INICIATIVAS El bosque comestible de Avilés

Lunes 21 de Marzo de 2016




Un bosque comestible es un ecosistema que imita la estructura de un bosque natural, pero utilizando mayormente plantas comestibles. Begoña Quintanilla nos habla de uno ecológico que se encuentra en Avilés, una iniciativa de Adrian Hopkins secundada por la vecindad; un ejemplo de permacultura en plena ciudad.
 


A algunos nos parece algo nuevo, pero han existido desde hace miles de años y aún existen muchos de ellos en regiones tropicales de Asia, África y Centroamérica, así como en las zonas templadas y subtropicales de China. En Centroamérica se conoce como “huerto casero”, “solar maya” en la península de Yucatán. Desde el punto de vista científico se le denomina “sistema multi-estratos”, por su disposición en capas. En Australia, Inglaterra y Estados Unidos se le conoce como “forest garden” (bosque-huerto).
A medio camino entre huerto de frutales y bosque natural, conforma uno de los sistemas que requiere menos energía externa. Puede competir con los cultivos convencionales en cuanto a cantidad de calorías producidas, con nueces, castañas o tubérculos, ¡y sin depender del petróleo! Y es que se trata de un agroecosistema que se mantiene y se renueva a sí mismo de manera natural, gracias a la energía solar y a los nutrientes de la tierra,…con algo de ayuda humana. Se calcula que 1 ha. de bosque comestible se puede mantener con aproximadamente 1 día de trabajo por semana, y que  con ½ ha. se puede alimentar a 10 personas. ¿Se puede pedir más?

UN INGLÉS EN…AVILÉS
En Avilés estamos disfrutando la experiencia de la creación y desarrollo de un bosque comestible urbano (1), de la mano de Adrian Hopkins, un inglés que vino para trabajar en proyectos agroecológicos, diseñó este bosque… y se enamoró. Nos ha contado su experiencia.

- ¿Cómo empezó tu relación con el mundo rural?
-Hace diez años colaboré con un grupo de amigos en un huerto comunal en Birmingham, lo que despertó mi interés por la horticultura, y me animó a pasar un año como voluntario en varios proyectos rurales en el Reino Unido y España. Con la experiencia adquirida, trabajé durante varios años más en granjas ecológicas en ambos países. Finalmente, el año pasado mi compañera y yo decidimos establecernos en un pueblo asturiano para cultivar hortalizas ecológicas y producir flor cortada.  

UN BOSQUE EN LA CIUDAD
-Y creaste el bosque comestible en Avilés, ¿por qué elegiste ese entorno?
-
El objetivo fue habilitar un espacio verde en el centro de la ciudad para acercar a la comunidad la importancia y posibilidades de los árboles y plantas perennes en un espacio público, y despertar una conciencia y responsabilidad colectiva hacia el entorno urbano. Teníamos objetivos más sociales que productivistas. Esto se ha reflejado en cómo el bosque ha ido evolucionando. No se parece tanto al diseño inicial porque se han incorporado los intereses de las personas que colaboran, que casi siempre tiran más a cultivos anuales. Por otro lado, el ayuntamiento nos cedió esta parcela que conserva su carácter de espacio público sin vallas, algo de lo cual estamos orgullosos.

- ¿Tiene posibilidades de subsistir en un contexto urbano?
-Hay retos específicos en el contexto urbano pero sí, creo que son muy adecuados para las pequeñas parcelas desatendidas y abandonadas que hay en muchas ciudades. Por otro lado, también hay ventajas para los árboles jóvenes que, al no haber ganado ramoneando, se desarrollan sin inconvenientes.

- ¿Qué pasa con la poda en este bosque de Avilés?
-No queríamos podar, pero ante el afán de muchos mayores de poner en práctica las técnicas y saberes que habían aprendido en el pueblo, y dado que ahora no tienen otro espacio donde hacerlo, nos fuimos adaptando. En muchas ocasiones la gente va con sus tijeras y poda espontáneamente, así que a veces no tienes ni el lujo de decidir. Pero al fin y al cabo, es un bosque de todos.

PERMACULTURA Y TRADICIÓN
-¿Es algo nuevo o hay algún antecedente histórico?
-Un bosque comestible tiene mucho que ver con la manera de gestionar los recursos que tenían nuestros ancestros hace miles de años, antes del comienzo de la agricultura “asentada”... Se conocen sistemas de múltiples capas basados en plantas perennes desde hace mucho tiempo, que se entendían más como parte de un huerto familiar, con las especies y variedades de la zona. Como concepto en sí está muy vinculado a las ideas de la permacultura  y se ha desarrollado para climas templados, sobre todo en Reino Unido, durante las ultimas 3 décadas. El nombre fue acuñado por Robert Hart (2), un botánico inglés, que fue uno de los primeros en desarrollar este sistema para climas templados.

-¿Cuáles son los principios para que proporcione alimentos?
-Se mezclan árboles y plantas de manera que conformen un ecosistema autosuficiente y perenne. Por eso hace falta un diseño inicial que compagine los diferentes elementos, y un interés por parte de las personas en entender cómo un elemento puede afectar a otro en el curso de su desarrollo.

-Y… ¿Cuál es el fin último de este ecosistema?
-El fin es que tenga una amplia diversidad de especies, una alta resiliencia frente a cambios de condiciones climáticas, que sea biológicamente sostenible, de bajo mantenimiento y altamente eficiente en cuanto a la proporción entre la energía necesaria y la producción de alimento. Además, y este es un aspecto que me interesa mucho, es que debe ser estéticamente bello, un sitio que pueda despertar los sentidos.

-¿Cuánto tiempo requiere verlo “produciendo”?
-Desde el principio produce, ya que incrementa la biodiversidad y ofrece alimento para los insectos y la fauna de la zona. En cuanto al alimento para el ser humano, depende de las especies. Algunos frutos del bosque aparecen el primero o segundo año, pero muchos frutales tardarán varios años en dar frutos.

EL DISEÑO
-Tengo la impresión de que es más importante un buen diseño inicial para su futuro que en el caso de una huerta convencional…
-Sí, aunque diría que hay muchos principios que son transferibles. Las asociaciones de cultivos en una huerta es un concepto que se encuentra también –aunque con otras especies– en un bosque comestible.

-¿Qué ventajas conlleva con respecto a una explotación agrícola convencional?
-Un alto rendimiento en forma de alimentos sin mucho trabajo del jardinero, en contraste con una huerta convencional que depende del sudor del hortelano y/o combustibles fósiles. En un futuro, en el que debemos reducir nuestra huella energética drásticamente, se puede aprender mucho de estos sistemas. También, como he apuntado antes, un bosque comestible es más resistente a los cambios climáticos y es beneficioso para el suelo y la fauna (la tierra está siempre cubierta y la diversidad de especies crea muchos micro-habitats).

- ¿Pero también hay inconvenientes?
-En un bosque comestible es difícil cultivar las variedades que solemos utilizar en la cocina cotidiana. Tendrías que llevar una dieta basada exclusivamente en los productos del bosque. Yo lo veo más como un complemento muy valioso a la huerta convencional, y apropiado para algunos contextos: Un rincón de la huerta con una combinación de plantas y árboles perennes –de hecho, muchas huertas de la península probablemente ya tienen algo que se aproxima a esto–.

UN BOSQUE JOVEN
En la actualidad el bosque comestible de Avilés no es representativo de un bosque comestible maduro, es un bosque joven, en todos los sentidos, que está en pleno desarrollo y aglutina los esfuerzos de niños, jóvenes y mayores, sin distinción de edades, oficios ni capacidades. Como Adrián quería, aunque joven, ya aparece lleno de color y es un lugar hermoso donde aprender a ser hortelano, pasear…y recolectar. Un respiro de esperanza y belleza en una ciudad muy contaminada.

Begoña Quintanilla


BENEFICIOS DEL BOSQUE COMESTIBLE
RESUMEN DEL MANUAL DE R. ROMERO
• Trabaja con la tierra en lugar de contra ella.
• Bajo mantenimiento y alta eficiencia.
• Gran diversidad de productos cosechados.
• Productos con alto valor alimenticio.
• Resiliencia a situaciones climáticas extremas y cambios climáticos.
• Biológicamente sustentable.
• Enormes beneficios ambientales.
• Belleza estética y cultivo del ser humano.
• Potencial comercial.


PARA SABER MÁS
TOMA NOTA
-1. bosquecomestible.blogspot.com.es
-2. Existe amplia información en la web sobre Robert Hart, aunque en inglés.
   - Un curso: www.permaculturacanadulce.org
   - Un manual “El Bosque Comestible”, Ricardo Romero. www.bosquedeniebla.com.mx
   - Un documental: “Estableciendo Bosques Comestibles”, Geoff Lawton. V.O.S.
 

 






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto