EL LIBRO “Bebés sin pañales”

Martes 23 de Mayo de 2017




Tania Gálvez acaba de publicar “Bebés sin pañales” (Editorial Manuscritos), un libro muy interesante que nos hace reflexionar sobre muchas cosas. No solo es que el uso de pañales sea un desastre medioambiental. Está también el asunto de que separan a la madre de su hijo. Se trata de volver a una conexión esencial.

-¿Puedes explicar brevemente el libro a alguien que no lo haya leído?
-Es un libro que explica lo que no tiene nombre en muchas culturas y que en Occidente se ha llamado Higiene Natural del Bebé o Comunicación de la Eliminación. A pesar de estos nombres se trata de algo muy sencillo: conocer a tu bebé, conectarte con él, observar sus señales antes de hacer caca y pis y ponerle con una postura cómoda y fisiológica en el lugar elegido (el w.c., una palangana, un arbolito) para que lo haga allí en lugar de hacérselo en los pañales. Se empieza desde el nacimiento, o con dos o tres meses, porque después de los seis meses es mucho más complicado (no imposible) porque el bebé deja de estar tan abierto a colaborar y es como que se acostumbra a hacer sus necesidades en los pañales. Os pongo un ejemplo muy concreto por si hay madres que lo quieran probar: mi bebé con dos meses hacía caca justo después de las tomas de leche materna, y lo señalaba cogiendo y soltando el pezón sin parar. Esa era la señal que yo comprendí para ponerle encima de una palangana que tenía y allí hacía la caca. Lo anticipaba y poco a poco, a pesar de que el bebé se hacía mayor, es como que nos íbamos pillando el punto y comunicando. Pises se me escaparon un montón al principio, pero casi no tuve que limpiar pañales de caca. Los bebés están cómodos pasando mucho tiempo sin pañales y sentir que te entiendes con tu bebé es maravilloso.

DAR A CONOCER LO QUE HEMOS PERDIDO
-¿Por qué crees que tenías que hacer este libro?
-Porque es una forma de gestionar este aspecto de la higiene de los bebés que no se conoce aquí. Creo que hacía falta un libro en castellano escrito por una madre más cercana a estas latitudes y a nuestro contexto. Así que me puse manos a la obra. Cuando nació mi hijo tenía un blog con un diario en el que escribía mes a mes cómo iba viviendo el proceso y, además, me puse a leer todo lo escrito sobre el tema, libros, artículos científicos, antropológicos, históricos. Y también realicé entrevistas a madres orientales de mi entorno o de mi barrio para conocer su experiencia.

-¿A quién va dirigido? ¿Solo a madres?
-Va dirigido a madres, padres, abuelas, cuidadores en general. A toda persona interesada en esta forma de mantener limpios a los bebés sin pañales o usando muchísimos menos. Incluso si no tienes hijos te puede interesar la parte más antropológica del libro o su dimensión ecológica, ya que también supone un desafío a la sociedad de consumo y a la crianza industrializada.

-¿Por qué vivimos tan lejos de nuestros bebés?
-Pienso que la crianza actual está muy influida por los modos de producción, la mecanización y la industrialización. La nueva forma de vivir y trabajar rompe la simbiosis madre-bebé que existe al principio de la vida y, además, rompe también la convivencia de la familia extensa y vecinal que sostenía la vida comunitaria en el mundo rural no industrializado. La higiene natural del bebé se practica en culturas que mantienen un contacto estrecho con el bebé, que siempre está en brazos de su madre u otra persona cercana, que le puede atender. Si a esto le sumamos la llegada de teorías pediátricas publicadas de forma masiva en todo el mundo que promovían la frialdad y la pérdida de empatía hacia los bebés, tenemos el cuadro completo. En el contexto del tema que nos ocupa el paradigma oficial de dejar los pañales fue instaurado en los años sesenta por un pediatra llamado T.  Berry Brazelton, vinculado a Procter and Gamble (Dodot), que aconsejaba retrasar y retrasar la retirada del pañal a edades cada vez más avanzadas, cuando en Occidente la gente que usaba pañales de tela los quitaba mucho antes para no tener que lavar tantos. Se les dijo a las madres que los pañales desechables, como en su día la lactancia artificial, las liberarían. Además, en lugar de usar la baza de la frialdad, como en otros tiempos, se usó la baza contraria: "No presiones a tu bebé con la retirada del pañal"; identificando cualquier práctica temprana de retirada del pañal con coherción. Esto no es así, la higiene natural del bebé es totalmente respetuosa con el bebé.

LAS REPERCUSIONES
-¿Cuáles son las repercusiones de ello?
-Estos cambios culturales tan grandes que ha vivido el mundo tradicional, con la emigración a las ciudades, el trabajo asalariado y demás, conlleva la ruptura de los vínculos y las familias extensas. Llega la familia nuclear y, además, la sociedad de consumo para suplir lo que antes era autogestionado. La sustitución de la higiene natural del bebé en países como China o India, países "sin pañales", está en proceso, ya que los pañales de usar y tirar se ven también como símbolo de estatus social. Hay una gran operación de marketing en marcha para tratar de hacerles creer que sí necesitan pañales cuando antes no los necesitaban. Esto tendrá sus consecuencias en el medio ambiente, claro. De este tema también hablo en el libro.

-¿Dónde se puede encontrar el libro?
-Pues se me puede comprar a mí directamente con un e-mail a info@lasinterferencias.com y lo envío por correo. Tiene un coste de 12 euros más gastos de envío.

-¿Tienes alguna que otra obra en mente?
-Sí, voy a publicar una recopilación de artículos de mi blog (www.lasinterferencias.com) en torno a diferentes temas de crianza que me ha interesado investigar desde que soy madre. Tiempo tengo bastante poco, jejeje, pero si no escribo me muero... 

Pablo Bolaño






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto