MERCEDES CARANDINI “Poca gente sabe cómo utilizar la nutrición para afrontar las diferentes circunstancias vitales”

Jueves 21 de Febrero de 2019




Mercedes Carandini es directora y terapeuta del Centro Más Vida de Barcelona. En 1997 se inició en el campo de la medicina alternativa. Unos años después se graduó como experta en Medicina Tradicional China, acupuntura y auriculoterapia. Posteriormente, completó su formación con estudios de homeopatía, naturopatía, fitoterapia y con un máster de nutrición ortomolecular en la Association Française de Medicine Orthomoleculaire. Su trayectoria profesional y vocación por la medicina le indujo a profundizar en diversas áreas de la medicina tradicional (anatomía, fisiopatología, bioquímica y endocrinología) para aplicar con rigor científico la medicina alternativa. Ahora, acaba de publicar “Averigua por qué engordas… y adelgazarás cuanto desees” (Gaia).

“Averigua por qué engordas… y adelgazarás cuanto desees", de Mercedes Carandini, es un completo manual sobre cómo influye una mala nutrición en nuestra salud y la manera de cambiarla. El retorno a una alimentación más sana y correcta nos alejará de patologías prevalentes en el siglo XXI como hipertensión, arterioesclerosis, diabetes, cáncer, procesos autoinmunes, cardiovasculares, endocrinos, digestivos, respiratorios, osteoarticulares o cutáneos. Y también nos protegerá frente a diferentes desequilibrios psíquicos, consecuencia de una mala nutrición. “Un cuerpo bien nutrido resiste mejor las enfermedades”, dice Mercedes Carandini.

-¿Por qué engordamos?
-Debemos entender la ganancia de peso como un problema multifactorial, obviamente relacionado con la alimentación, pero también con el metabolismo, la correcta función de los órganos depurativos y el estrés… porque interfiere en la estrecha relación que tiene el sistema digestivo y endocrino con el cerebro.

LAS CONSECUENCIAS
-¿Qué males asociados conlleva la obesidad?
-El exceso de peso, a la larga, afecta prácticamente a todo el organismo: al sistema cardiovascular (ictus, hipertensión, dislipidemia), al aparato respiratorio (disnea y propensión a infecciones) y al locomotor (artritis, artrosis, dolores musculares). Asimismo, se lesionan los sistemas relacionados directamente con la obesidad: el endocrino (diabetes, síndrome metabólico y desequilibrio de las hormonas sexuales); el digestivo (alteración de la flora intestinal-inmunidad y trastornos en la absorción de nutrientes); y el nervioso (estrés, ansiedad, depresión, libido y perturbaciones del sueño).

-Comemos “malamente”… ¿Por qué? ¿Cuáles son los peores hábitos para descontrolar nuestro organismo?
-Sí, poca gente sabe cómo utilizar la nutrición para afrontar las diferentes circunstancias vitales. Las dietas demasiado restrictivas y/o desequilibradas, comer a deshoras, combinar mal los alimentos; abusar del café, chocolate, alcohol, tabaco e incluso algunos fármacos; el sedentarismo, el sueño escaso y poco reparador; y el mal manejo del estrés son hábitos nefastos para la salud.
 


Mercedes Carandini acaba de publicar un nuevo libro sobre todo aquello que es obesógeno


QUÍMICOS OBESÓGENOS
-¿En qué medida la exposición a químicos obesógenos a través de la dieta nos puede descompensar?
-La industria alimentaria utiliza estos químicos para potenciar el sabor, mejorar la presentación y aumentar la producción. Su consumo habitual nos afecta de diversas maneras: las hormonas y fármacos utilizados en animales desequilibran el metabolismo; los pesticidas y abonos químicos en fruta y verduras provocan quelación de vitaminas y oligoelementos necesarios para reacciones vitales; los potenciadores de sabor como el glutamato aumentan el apetito y provoca hiperactividad del sistema nervioso; las grasas trans en la bollería afectan la estructura de las células, especialmente las nerviosas y del sistema inmunitario.

-¿Por qué un cuerpo bien nutrido resiste mejor las enfermedades?
-Debemos partir de la idea de que estamos formados por millones de células capaces de sanarse. Una nutrición equilibrada ayuda a depurar las toxinas, controlar los procesos inflamatorios, facilitar la función del sistema inmunitario y potenciar la regeneración celular.

DIETAS “MILAGRO”
-¿Las dietas milagro son obesógenas a la larga?
-Las dietas “milagro” preconizan el adelgazamiento rápido a costa de una alimentación desequilibrada, pero a la larga la disminución calórica acompañada de la falta de nutrientes esenciales… provoca un enlentecimiento del metabolismo y favorecen el efecto rebote.

-¿Por qué el estrés provoca o puede provocar obesidad?
-El estrés estimula el apetito porque bloquea las hormonas de la saciedad en el cerebro, desata el hambre compulsiva, el deseo de azúcares rápidos. El predominio del sistema nervioso simpático afecta a la tiroides, lo que disminuye el metabolismo; trastorna el ritmo intestinal provocando retención de líquido y aumento del tejido adiposo. Impide un sueño reparador, ocasionando astenia con la consiguiente falta de actividad física: disminuye la serotonina, la molécula del bienestar y todo ello cronifica el estrés.
 


“El estrés estimula el apetito porque bloquea las hormonas de la saciedad en el cerebro, desata el hambre compulsiva, el deseo de azúcares rápidos. El predominio del sistema nervioso simpático afecta a la tiroides, lo que disminuye el metabolismo; trastorna el ritmo intestinal provocando retención de líquido y aumento del tejido adiposo. Impide un sueño reparador, ocasionando astenia con la consiguiente falta de actividad física: disminuye la serotonina, la molécula del bienestar y todo ello cronifica el estrés”



LA SALUD PSÍQUICA
-¿Si nos alimentamos bien estaremos mejor de salud psíquica y de buen humor?
-Sí, conocer los nutrientes que precisamos para funcionar correctamente nos brinda la oportunidad de reconciliarnos con nuestro organismo, aceptar sus limitaciones, lo que modula la respuesta emocional del sistema nervioso.

-¿Hacia dónde va la alimentación?
-Depende de la conciencia que tengamos al respecto. No frenar la explotación irresponsable de los recursos naturales no sólo provocará la prevalencia de las patologías del siglo XXI, sino también la aparición de enfermedades emergentes. El retorno a una alimentación sostenible, natural y equilibrada debería ser el objetivo de una sociedad más saludable.

Carolina Sánchez
 


ALIMENTOS ECOLÓGICOS
LOS MEJORES
Mercedes Carandini nos dice que tener una dieta variada y equilibrada evidentemente es esencial, “pero desgraciadamente no es suficiente. En la actualidad, alrededor del 60% del aporte energético proviene de alimentos ricos en calorías y pobres en minerales y vitaminas. La superproducción industrial, el empobrecimiento del suelo y los herbicidas y pesticidas merman la biodisponibilidad de los micronutrientes en las frutas y verduras. El transporte y la calidad de los embalajes juega también un rol nocivo en la conservación de las vitaminas. Las carnes, el pescado, los huevos y productos lácteos proceden de animales ‘criados express’: enjaulados, alimentados para engordar, con hormonas, antibióticos y otros medicamentos que al inferirlos contaminan nuestro organismo”. Por otro lado, continúa, “los conservantes, aditivos, potenciadores del sabor, colorantes, que se añaden a los alimentos pueden ser cancerígenos, dar lugar a alergias y otros efectos secundarios indeseables como excitación neuronal. Los alimentos ecológicos garantizan el aporte en vitaminas antioxidantes, minerales y enzimas, algunos ácidos grasos e incluso amino-ácidos necesarios para el correcto funcionamiento del organismo y están libres de productos tóxicos”.






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto