturas. Éste es uno de los principales motivos que me impulsó a buscar estudios que avalasen sus propiedades y a escribir el libro para divulgar su potencial terapéutico y dermocosmético, especialmente dirigido a todas aquellas personas interesadas en un estilo de vida más saludable, natural y sostenible.

-Pero, ¿qué sucede con la cantidad de grasa del aceite de coco?
-Durante décadas las grasas han estado desprestigiadas en el mundo occidental, pero la ciencia ha puesto en evidencia que los culpables de nuestros males (obesidad, colesterol, problemas cardiovasculares, cáncer, diabetes…) no son las grasas saludables (aguacate, los frutos secos y semillas o aceites vegetales vírgenes, entre los que se incluye el aceite de coco), sino una ingesta exagerada de carbohidratos, especialmente refinados, y pobre en verduras y hortalizas. Las poblaciones que consumen aceite de coco virgen (no hidrogenado) como parte de una dieta tradicional baja en azúcares y abundante en vegetales… presentan una menor incidencia de todo el cortejo de patologías que afectan a la población de los países más industrializados que siguen una dieta desnaturalizada y repleta de productos aparentemente comestibles, pero que distan mucho de gozar de la categoría de verdaderos alimentos. Sin embargo, cuando esas mismas poblaciones adoptan las costumbres occidentales, desarrollan las mismas enfermedades que azotan a las sociedades modernas, entre ellas la diabetes. Un claro ejemplo de ello es Nauru, la república más pequeña del mundo, situada en el Pacífico Central a 60 km al sur del ecuador. La dieta tradicional de los nauruanos se basaba en fruta, vegetales, pescado y coco, pero, con el crecimiento de su economía, derivada de la explotación de sus minas de fosfato a principios del siglo XX, abandonaron su dieta tradicional y alcanzaron también los índices de diabetes más altos del mundo. 

¿DE MODA?
-¿Está de moda consumir aceite de coco?
-Los países ricos tristemente nos movemos por modas. Pero, en mi opinión, el aceite de coco debería llegar a nuestros hogares para quedarse; no en sustitución de nuestro magnífico aceite de oliva u otros aceites vegetales vírgenes, sino como un alimento a tener en cuenta en la salud, en la cocina y en una cosmética libre de tóxicos. No obstante, como en todo, deberíamos practicar el consumo responsable  y preguntarnos acerca de su procedencia, de la situación en la que viven los agricultores de los países productores y del impacto medioambiental asociado a su creciente demanda. De ahí la importancia de consumir aceite de coco virgen ecológico y, a ser posible, de comercio justo.

-¿En qué nos beneficia en lo que atañe a la salud?
-Una de las principales virtudes del aceite de coco virgen ecológico es su elevado contenido en ácido láurico; un ácido graso de cadena media (presente también en la leche materna), que se metaboliza y asimila de forma distinta a los ácidos grasos de cadena larga y que goza de numerosas propiedades. Existe mucha literatura científica sobre el poder terapéutico del aceite de coco y, especialmente, del ácido laúrico. En el libro he centrado mi modesta investigación en algunas de las enfermedades que, por el estilo de vida, tienen una mayor incidencia en los países industrializados: Alzhéimer y enfermedades neurológicas, cáncer, colesterol y salud cardiovascular, control de peso, diabetes y patologías fúngicas, víricas y bacterianas. Por ello, además de la parte teórica y de la bibliografía consultada que aparece al final de libro, incluyo también un apartado de recetas vegetarianas para que quien no conozca esta magnífica grasa vegetal pueda empezar a utilizarla, así como un apartado de cosméticos caseros, para alimentarnos también desde afuera.
“Aceite de coco: salud, cosmética y nutrición” está prologado por el Dr. Santos Martín, que opina: “Un libro para tenerlo en la cabecera de la cama o en la cocina. En cualquier caso, un lugar cercano y accesible para poder consultarlo con frecuencia”.
Redacción
 


Más info
http://josefina-llargues-terapies-naturals.cat

 






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto