OPINIÓN Todos con Taganga

Viernes 08 de Junio de 2018





Proyecto Gran Simio denuncia la construcción de un puerto multipropósito en Colombia que será utilizado para carga y descarga de aceite de palma y de derivados del petróleo. Reproducimos un texto-denuncia de Pedro Pozas, presidente de la entidad.

Desde hace dos años, una empresa productora de aceite de palma, Daabon, que tiene importantes socios comerciales en Europa, decidió que es conveniente para su industria la construcción y operación de un puerto multipropósito en la bahía de Taganga. Esta localidad es una comunidad habitada por 6.000 personas que se ocupan en su mayoría a la pesca artesanal y a actividades turísticas dada la gran belleza de sus paisajes. Hace un mes la autoridad ambiental de licencias ambientales de Colombia decidió pasar por encima de los derechos de estas comunidades, especialmente vulnerables, y autorizar a la empresa Daabon para que construya su puerto multipropósito, donde toneladas de aceite vegetal (aceite de palma), gases lubricantes, hidrocarburos, derivados del petróleo, biocombustibles y químicos líquidos… pondrán en peligro el paraje protegido al estar en la misma línea de costa del Ecosistema Sierra Nevada de Santa Marta, que, de acuerdo  con el informe del Centro para la Ecología Evolutiva y Funcional (CEFE) de Francia, es el ecosistema más irremplazable del planeta.
La comunidad nativa de Taganga está formada por indígenas no reconocidos ya que de serlo por Ley tendrían el control de la tierra y de esta forma el control es del Gobierno. Igualmente se encuentra situado  junto al Parque Nacional Natural de Tayrona. En 2008, la citada empresa fue responsable de un vertido de 89 toneladas de aceite de palma a la Bahía de Taganga contaminando toda la zona y  produciendo numerosas muertes de especies marinas y la destrucción de sus playas, que han tardado una década en recuperarse.
Es por ello que hemos solicitado a la Comunidad Internacional, la UNESCO y Naciones Unidas… que tomen cartas en este grave problema que amenaza una de las perlas de Latinoamérica, pudiendo ocasionar daños irreversibles sobre todo el ecosistema por el aumento de material suspendido y aporte de materia orgánica, degradación de la calidad del aire, alteración de los ecosistemas naturales, alteración del paisaje, perdida de cobertura vegetal, alteración de recursos hidrobiológicos, riesgo del desplazamiento de la población, pérdida de la seguridad alimentaria por la disminución de la pesca artesanal, entre otros graves peligros para un lugar que ha sido declarado por la UNESCO “Reserva de la biosfera y de la humanidad”. En 2014, la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) declaró que la Sierra Nevada de Santa Marta es uno de los entornos naturales irremplazables de nuestro planeta donde habitan muchas especies amenazadas que se encuentran en el listado rojo (en peligro de extinción) de la UICN.
Una vez más se repite la misma historia como en muchos lugares de nuestro planeta, donde la resistencia civil y en este caso los dirigentes de la Comunidad de Taganga, al plantar cara contra la construcción del puerto, están siendo amenazados para que bajen la presión ciudadana y que los medios de comunicación no se hagan eco una vez más… del acoso de las multinacionales contra los defensores de la Tierra. Las plantaciones de aceite de palma están devastando los ecosistemas tropicales de Indonesia, África y Latinoamérica. Utilizada para biocombustible, alimentación, productos de limpieza  y cosmética, las plantaciones de palma son una amenaza a la alimentación soberana de los pueblos y representan un atentado contra los derechos humanos y de la Tierra y un crimen de lesa humanidad permitido por muchos estados incluidos los europeos.
Desde estas mismas líneas pedimos a las  organizaciones medioambientales internacionales que apoyen a la Comunidad de Taganga y que el puerto que quieren construir en una zona de tanta sensibilidad medioambiental y que pone en peligro la seguridad alimentaria y el ecosistema protegido… no se lleve a efecto. Se podrá conseguir si este caso se internacionaliza y no se abandona al pueblo de Taganga.
Es una acción de justicia el apoyo internacional a las Organizaciones de la Sociedad Civil y Líderes sociales de Taganga en Colombia contra el abuso del comercio intensivo del aceite de palma que está diezmando las selvas tropicales en todo el mundo.

Pedro Pozas Terrados
Director Ejecutivo (GAP/PGS-España)
Presidente Internacional del Great Aope Project (GAP)
Miembro del Comité Español de la UICN.

Más información, aquí






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto