L’ANDALUSÍ Pan ecológico sevillano con alma

Viernes 05 de Abril de 2019





Abdullah Vento es director de L’Andalusí. Se trata de algo que es mucho más que una panadería al uso o, más bien, que una cadena de panaderías ecológicas. Ellos están en Sevilla y, detrás de su pan, hay mucha alma y mucho amor. Pedro Burruezo charló con Abdullah Vento en BioCultura Sevilla. Ambos comparten muchas cosas y, por encima de todo, las ganas de seguir viviendo la vida con plenitud, con risas, con profundidad, con devoción...

El pan de L’Andalusí sabe a gloria. Se puede encontrar en los establecimientos propios de la empresa y en otras panaderías de la zona de Sevilla y Huelva. Abdullah Vento es un tipo alegre que combina la espiritualidad profunda con un sentido de la guasa muy andaluz. En BioCultura Sevilla tuvimos una más que agradable conversación… Esto es sólo un resumen…

-¿Cuándo y por qué fundasteis L´Andalusí?
-Fundamentalmente creamos L’Andalusí porque teníamos una inquietud en torno a la alimentación ecológica. Cuando ni siquiera se conocía. Hablamos del año 87. Montamos un herboralio en Sevilla. Ya vendíamos productos ecológicos hechos por nosotros. A partir de esa experiencia, cuando vi que el pan era tan importante, un símbolo, como las semillas, me puse a hacer de panadero ecológico.

LOS CAMBIOS
-¿Qué ha cambiado en el sector desde entonces?
-Lo que ha cambiado mucho es que ahora hay una mayor difusión. Ahora hay mucha conciencia de la necesidad de alimentarse con alimentos ecológicos. Antes teníamos que explicar muchas cosas y ahora ya no es necesario. En lo que respecta al mercado, todos los que comenzamos con estas inquietudes, querer cambiar el mundo, transformarlo a partir de la alimentación y de las formas de vida, después de dejarnos la vida en ello, vemos que el mercado se ha desplazado al mercado de la gran distribución. Les hemos hecho la promoción y ellos ahora se están aprovechando.

-¿Qué define a vuestro pan frente a otros panes similares?
-Pues que, además de ser un producto artesano y ecológico, pues contiene el alma que no contienen otros panes que son “bio” pero que no están hecho con corazón. Están hechos con consciencia y con la voluntad de ser un servicio a la sociedad. La mayoría de los que estamos en la empresa somos musulmanes y hacemos este trabajo con la voluntad de trascendencia. Ello se expresa poniéndole a nuestro trabajo alma, corazón y vida. Todo es importante. La elaboración, los ingredientes… Pero también trascender esta vida eminentemente consumista. Se manifiesta en ese algo más. Somos algo más que marketing.
 


LOS CLIENTES
-Háblame de vuestros clientes…
-Nuestros primeros clientes finales son un segmento de la población de clase media con un cierto estatus cultural medio alto y con un gran nivel de consciencia. Quieren acceder a buenos alimentos, de calidad y con alma. Son gente muy fieles a nuestra forma de hacer las cosas. Nos transmiten constantemente la gratitud a nuestra forma de hacer las cosas. Nos conocen. Saben que somos musulmanes y que hacemos pan como un servicio de aportar algo bueno a la sociedad… dentro del campo en lo que nosotros sabemos hacer.

-¿Buena parte de vuestros clientes son turistas que pasan por Sevilla y que quieren comer bien como ya comen en Alemania, Francia…?
-Nuestra clientela fundamental es el público sevillano. Pero ahora mismo, como en Sevilla hay tanto turista, es verdad que crece el público turista entre nuestros clientes. Uno de nuestros establecimientos, el de La Seta, está en pleno centro y pasa por allí mucho turismo. Especialmente, los italianos se quedan maravillados… Porque a ellos les gusta comer buen pan. Cuando nos ven, entran, ven y se suelen llevar el pan más grande. Para que no les falte durante su estancia en Sevilla. Los franceses les siguen en ese mismo nivel de interés aunque ellos son más exquisitos. Al italiano se le van los ojos detrás de un buen pan. El italiano es muy visceral y disfruta mucho con el pan de calidad. Si es ecológico y artesano, eso  es el no va a más. También buena parte del turismo nacional sabe valorar estos panes.
 


“Con agricultores de la zona, estamos rescatando antiguos trigos del área. Especies autóctonas y que no han sufrido alteraciones. Con niveles de gluten muy bajos, al nivel de la espelta. Muy bien aclimatados al terreno. Tienen una adaptación total, ideales para el cultivo ecológico. A nivel organoléptico, son una maravilla. Sientes el cereal vivo en tu boca. Es un trabajo en equipo con gente de la zona, un trabajo transversal que une a agricultores, molineros, panaderos, etc.”



NUEVOS PLANES
-Háblame de tus nuevos planes…
-Con agricultores de la zona, estamos rescatando antiguos trigos del área. Especies autóctonas y que no han sufrido alteraciones. Con niveles de gluten muy bajos, al nivel de la espelta. Muy bien aclimatados al terreno. Tienen una adaptación total, ideales para el cultivo ecológico. A nivel organoléptico, son una maravilla. Sientes el cereal vivo en tu boca. Es un trabajo en equipo con gente de la zona, un trabajo transversal que une a agricultores, molineros, panaderos, etc. Es una labor muy importante para llevar ese trabajo al público final y que pueden poner en valor el trabajo del lugar. Y, aparte, vamos a abrir un nuevo establecimiento: un nuevo espacio en la Palma del Condado, cerca de Sevilla pero en la provincia de Huelva; ahí nos vamos a dedicar también a la divulgación y la formación a través de la alimentación ecológica y la panadería. Queremos que sea un espacio multidisciplinar, un espacio grande, para dedicarlo a todo este mundo y que la gente tenga acceso a esta sabiduría. Haremos también catas de diversos productos de la zona, ya que es un área muy rica en gastronomía. También haremos charlas, música, exposiciones…

-¿Cómo ves el sector ecológico en Sevilla y/o en Andalucía?
-En Sevilla lo veo pobre todavía. A pesar de que es una ciudad muy grande e importante, no hay una relación con un sector fuerte. Están cambiando las cosas, pero todavía vamos detrás de otras grandes ciudades. Incluso dentro de Andalucía, Málaga está más adelantada… No creo que haya un interés real por parte de las instituciones por acercar al público este tesoro que es la alimentación ecológica. No hay incentivos de ningún tipo. Es una lástima. Encuentro que ponen más pegas que ventajas. De ahí que todavía el consumo interno esté por detrás, muy por detrás, de la producción. No se legisla de forma certera en este aspecto y no se busca ayudar a los que estamos llevando a cabo esta tarea. En cuanto a los cambios políticos, yo lo veo a peor. Creo que la nueva Junta de Andalucía va a hacer como si ayudaran al sector, pero en realidad no va a ser así. Están preocupados en otras cosas… Creo que hay connivencia entre políticos de uno y otro color. Eso por no hablar de lo locura antimusulmana. En fin…

EL FUTURO
-¿Cómo imaginas L’Andalusí dentro de unos años?
-Contrariamente a lo que la gente pretende, que es el crecimiento ilimitado, yo voy por el decrecimiento. Tenemos que hacer las cosas de una manera muy orgánica, sensata, dándole la valoración real al concepto de sostenibilidad. Tenemos que hacer que todo lo que hagamos sea completamente sostenible. Es insoportable el ritmo que llevamos. Gracias a Dios, L’Andalusí ya tiene un relevo generacional. Toda la familia está involucrada en torno al pan. Abogo más por la creación de pequeñas panaderías, en los lugares donde sea preciso… mucho más que una gran panadería que venda en un montón de lugares.

Pedro Burruezo
 


MÁS INFO
Tel. 955 70 35 78
C/ Pérez Galdós 9-11 (Sanlúcar la Mayor)
panaderia.la.andalusi@gmail.com
https://panaderialaandalusi.es






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto