LIBROS “Alimentación prebiótica”

Lunes 20 de Noviembre de 2017




Xavi Cañellas, Jesús Sanchis,  Xavier Aguado y Lucía Redondo son los autores de “Alimentación prebiótica” (Plataforma Editorial). «La diversidad de microbios que alojamos en nuestros intestinos es un marcador de salud; a más diversidad, más salud», nos dicen. Charlamos con ellos y contestaron al alimón a nuestras preguntas.

En los últimos años, la microbiota intestinal ha pasado de las revistas científicas a los medios de comunicación y las revistas de divulgación. ¿Realmente unos microbios imperceptibles al ojo humano son tan importantes para nuestra salud? Sí.
Y tanto que lo son. Hoy en día sabemos que enfermedades tan importantes y prevalentes como la obesidad, la diabetes, los accidentes cardiovasculares e incluso distintos tipos de cáncer, así como la ansiedad y la depresión, están muy relacionadas con la microbiota intestinal. Por ello, nuestra salud depende, en buena medida, de saber cuidarla y alimentarla correctamente.

MICROBIOTA
-Sabemos que la microbiota intestinal son los microbios que albergamos en nuestros intestinos: bacterias, hongos, protozoos y virus. Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de “prebiótica”?
-Del mismo modo que nosotros (los humanos) necesitamos alimento, ellos (los microbios) también necesitan comer. Y, por suerte, está en nuestra mano alimentarlos con compuestos que hacen crecer selectivamente a microbios saludables, en detrimento de los perjudiciales. Esos compuestos beneficiosos de los que hablamos son los prebióticos, y de ahí nace la alimentación prebiótica.

-Seguir una alimentación prebiótica, ¿significa que estamos ante una nueva forma de dieta?
-No: los autores dejamos muy claro que, en el interior de Alimentación prebiótica, no encontrarás milagros ni dietas ni superalimentos ni milongas de ese estilo. Lo que ofrecemos es un libro lleno de pautas y recetas sencillas, deliciosas y accesibles para todo el mundo, especialmente ideadas para cuidar el aparato digestivo y alimentar la microbiota intestinal.

De izquierda a derecha. Arriba, Jesús Sanchis y Xavier Cañellas.
Abajo, Lucía Redondo y Xavier Aguado


SOLO UNA
-¿Es compatible o recomendable simultanear una alimentación prebiótica con otros tipos de alimentación?
-En nuestra opinión, alimentación saludable hay una, aquella que se compone de alimentos de la máxima calidad posible, idealmente frescos y de proximidad, que elimina todo tipo de productos ultraprocesados y que se basa en hortalizas, frutas y tubérculos. Y eso es, exactamente, lo que nosotros proponemos. Con la particularidad de que una alimentación prebiótica va más allá y, además de prestar atención a nuestras necesidades, también busca cubrir las necesidades de los microbios con los que compartimos organismo, todo lo cual se traduce en una mejor salud para nosotros.

-¿Esta alimentación se dirige especialmente a algún colectivo en particular?
-No; una alimentación prebiótica deberíamos aplicarla en el mismo momento que la introducción de los alimentos, como ya proponíamos en nuestro anterior libro, “Niños sanos, adultos sanos”, y mantenerla a lo largo de toda la vida. En sociedades como la nuestra donde, en la mayoría de los casos, hay disponibilidad de todo tipo de alimentos, todos deberíamos basar la alimentación en hortalizas, frutas y tubérculos.

RECOMENDABLE
-¿En qué casos sería especialmente recomendable incorporar una alimentación prebiótica?
-Estando indicada para toda la población, sí que es cierto que en épocas y situaciones en las que la microbiota se puede ver más alterada es cuando más sentido cobra atender a las necesidades nutricionales de nuestros microbios; por ejemplo, épocas de gran estrés por trabajo o por estudios; toma de fármacos, especialmente antibióticos; trastornos gastrointestinales o, simplemente, problemas para ir al baño.

-Si seguimos una alimentación prebiótica, ¿qué cambios podemos notar?
-Uno de nuestros principales objetivos es mejorar la diversidad de la microbiota intestinal. El motivo es que la diversidad de microbios que alojamos en nuestros intestinos es un marcador de salud; a más diversidad, más salud. Y nuestras pautas y recetas van encaminadas a incrementar esa diversidad, buscando incrementar la presencia de microbios “buenos”, y reducir la de microbios “malos”. A corto plazo, lo que podemos notar es una mejora de nuestras digestiones, reduciendo acidez, reflujo o gases; y también una mejora en nuestro tránsito intestinal (iremos mejor al baño).

EL TIEMPO
-¿Tardaremos mucho tiempo en sentir que algo ha cambiado en nosotros?
-Para una persona que quiera empezar a cuidar (o seguir cuidando) su salud en general… una de las decisiones más inteligentes y lógicas que puede tomar es atender a su salud intestinal. Por ello, dejando claro que huimos de milagros, empezar una alimentación prebiótica, sin duda, se traducirá en una mejora de su calidad de vida a corto, medio y largo plazo. Tenemos que entender que el aparato digestivo es el epicentro de nuestra salud

-¿Este tipo de alimentación requiere de mucho tiempo y organización en casa? Y las recetas, ¿las puede elaborar cualquier persona?
-Desde el inicio tuvimos claro que una alimentación prebiótica debía caracterizarse por ser fácil, práctica y accesible a todo el mundo, sin por ello renunciar al sabor y la originalidad. De este modo, una alimentación prebiótica está al alcance de toda aquella persona que, con más o menos destreza en la cocina, y que con más o menos tiempo para comprar y cocinar, desee generar cambios en su vida, mejorando su alimentación y su microbiota y, con ello, su salud.

Redacción






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto