GLOBAN URBAN FUTURE CONFERENCE Reunión de citychangers

Lunes 24 de Febrero de 2020





Gerald Babel-Sutter es co-fundador y CEO de Urban Future


El próximo 1 de abril se llevará a cabo la celebración de la Global Urban Future Conference. Cerca de 3.000 citychangers, agentes del cambio urbano, procedentes de todo el mundo, incluyendo más de 100 alcaldes de numerosas ciudades, se darán cita en Lisboa para compartir estrategias y proyectos con vistas a crear ciudades más sostenibles, eficientes, y adaptadas a sus habitantes. Gerald Babel-Sutter es co-fundador y CEO de Urban Future.

-¿Qué es el Global Urban Future Conference?
-La Urban Future Global Conference es un evento multidisciplinar para los auténticos actores y agitadores urbanos, para las personas que hacen de sus ciudades lugares mejores en los que vivir. Usamos el término "CityChangers" para identificar a todos aquellos que trabajan para lograr ciudades respetuosas con el medio ambiente, incluidos alcaldes, urbanistas, arquitectos y representantes de gran variedad de sectores, como real state o movilidad. No importa de dónde vengan, con quién trabajen o en qué nivel de jerarquía, lo que los une es su pasión por crear ciudades mejores. Necesitamos a esas personas porque sin ellas no se avanzaría en la dirección correcta. Es posible que tengamos las tecnologías apropiadas para hacer que nuestras ciudades sean más sostenibles, que nuestros coches sean menos contaminantes, y que nuestras casas consuman menos energía, pero necesitamos convencer a los usuarios de cómo realizar un consumo responsable, y necesitamos soluciones alternativas aún mejores a los desafíos que enfrentamos. El asunto es que estas tareas requieren personas que alcen la voz y convenzan a los demás para cambiar su comportamiento.

LOS OBJETIVOS
-¿Cuáles son sus objetivos?
-El objetivo principal de Urban Future es reunir personas dispuestas a convertir las ciudades en espacios mejores para vivir, tanto para nosotros, como para las generaciones futuras. A raíz de la discusión global actual sobre la crisis climática, parece obvio que se necesita un cambio; y es por eso por lo que seguiremos trabajando para encontrar los citychangers más apasionados, dispuestas a compartir las mejores ideas.

-¿Por qué se lleva a cabo en Lisboa?
-Aunque Lisboa es la Capital Verde Europea este año, este fue solo un detalle en la elección de la capital portuguesa para la quinta edición de la conferencia. Alrededor de 20 ciudades se postularon, pero decidimos elegir un lugar con desafíos en diferentes áreas, tal como es Lisboa. Pensando en la crisis económica de principios de 2000, Lisboa no tuvo un comienzo fácil. Mostrar ejemplos de ciudades como esta, que se encuentran en situaciones difíciles, es una verdadera motivación para otras poblaciones. Muchas personas abandonaron Lisboa debido a la crisis, pero los que se quedaron encontraron el potencial aún por explotar, que era el turismo. El dinero comenzó a llegar a la ciudad, porque la gente comenzó a regresar a la capital y esta se regeneró. Aquí surgió otro desafío: la gentrificación. Se trata de un problema al que muchas ciudades tienen que hacer frente. Otro tema que nos atrajo a Portugal fue el agua, uno de los principales conflictos en las ciudades del sur de Europa. ¡Aquí, Lisboa está haciendo un trabajo fantástico! Quizás los ciudadanos aún no se hayan dado cuenta, pero Lisboa cuenta con un 40% de ahorro en el consumo de agua del municipio en cinco años, números que no se han alcanzado en ningún otro lugar del mundo.

MUCHO QUE DECIR
-¿Las ciudades tienen mucho que decir en el combate contra el calentamiento global?
-¡Absolutamente! Incluso diría que podrían tener más que decir que cualquier otro nivel de gobierno. Esto se debe a que las ciudades son donde viven las personas, donde trabajan, donde aman, donde crían a sus hijos, donde se mueven y consumen. Y lo cierto es que la toma de decisiones en las ciudades suele ser mucho más rápida que a nivel nacional, y se deja solo a nivel internacional. Los decisores en las ciudades son, por lo tanto, más cercanas a las personas, más cercanas a lo que más nos importa, y potencialmente más rápidas en la implementación del cambio. Y es exactamente por eso que vemos cada vez más, por ejemplo, que los alcaldes se ponen de pie y dicen "vamos a cambiar eso, independientemente de lo que diga el gobierno nacional".

-Pero… ¿estas reuniones no suelen acabar con muy bonitas palabras e intenciones… que acaban al final en agua de borrajas?
-Tenemos suerte de que UFGC no se parezca en absoluto a estas reuniones que comentas. No es un lugar donde la gente simplemente comenta lo que debería suceder, presentando nuevos conceptos o compartiendo por qué es importante lanzar pronto otro programa inteligente. Urban Future tiene que ver con las personas: de personas para personas. Y lo más importante, no es teórico: en UFGC te encuentras con los actores que motivan el cambio urbano más apasionados y activos de la actualidad. Ellos son los que no solo están hablando de ello, sino que están efectuando cambios a día de hoy: inician el cambio, gestionan el cambio, involucran a las partes interesadas, negocian, influyen y dan forma a algunos de los procesos de cambio más críticos en las ciudades de todo el mundo.  Todos estos citychangers comparten voluntariamente, abierta y honestamente sus habilidades y experiencias para impulsar un cambio sostenible. Por lo tanto, no se trata de QUÉ se debe hacer, sino de CÓMO se hace o no.
 


“Las ciudades se dan cuenta cada vez más de que nuestros sistemas de movilidad (traslado de personas y traslado de mercancías) ya no funcionarán. Actualmente, la movilidad congestiona nuestras ciudades, usa demasiado espacio, contamina el aire siendo un peligro para la salud en muchos sentidos, y es inherentemente antidemocrática. Es por eso que las ciudades tendrán que abordar el tema de la movilidad. No es solamente una cuestión de establecer pros o contras sobre los choches, sino de preguntarse en qué tipo de ciudad quieres vivir y qué tipo de habitabilidad quieres. Otro tema crítico será el ahorro de recursos, en particular de energía y agua. Esas dos tendencias tendrán un profundo efecto en todos los aspectos del mercado inmobiliario, especialmente en la construcción y la renovación (energética) de los edificios existentes”



LAS ACCIONES
-¿Qué cosas se han estado haciendo mal en las ciudades hasta ahora desde el prisma ambiental?
-Las ciudades se dan cuenta cada vez más de que nuestros sistemas de movilidad (traslado de personas y traslado de mercancías) ya no funcionarán. Actualmente, la movilidad congestiona nuestras ciudades, usa demasiado espacio, contamina el aire siendo un peligro para la salud en muchos sentidos, y es inherentemente antidemocrática. Es por eso que las ciudades tendrán que abordar el tema de la movilidad. No es solamente una cuestión de establecer pros o contras sobre los choches, sino de preguntarse en qué tipo de ciudad quieres vivir y qué tipo de habitabilidad quieres. Otro tema crítico será el ahorro de recursos, en particular de energía y agua. Esas dos tendencias tendrán un profundo efecto en todos los aspectos del mercado inmobiliario, especialmente en la construcción y la renovación (energética) de los edificios existentes.

-¿Qué pueden (y/o deben) hacer los ayuntamientos desde el punto de vista de la alimentación, para fomentar la alimentación ecológica y local?
-La respuesta corta es sí, deberían. Deberían hacerlo por muchas razones, pero los alimentos son uno de esos campos que tienen un enorme impacto: en las emisiones, en el consumo de agua, en el uso de la tierra, en los volúmenes de residuos, en la movilidad local, en la logística urbana y muchos más. Y afecta a todos. Creo que deberíamos ser mucho más conscientes de las consecuencias que conllevan nuestras elecciones de consumo. Frambuesas en invierno, frutas tropicales que llegan desde todo el mundo, producidas desde el otro extremo de Europa solo para ahorrar un euro, pescado capturado de recursos sobreexplotados, carne de res donde la producción de 1 kg requiere entre 5.000 y 20.000 litros de agua... Por supuesto, supone una gran diferencia en nuestra huella de carbono de dónde provienen nuestros alimentos y si proviene de cerca o del otro extremo de Europa. Tenemos opciones, y debemos ser conscientes de ellas.

ÉXITOS
-¿Qué tipo de iniciativas urbanas de sostenibilidad han sido las más exitosas hasta la fecha?
-Así como no hay una sola ciudad que se pueda catalogar como "la mejor", tampoco existe "la mejor" iniciativa.  Hay ciudades que tienen una visión a largo plazo para reducir sustancialmente el uso del automóvil y no solo están invirtiendo fuertemente en infraestructura de transporte público, sino que también están lanzando grandes iniciativas. Tomemos Viena como ejemplo: en 2011 comenzaron a ofrecer una de las redes de tránsito más densas de Europa a un precio de solo 1 EUR por día. Hoy, más que cada segundo ciudadano tiene un pase anual y es la única capital en el mundo con más titulares de pases anuales que los automóviles registrados. Pero, desde mi punto de vista personal, las ciudades que están cerrando autos fuera de las grandes áreas urbanas están haciendo las iniciativas más importantes.

-¿Cuáles son los problemas más graves a los que se enfrentan las ciudades? ¿El crecimiento desmedido?
-Creo que las ciudades se enfrentan a una larga lista de desafíos. Claramente, el crecimiento es uno que tiene muchas caras. Muchas ciudades europeas están luchando con tasas de crecimiento del 1-2% anual, lo que no está cerca de la situación en las florecientes megaciudades de África y Asia. Allí, las ciudades crecen tan rápido que la infraestructura no puede seguir el ritmo, lo que resulta en expansión, deforestación, riesgos ambientales severos, consumo y movilidad en auge y contaminación del aire, por nombrar solo algunos. En Europa, el desafío es diferente. Por lo general, las ciudades europeas no pueden crecer, utilizando más espacio del que ya tienen. Por lo tanto, deben usar su espacio de manera más económica y aumentar la densidad. Esto proporciona varias ventajas, sin embargo, en muchos casos también resulta en un rápido aumento de los precios del espacio. Ese es uno de los desafíos más apremiantes en las ciudades europeas, ya que los alquileres y los precios de los apartamentos siguen aumentando a un ritmo mucho más rápido que los salarios. Pero esto solo agrega más problemas a la movilidad. Es un círculo vicioso. Para abordar realmente la sostenibilidad en las ciudades, necesitaremos encontrar una solución a cómo la gente común puede vivir en las ciudades.

-¿Tendrá continuidad esta actividad?
-Por ahora estamos expectantes por la perspectiva de una fantástica quinta edición de la conferencia en Lisboa. Pero nuestro equipo ya ha comenzado a trabajar en la edición de 2021, en la ciudad de Rotterdam. Además de eso, recientemente hemos completado el proceso de solicitud y selección para las ciudades anfitrionas de 2022 y 2023 y solo puedo decir que serán dos anfitriones muy emocionantes. UFGC sigue viajando por Europa, siempre en busca de los citychangers más apasionados y de emocionantes ciudades anfitrionas para explorar. ¿Qué viene después de 2023? Veremos. Pero como siempre estamos abiertos a nuevas aventuras, nuevas alianzas y nuevas ideas para inspirar a los citychangers más apasionados de la actualidad, estoy convencido de que veremos más de lo que nos ayuda a todos a hacer que las ciudades sean más sostenibles.

Pedro Burruezo






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto