FUNDACIÓN GALICIA VERDE Ecología transversal y holística

Lunes 17 de Julio de 2017




Enrique Banet es el alma mater de la Fundación Galicia Verde, que trabaja en favor de la alimentación ecológica y la conservación medioambiental desde un prima muy transversal y holístico. 
 


-¿Cómo ha evolucionado la Fundación en este tiempo?
-Ha evolucionado, y eso es lo importante, porque avanzar sin medios, sin ayudas, y en muchos casos enfrentados a los planteamientos institucionales… es todo un logro. Nuestro camino ha sido largo y lleno de dificultades pero, a pesar de todo, nos hemos ido abriendo ese camino gracias a la constancia y al rigor del trabajo realizado y que nos ha convertido en un “referente” para muchos sectores “bio” en Galicia. En pocos años pasamos de ser un programa de televisión, clausurado por los responsables de la televisión autonómica por su línea “poco ortodoxa” de crítica y de objetividad, a pesar del gran número de seguidores (el club Senda Verde  reunía a más de 5.000 socios comprometidos con el medio natural y la agricultura ecológica) a convertirnos en una fundación privada e independiente de cualquier ideología política…

COMPROMISO
-¿Vuestro compromiso ha sido y es la soberanía alimentaria?
-Nuestro compromiso con la soberanía alimentaria, con la defensa del medio ambiente, con la dignificación del campesino, se refleja en los logros conseguidos. Como ejemplo podemos citar las más de 120 especies hortícolas recuperadas, conservadas y mejoradas, o la feria anual que cada año organizamos en el mes de abril y que reúne en torno a las semillas y al plantón ecológicos a numerosísimas personas, y que con 7 convocatorias ya celebradas se ha estabilizado como un referente destacado más dentro de mercado ferial autonómico. Somos conscientes de que nuestra actividad  rompe moldes y crea malestar en algunos sectores por anteponer la calidad a la cantidad y centrar nuestro esfuerzo en el eslabón final de la cadena que es, y eso resulta incuestionable, el que llega al consumidor. Nuestro trabajo está impregnado de un sentido holístico profundo y nos parece cuando menos peligroso diseccionarlo en logros particulares. En lo que a agricultura ecológica se refiere, no creemos en los controles mediante análisis de tierras, sino que los contraponemos al análisis cualitativo del producto final. Nuestros cursos reflejan claramente nuestra vocación holística y van desde la agricultura ecológica o la nutrición ayurvédica al desarrollo personal o a la elaboración artesanal sostenible de todo tipo de productos, tanto de alimentación como de aseo personal o de limpieza.

-¿Evoluciona bien la concienciación ambiental en Galicia?
-Sinceramente, creo que es un desastre. Hay excepciones, pero son las mínimas. Falta, a mi entender, un gran movimiento asociativo que, por encima de ideologías políticas, trabaje por el bien común. Es necesario que dejemos de crear grupúsculos aislados, enfrentados, y que desarrollemos ese 80%  o  90% en el que coincidimos y dejemos de disgregarnos enfrentados por esas diferencias mínimas. Algo así como lo que pasa con las fragmentadas izquierdas políticas.

SECTOR “BIO”
-¿En que punto se encuentra en la actualidad el sector “bio”?
-En Galicia, como en la sociedad en general, hay cada día más personas conscientes de la importancia de una alimentación sana, “bio”. Existen cooperativas de consumo, productores ecológicos, consumidores interesados, pero siempre como casos aislados. Entiendo que falta una reorganización profunda del sector, que cree una conciencia social de la que todos participemos. En este sentido tendrían mucho que aportar los medios de comunicación, más preocupados por recaudar a través de la publicidad o de defender sus planteamientos ideológicos, que de defender los intereses generales.

-¿En qué luchas hay que poner toda la carne en el asador?
-Son muchos los frentes abiertos en los que, día a día, hay que dar la cara, pero si tuviera que elegir uno me decantaría por la salud, con todo lo que ello implica. Porque hablar de salud es hablar de medio natural, de soberanía alimentaria, de sistemas de control cualitativos en lugar de cuantitativos, de consumos de temporada, etc., etc. Y habría que romper muchos moldes que han calado hondo en esta sociedad. Por ejemplo, se repite hasta la saciedad que somos lo que comemos, y nada más lejos de la realidad. Somos lo que digerimos. Y esta aseveración implica comer sano pero, además, conocernos a nosotros mismos, interactuar con el medio y sentirnos como seres holísticos. Por citar el ayurveda: nutrirse, que no alimentarse, es transformar los que no somos en nosotros mismos. Y en nosotros entran a cada instante colores, aromas, sabores... Y todo ello debemos digerirlo, y nos nutre. Nos nutre la música, una buena obra de teatro, un buen libro o un bello paisaje… por eso se puede afirmar que subir el IVA cultural es desnutrirnos.

EL FUTURO
-¿Como ves el futuro de la Fundación?
-Creo que la fase más dura, la de la implantación y desarrollo físicos, está siendo superada con éxito, lo que nos hace intuir un futuro prometedor. Pensando en ello, trabajamos en la renovación generacional uniendo la experiencia con la juventud. Esto, sin lugar a dudas, dará sus frutos. Entiendo que en un momento determinado es importante la persona que inicia y lidera un proyecto pero, pasado algún tiempo, se necesita de savia nueva para evolucionar sobre la experiencia adquirida.

-¿Qué cosas nuevas estás preparando para sorprendernos?
-
En la actualidad en la Fundación Galicia Verde trabajamos, entre otros, en dos proyectos de investigación que consideramos de interés general. El primero es un método de análisis cualitativo que nos permita determinar la capacidad germinativa de las semillas en función de su antigüedad, conservación… para, posteriormente, estudiar cómo podremos mejorar tanto su reactivación como la conservación. El segundo proyecto tiene que ver con las plantas medicinales. Como médico ayurveda conozco la importancia de éstas y la gran dependencia que existe de las plantas de India. La naturaleza ofrece en cada lugar remedios para nuestros desequilibrios y considero de interés investigar sobre las cualidades de las plantas locales. Nuestro primer objetivo sería poder determinar de una manera rápida y sencilla el rasa, el virya y vipaka de nuestras plantas, es decir: su sabor, su potencia y su sabor postdigestivo, para su posterior utilización terapéutica. Sería un paso importantísimo para su incorporación a nuestros tratamientos.

-¿Cómo se ve desde Galicia que BioCultura tenga una edición gallega próximamente?
-BioCultura es un referente a nivel estatal. Considero que todo lo que sea remover conciencias es positivo y la gran experiencia de BioCultura, en este aspecto, constituiría una importante aportación. Dicho esto, y viéndolo desde la perspectiva de la soberanía alimentaria, sería sumamente importante que se incorporara con especial relevancia la producción gallega del sector.

Pablo Bolaño
 


Más info
www.fundaciongaliciaverde.org






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto