OPINIÓN Jabalíes sin miedo

Viernes 20 de Mayo de 2016




Pablo Bolaño nos dice por qué el jabalí le está perdiendo el miedo al ser humano. Un texto que sólo podía ser de Pablo Bolaño. Desgarrador…

 


El origen no pertenece al pasado sino a un presente que en realidad es eterno, como dijo el pensador. Así, pues, ser original es estar conectado con ese  pasado, presente y futuro que estarán siempre en un momento, el ahora. El hombre moderno, desconectado de esa ciencia tradicional eterna, no se adapta al medio, sino que adapta el medio a su cobardía, su mediocridad y sus miedos…

Un internauta en un foro
Sí, efectivamente, el jabalí le está perdiendo el miedo al ser humano. Ya se acercan a las ciudades y se pasean por sus calles y plazas como Pedro por su casa. No le teme porque, entre otras cosas, el animal intuye que una cada vez más grande parte de la población ha entendido que los animales son seres sintientes. Es decir, que, cada vez más, un mayor números de ciudadanos son personas conscientes que miran al animal con sensibilidad y decoro y no con ganas de atacarlo. Esta es la parte positiva.
Pero, por otro lado, el jabalí intuye, como muchos otros animales están empezando a hacerlo, que el ser humano ha perdido, en el mundo urbano en el que vive, en el mundo aséptico y antinatural en el que sobrevive, su gallardía original, su valor, su dominio del mundo natural, su honor. Así las cosas, el ser humano moderno es, conforme avanza el Kali Yuga, un cobarde que, para hacer daño a alguien o a algo, necesita ayudarse de tecnologías y anonimatos inherentes a la sociedad de masas.
El jabalí mira a los ojos al ciudadano del tecnopatriarcado moderno y ya no ve a aquellos hombres y mujeres que vivían en un mundo natural hostil y que no conocían ni la cobardía ni el deshonor. Los hombres y las mujeres del Paleolítico, que hoy todavía sobreviven en lugares no contactados, podían tener muchos defectos, sí, pero no eran cobardes, ni faltaban nunca a sus principios. Habrá quien querrá ver en estas líneas un alegato de machismo obsoleto. Estarán meando fuera del tiesto. De la misma manera que el ser humano moderno se aleja de sus fuentes espirituales más esenciales, también olvida los códigos humanos más básicos. Hemos dejado de ser auténticos caballeros (o sea, el ser que toma los valores nobles del caballo, sea hombre o mujer) para convertirnos en mezquinos tecnoadictos bobalicones incapaces de saber cuándo hay que plantar las habas, cómo se asiste a un parto o por dónde sale el sol. Es decir, cosas básicas para nuestra supervivencia. Y el jabalí lo lee en nuestra mirada. Y se ríe… Pero es una risa sin consuelo. No es la veneración hacia el ser humano consciente que, pudiendo hacer daño, opta por el camino del decoro y la compasión. El jabalí se ríe de ese ser que ha perdido todas sus cualidades y se va quedando sólo con sus defectos. El jabalí prefería al hombre original.

Pablo Bolaño






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto