ENRIQUE SANZ Las plantas y sus esencias tienen multitud de propiedades y virtudes

Jueves 05 de Abril de 2018




Enrique Sanz Bascuñana, aromatólogo A.E.A., es director del Instituto de Aromaterapia Integrada E.S.B. (Barcelona), presidente de la Asociación Española de Aromatología y maestro artesano fabricante de perfumes y cosméticos. También es naturólogo A.P.E.N.B. Se dedica desde 1987 al estudio de las plantas, especialmente de los aceites esenciales y a sus aplicaciones en general. Creador y director de uno de los laboratorios pioneros en cosmética natural y aromaterapia en España (Apsara Vital, 1991-2010), también es autor de varios libros de aromaterapia y conferenciante en congresos de aromaterapia y terapias naturales en el ámbito iberoamericano. Actualmente está consagrado a la formación y divulgación de la aromaterapia en todas sus vertientes y de la cosmética y perfumería ecológicas. Pasará por BioCultura BCN.

La aromaterapia es una terapia natural basada en el uso de aceites esenciales, esencias vegetales, hidrolatos, aceites vegetales, absolutos y extractos al CO2 totalmente naturales y que no han sufrido ningún tipo de manipulación, rectificación, adulteración ni dilución previa al uso profesional. Dichos extractos han de ser auténticos (es decir puros y provenientes de la planta que les da su nombre, identificada por su nombre botánico oficial y su bioespecificidad bioquímica si procede -quimiotipo-). La aromaterapia busca el restablecimiento del equilibrio perdido (físico, mental, emocional, espiritual) y el bienestar de las personas que la practican. Generalmente se aplica por vía externa y requiere de una formación profesional mínima de 200 horas siguiendo los estándares formativos de la Asociación.

-¿Cómo practicas la aromaterapia?
-Yo practico la aromaterapia desde mi perspectiva personal, a la que llamo "Aromaterapia Integrada", es decir, de manera integral (completa) y desde todas las formas seguras y eficaces que conozco (vías externa e interna), priorizando siempre la máxima efectividad y el mínimo riesgo. Por lo tanto, prefiero siempre que es posible -que es en la mayoría de las ocasiones- trabajar por vía tópica (piel) u olfativa (aparato respiratorio). Las aplicaciones a través del masaje (piel) y la psicoaromaterapia (vía respiratoria) son muy fáciles, seguras y de rápidos resultados. Mi enfoque preferido es el de la psicoaromaterapia integrada: he desarrollado junto con mi esposa un sistema propio de trabajo.

FUNCIONES Y VIRTUDES
-¿Cuáles son sus funciones y virtudes?
-Como cualquier terapia natural auténtica (y la aromaterapia es una rama de la fitoterapia), las plantas y sus esencias tienen multitud de propiedades y virtudes, desde lo más físico a lo más sutil (emocional). Los aceites esenciales en lo físico son muy eficaces en procesos infecciosos, en problemas musculares, circulatorios, cosméticos, etc., pero siempre hay que individualizar el tratamiento. Las fórmulas mágicas para todo el mundo igual no existen según mi experiencia y hay que tener la paciencia y la constancia de buscar qué aceite o aceites son más prioritarios para esa persona en ese momento, sin descuidar nunca los factores psicológicos y emocionales también en los problemas físicos. Los aceites esenciales, según los padres de la aromaterapia clínica francesa, trabajan a nivel físico, energético e informacional, y yo desde mi experiencia profesional también lo corroboro. Por lo tanto, pueden aportar al sistema complejo que es un ser humano diferentes niveles de energía, información y química… que pueden requerirse para volver a un estado de salud (equilibrio-homeostasis) si realmente son lo que esa persona necesita en ese momento. Yo no creo en milagros ni en nada que sirva para sanar absolutamente todo; tampoco es el caso de la aromaterapia, por supuesto.

-¿Qué tipo de gente acude?
-Básicamente personas preocupadas por su salud pero que tienen una especial sensibilidad hacia el mundo olfativo y que aman la naturaleza, la mayor parte mujeres.

LAS DOLENCIAS
-¿Cuáles son las dolencias más tratadas?
-Depende del enfoque que tenga el terapeuta o el profesional que trabaje con aceites esenciales. No es lo mismo un médico que practica la aromaterapia (al modo francés)… que la aromaterapia que puede aplicar un quiromasajista o una esteticista en su consulta o bien la que aplica una persona no profesional en su casa. Todas ellas son formas de aplicar la aromaterapia pero para problemas distintos y de maneras diferentes. Por lo general, como decía anteriormente, en lo que más efectiva resulta la aromaterapia es en el tratamiento del estrés y en el caso de tratamientos médicos, en infecciones digestivas y respiratorias. Podemos encontrar algún remedio, mejora o alivio en infinidad de problemas cotidianos, aunque los problemas de salud graves deben ser tratados por profesionales sanitarios siempre. En el caso de la psicoaromaterapia, tenemos todo tipo de situaciones emocionales que tienen que ver con el desencaje que existe en la actualidad entre las necesidades humanas reales y la vida que se lleva en las ciudades. Nosotros no tratamos ni trabajamos sobre enfermedades (no somos médicos) sino que tratamos a personas desde un enfoque energético-informacional. Tampoco consideramos a los aceites esenciales como medicamentos: un aceite esencial puede servirte para hacer un caramelo, una bebida, un aroma alimentario, un perfume, un cosmético... Es una sustancia vegetal multifuncional, excede en mucho el concepto y normativa actual de "medicamento"; por lo tanto, yo no estoy de acuerdo con ciertas corrientes farmacologistas que pretenden considerarlos como tales, aunque en la realidad, cuando los compras en una farmacia, no estén registrados como medicamentos... Entonces este doble juego me parece absurdo; si no lo son, no lo son y punto.

-¿Qué problemas puede causar una aromaterapia mal llevada y con aceites esenciales que no son de calidad?
-Por desgracia, esa es una tendencia alarmante y muy peligrosa en estos momentos en todo el mundo, donde han surgido grandes empresas con un poder económico tremendo y estrategias de marketing multinivel muy agresivas que inducen y convencen a personas sin preparación profesional alguna a que ingieran de forma totalmente irresponsable aceites esenciales; a que se los apliquen en lugares donde los profesionales jamás recomendamos bajo ningún concepto (por ejemplo en los ojos) o que se pongan aceites puros sobre la piel para masajearlos en cantidades absurdas (cosa que tampoco aconsejamos los profesionales en el caso de aceites esenciales dermocáusticos). Todo vale con el fin de vender mucho y a precios excesivos. Para mí, ese es uno de los graves problemas, que además conlleva un tipo de mercado con un consumo irresponsable de fuentes vegetales muy escasas y que cuestan ingentes toneladas de plantas al planeta. No es sostenible ecológicamente el consumo irresponsable de aceites esenciales. Cada vez se están poniendo en peligro más especies vegetales por este motivo y nos perjudica grandemente a todos, profesionales o no de la aromaterapia. El capitalismo salvaje lo corrompe todo, hasta lo más sano y beneficioso, cuando se antepone la codicia a la salud.

-Hay unos aceites que son de mala calidad…
-Por otro lado, sí, ese sería el otro gran problema de la aromaterapia actualmente: la calidad de los aceites empleados. Se están dando muchos casos de graves alergias, quemaduras y sensibilizaciones, por ejemplo, por mal uso de las canelas. La mayor parte de lo que se consume está adulterado y siguen habiendo cantidades importantes de productos aromáticos artificiales que se venden como naturales, auténticos venenos para el organismo humano y para el medio ambiente.  Alergias, vómitos, malestar, cambios de humor, jaquecas, problemas graves de piel, son sólo algunas de los síntomas visibles rápidos, pero estos químicos empleados para adulterar son sustancias que intoxican y envenenan lentamente el cuerpo humano y por extensión, los ecosistemas (especialmente a través del agua) y cuyos resultados se ven al cabo de años de exposición e intoxicación: cada vez veremos más casos y problemas de este tipo desgraciadamente. Sólo podemos obtener buenos resultados de los tratamientos con aceites esenciales si estos son de la máxima calidad y pureza. Se necesitan empresas profesionales que sepan lo que llevan entre manos y profesionales que sepan lo que aplican y puedan diferenciar entre buenas y malas calidades. Para ello, como en otros países del mundo más avanzados en aromaterapia, la clave está en una buena formación alejada de intereses comerciales.

EN NUESTRO PAÍS
-¿Es cada vez más conocida la aromaterapia en nuestro país?
-SÍ, cada vez suena más y cada vez hay más gente preparada e interesada en formarse correcta y profesionalmente, esto es un gran cambio con respecto a décadas anteriores. También las personas tienen acceso a más información (antes no había tanta) y, por desgracia, a más desinformación, pero para mí el balance es muy positivo, lo veo en el nivel del alumnado; cada año es mejor y cada vez me encuentro con personas más capacitadas y preparadas para aplicarla correctamente.

-¿En qué países la aromaterapia es una herramienta de salud más utilizada? ¿Por qué?
-En Francia y sus países de influencia cultural, se ha desarrollado una aromaterapia clínica que practican estupendamente médicos, generalmente con enfoque alopático. En el Reino Unido, una aromaterapia más enfocada al bienestar y la estética… que aplican profesionales del masaje, esteticistas y terapeutas naturales sobre todo a través del masaje. Es esta una aromaterapia mucho más cercana y popular, pero que no llega a los éxitos terapéuticos de los franceses. En las últimas décadas, se ha extendido a Estados Unidos, Canadá, Australia y algunos países asiáticos…. con un alto nivel de profesionalidad y éxito popular. En Alemania tienen un enfoque más orientado a la olfacción (psicoaromaterapia-osmoterapia) y una tradición más antigua que nosotros en el uso de aceites esenciales popularmente. Si se trabaja correctamente, es una terapia muy agradable, económica, no invasiva y respetuosa hacia la salud integral humana, tal vez de ahí su éxito.

-¿Por qué desde la medicina oficial se ataca tanto a las medicinas complementarias? En este sentido, ¿qué ataques padece la aromaterapia?
-¿Qué es oficial y qué es complementario? A mí no me gusta nada esa definición para las terapias naturales. No son complementarias de nada. El ser humano viene empleando los recursos naturales como principal fuente  medicinal desde hace miles de años. Lo que actualmente se llama "medicina oficial" tiene décadas de vida. Como dice un buen amigo, Marcos Vélez,  "sólo hay una medicina: la que cura", así que estas distinciones entre una medicina u otra me parecen artificiales. Sabemos positivamente que hay enfermedades que no se curan con nada, ni natural ni "oficial". Que hay dolencias, enfermedades o problemas que sólo se solucionan con la medicina alopática, como claramente queda reflejado en ciertos casos que sólo pueden resolverse mediante cirujía y que han salvado millones de vidas. Que hay problemas y enfermedades que pueden solucionarse con remedios naturales con más beneficios, ventajas y sin las contraindicaciones de agresivos tratamientos químicos... ¿No sería más lógico que se recurra a aquella técnica o procedimiento que resulte más eficaz, menos invasivo y con menos efectos secundarios siempre que sea posible? Es evidente que en estos momentos hay grandes intereses económicos que están por encima de la salud de las personas; me consta que muchos médicos no aceptan este tipo de ataques, que vienen desde quienes mueven los hilos de la macroeconomía mundial, más que de los médicos en general. Por supuesto, siempre habrá profesionales totalmente en contra de cualquier cosa que se salga de aquello que les han enseñado, que debe de ser algo así como que la humanidad ha sobrevivido durante milenios por pura casualidad y que las medicinas naturales nunca han curado ni curan nada de nada. Cada quien es libre de creer lo que quiera o de autoengañarse como guste. No es de extrañar pues que se ataque y persiga por parte de esta moderna "Inquisición" todo aquello que mengua los beneficios y promueve salud a bajo coste. El negocio está en la enfermedad, no en la salud, nunca deberíamos olvidar esto. La aromaterapia, como cualquier otra terapia natural, se encuentra en la misma línea de fuego, con el agravante de todos esos vendedores sin preparación que se dedican a prescribir aceites esenciales para que la gente los ingiera como si fuesen caramelitos; así que a ver a quien le toca la primera bala de la ruleta rusa... En general, se suele decir que la aromaterapia "carece de fundamento científico", pasándose por el forro las décadas de tratamientos médicos exitosos en Francia y las decenas de miles de publicaciones científicas que existen al respecto. En PubMed, a fecha de hoy, encontramos "sólo" 17.772 artículos que mencionan a los aceites esenciales...

P. B.

 


EL FUTURO
-¿Cuál es el futuro de la aromaterapia?
-Yo siempre les digo a mis alumn@s que intuyo que no sabemos hoy en día ni el 10% de todo lo que son y pueden llegar a ser los aceites esenciales para la humanidad. Por lo tanto, desde mi punto de vista, la aromaterapia tiene un futuro espléndido, lleno de nuevos descubrimientos, de nuevas sorpresas, de constantes innovaciones y de replantearse frecuentemente  lo que sabemos. Tal vez haya personas a las que esto les da vértigo. Pero a mÍ me supone la mayor motivación para haber hecho de la aromaterapia mi pasión en la vida y mi dedicación profesional principal.

www.institutoesb.com
Tel. 938 458 244 / 617 859 048
www.institutoesb.com
esb@institutoesb.com






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto