PESTICIDAS Uso limitado en la Comunitat Valenciana

Jueves 10 de Diciembre de 2015




El periodista Carlos de Prada, al frente de Fodesam, ha conseguido que las Corts Valencianes limiten el uso de pesticidas en su Comunidad. Esta ONG se ha propuesto convencer a políticos, sea cual sea su ideología, para que promuevan legislaciones que conlleven la limitación en el uso de pesticidas, así como su prohibición a la larga, por el bien de la salud humana, de los ecosistemas, etc. La misma propuesta también conlleva la promoción de la agricultura ecológica. Hablamos con él para que explicara a la audiencia de “El Ecomensajero Digital” qué es lo que se ha conseguido en la Comunitat Valenciana y en qué otras cosas anda metido… 
 


-Carlos, ¿qué es exactamente lo que se ha conseguido en la Comunitat Valenciana?
-Lo que se ha conseguido es que los grupos políticos representados en las Corts Valencianes insten al Gobierno autonómico a elaborar los planes y normativas específicas para conseguir una reducción efectiva en el volumen de pesticidas  usados en la región, con objetivos concretos cuantificados en porcentajes y con calendarios con etapas razonablemente cortas, que deberán ser presentados para su aprobación legislativa por les Corts Valencianes en breve. En concreto, se recoge que para el año 2020 el volumen de pesticidas usados en el territorio de la Comunitat Valenciana debe haberse reducido al menos en un 30% del volumen actual. Previendo, al mismo tiempo, la continuidad de medidas semejantes más allá de 2020. Lo anterior se ve complementado, se dice en lo acordado, "con la elaboración de planes y normativas específicas para promover el desarrollo y la mejora de la agricultura ecológica en la Comunitat Valenciana, en defensa de un modelo productivo que tiene como objetivo transformar y cambiar el sistema alimentario dominante hacia agroecosistemas sostenibles, biodiversos, resilientes y socialmente justos que den protagonismo a los pequeños productores y productoras". También, las Cortes Valencianes instan al Consell a "elaborar normativas específicas que incluyan medidas de apoyo a la alimentación ecológica en centros educativos y administrativos de titularidad pública o sostenida con fondos públicos; estableciendo además en los pliegos de contratación de los servicios de catering y colectividades de estos centros… un porcentaje de alimentos ecológicos". Y , en fin, otras medidas en el mismo sentido, como impulsar una Mesa Sectorial de la Producción Ecológica Valenciana, como foro de participación y discusión sobre todos los temas relevantes para el sector agroecológico valenciano  y elaborar y desarrollar un Plan de Producción Ecológica Valenciana 2016-2020 para el fomento del consumo consciente, responsable y ecológico y el fomento de la producción ecológica. Es, desde luego, un logro que las Corts Valencianes hayan instado al Gobierno de esta comunidad autónoma a ponerse manos a la obra para alcanzar esos objetivos. Y es un hito, casi me atrevería a decir que "histórico" ya que, al menos hasta donde yo sé, nunca antes en ningún parlamento de España se había recogido una petición que incluyese un objetivo con cifras y calendarios concretos de reducción en el uso de pesticidas. En cualquier caso ahora habrá que estar encima para ver que realmente se dan los pasos que han solicitado las Corts. La Comunitat Valenciana, según datos oficiales, es la segunda comunidad autónoma donde más pesticidas se usan, por lo que reducir un 30% de aquí al 2020 sería una magnífica noticia para los ecosistemas y para la salud humana. La Comunitat Valenciana es, además, una comunidad con un magnífico potencial de crecimiento de la agricultura ecológica, la cual debe ser el instrumento básico que servirá para alcanzar el objetivo.

CAROLINA PUNSET
-¿A qué político se debe esta proeza?
-
La política que presentó y defendió la Proposición No de Ley en las Corts Valencianes, recogiendo nuestra propuesta, fue Carolina Punset, de Ciudadanos, persona con una profunda conciencia acerca de estos temas desde hace mucho y que ve claro que este debe ser el futuro de la agricultura, por lo que desde un primer momento se mostró muy por la labor cuando le hice llegar la propuesta. Pero no podemos olvidar a los otros grupos políticos de las Corts que lo secundaron con su voto. Es evidente que la agricultura debe ir hacia una verdadera innovación y modernización que la haga realmente viable para los propios agricultores y para la sociedad en su conjunto. Y que el único camino viable es la agroecología. Cada vez más personas son conscientes de ello. Hace poco, por ejemplo, lo dijo Hilal Elver, la Relatora Especial de la ONU para el Derecho a la Alimentación. Incluso la FAO, entidad por otro lado no demasiado comprometida en una serie de cosas, dice que hay que librarse de la dependencia de los pesticidas, que es inasumible lo que está sucediendo: contaminación de aguas, efectos sobre la salud, pérdida de biodiversidad, creación de resistencias en las plagas (y aún surgimiento de plagas nuevas por causa del uso de pesticidas), pérdida de fertilidad de los suelos... También la normativa europea recoge que debemos reducir la dependencia respecto del uso de pesticidas, y que deberían adoptarse prioritariamente métodos no químicos para la gestión de las plagas. Sin embargo, en general, no se cumple. Y uno de los motivos es que, con excepción de unos pocos países como por ejemplo Francia (con su plan Ecophyto que recoge una reducción del 50% para 2025) o Dinamarca, que ha venido aplicando planes aún más ambiciosos con objetivos concretos de reducción, no acaban de establecerse objetivos concretos, vinculantes, de reducción en el uso de pesticidas. Muchos planes de acción nacionales sobre el uso supuestamente "sostenible" de pesticidas, como es el caso del plan español, tienen una vaguedad deliberada que, por tener únicamente declaraciones retóricas, propicia que se siga usando una gran cantidad de pesticidas. Se sabe lo que se debería hacer. No hay argumentos serios en contra. Pero no se hace. Es por ello que llevo tiempo moviendo esta iniciativa para que en España se aprueben objetivos concretos, vinculantes, de reducción.

EL BALANCE
-¿Cuál es el balance general de esta iniciativa que ha llevado a cabo FODESAM?
-Se van dando pasos. Me he reunido o contactado con representantes de diferentes fuerzas políticas y hay iniciativas que, poco a poco, pueden llevar a que se alcancen objetivos en otras comunidades autónomas. Por ejemplo, alguna fuerza política lo introdujo en su programa para las autonómicas pasadas. Sin olvidar que el objetivo final de la campaña es nacional. Si tuviese más medios es probable que ya se hubiesen cosechado más resultados importantes. Pero ya sabemos en qué país vivimos, y cómo el que una cosa sea importante no implica que tenga los debidos medios para ser defendida. De todos modos estoy determinado a conseguirlo con los medios que sea. Y hechos como lo de la comunidad valenciana son un aliciente. En cualquier caso, conviene tener presente que esta iniciativa que he redactado y promovido es una iniciativa que, aparte del Fodesam que presido, ha contado con el apoyo de entidades como la Fundación Vivo Sano,  y otras como Asociación Vida Sana, Greenpeace, WWF, Ecologistas en Acción, SEAE... y más que se han sumado y se sumarán, aportando diferentes grados de apoyo. Es una labor conjunta, y así la concebí desde un principio, a la que espero que se sumen más y más entidades para hacer más fuerza.   Pretendemos que los apoyos crezcan y crezcan e involucren a más personas y sectores, desde fuerzas políticas a empresas, pasando por profesionales, ciudadanos, etc. En particular, el sector ecológico, por ejemplo, debería entender que esta es una lucha clave para su futuro.

EL TIEMPO
-¿De dónde sacas tiempo para luchar, como David contra Goliat, contra tan enormes monstruos?
-Nunca debemos olvidar, cuando citamos lo de David y Goliat, quién venció. Muchas veces son gigantes con pies de barro, porque no tienen la más mínima razón que les asista, ni económica ni, por supuesto, ecológica y no digamos sanitaria. El tema de los pesticidas es un absoluto disparate sin base que se sostiene no solo por el poder de los intereses de unas cuantas empresas sino también porque no ha existido con él la suficiente movilización. Respecto al tiempo o las fuerzas que uno tiene, son escasos, pero siempre he sido hombre de fe. Y es la fe que tengo desde chaval lo que me impulsa. Cuando voy a los campos y los veo casi sin mariposas, cuando veo cada vez menos polinizadores como las abejas y abejorros, cuando cada vez escucho menos el croar de las ranas, cuando veo cada vez menos pájaros, cuando sé de los efectos sanitarios que miles de estudios asocian a los pesticidas (por ejemplo, sobre los niños)... algo se revuelve en mí y siento, como Rachel Carson, la solemne obligación de hacer algo. Y eso me hace sacar tiempo y fuerzas de donde no los tengo.

UN DOCUMENTAL IMPRESIONANTE
-¿En qué estás metido ahora? ¿Con qué nos vas a sorprender en breve?
-Básicamente ando centrado, de forma especial, en este asunto de promover la expansión de la agroecología y reducir el uso de pesticidas. Uno de los apartados del asunto es un documental que, gracias al apoyo económico de un simpatizante del Fodesam, he estado grabando y que servirá de apoyo a una campaña que no quiere quedarse solo dentro de las fronteras españolas. También hemos creado una web que aún no hemos colgado en la red pero que ya está hecha. Hemos grabado importantes testimonios de científicos, de víctimas de los pesticidas, etc., por diferentes países (Holanda, Francia, Alemania, Bélgica, España, Argentina...) intentando construir un documental consistente que muestre tres ejes principales: los efectos de los pesticidas sobre la Naturaleza y sobre la salud de las personas y las alternativas. La cantidad y calidad del material grabado es notable.

-Damos fe de que va a ser un documental impresionante. Hemos visto algunas imágenes realmente “brutales”… ¿Por qué crees que un documental así es tan necesario?
-Porque lo audiovisual tiene una capacidad de penetración que no tienen otras cosas. Dice el refrán que ojos que no ven… corazón que no siente. Y sin sentimiento no se movilizan los cambios necesarios. Los informes, los datos... no bastan. Hay que integrarlos dentro de un relato, acompañado de imágenes, de músicas, de argumentos y mensajes sencillos, que faciliten que la gente se involucre al ver con claridad y con emociones que lo acompañen, tanto los daños que se producen, que son terribles, como lo fácil y lo hermoso que es evitarlos. Que no hay aventura más palpitante y noble. Mezclando el drama con la esperanza, el sufrimiento de la Naturaleza y las personas con la belleza... Tenemos testimonios de efectos tremendos sobre las personas (malformaciones, leucemias, infertilidad...), de víctimas en primera persona y de científicos de prestigio que han investigado estos temas o los efectos sobre las abejas, sobre las aves, sobre los anfibios... y a la vez personas que han redactado planes en países europeos para reducir el uso de pesticidas, agricultores que combaten las plagas sin pesticidas, etc. Entre el drama y la esperanza, con toda la vibración de la fuerza de una convicción que debería ayudar a transformar la conciencia y, con ello, la realidad de las cerca de 1400 millones de hectáreas agrícolas de nuestro planeta. Porque el mensaje que subyace es positivo. No se muestra solo un drama y unos problemas. Se muestra la salida.

-Querido Carlos: estamos deseando ver ese documental y vamos a hacer todo lo posible para, con nuestros medios, en la medida de nuestras humildes posibilidades, ayudar a que su mensaje crítico y de esperanza al mismo tiempo llegue a cuanta más gente mejor… Iremos informando de todo conforme vayamos teniendo noticias de él.
-Gracias…

Pedro Burruezo






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto