TERAPIA ANALÍTICO–CORPORAL Antoni Alcaide

Miercoles 16 de Marzo de 2016




Antoni Alcaide Jávega es psicoterapeuta y terapeuta analítico-corporal. Cuenta con más de 25 años de experiencia en la práctica y docencia en diversas técnicas y disciplinas corporales: yoga, masaje terapéutico, técnicas de reajuste postural de base Mézières, el método GDS de Cadenas Musculares y Miofasciales, Marcha Nórdica, entre otros. Actualmente combina su labor profesional atendiendo pacientes en su consulta de psicoterapia y terapia analítico-corporal, con la realización de talleres de Terapia del Buen Caminar. Estará en BioCultura Barcelona para dar a conocer sus terapias y métodos.

-¿Qué es la Terapia Analítico Corporal?
-La Terapia analítico-corporal trabaja observando el cuerpo y su postura: en su forma (la anatómica) y en su contenido (la actitud postural como expresión de la historia emocional de cada persona). Para ello el terapeuta A.C. utiliza técnicas de reajuste postural global, respiratorias y de conciencia corporal. Así como la palabra, que permite comunicar, dar sentido a las experiencias corporales y elaborarlas. Sacar a la persona de su postura conocida, centrarla y ayudarla a hacerse presente en su cuerpo… le ofrece una nueva perspectiva desde donde observar, sentir y pensar sus cosas. Trabajar analíticamente con el cuerpo ayuda a construir un soporte corporal para apoyar los procesos psíquicos y emocionales, así como a dar la contención emocional necesaria que permita al cuerpo recobrar su vitalidad y una actitud postural más equilibrada.

BUSCANDO EL EQUILIBRIO
-¿Cómo os lanzasteis a este mundo?
-Constatar como un trabajo corporal en profundidad abre las puertas a la emoción y a un contacto más profundo con el mundo interno… Esto me ha llevado a buscar una manera de integrar la psicoterapia con las técnicas corporales; esto ha dado forma a la terapia analítico-corporal. La "Terapia" de Buen Caminar surge posteriormente como una propuesta para trabajar desde la salud. Para potenciarla, recuperar el placer de moverse, y también para prevenir y ofrecer un instrumento a las personas que por su proceso vital quieran "ponerse a caminar". Ofrece un espacio que, sin ser propiamente una terapia, es una actividad terapéutica en el sentido lúdico y saludable de la palabra; aunque manteniendo el mismo espíritu: trabajar desde la excelencia biomecánica y la calidad de atención para promover un estado de equilibrio, armonía y mayor calma mental. 

-¿Qué es la Terapia del buen caminar?
-Caminar es el movimiento más natural que podemos hacer con el cuerpo. La TBC ayuda a recuperar la manera correcta de movernos para hacer del caminar salud. El Buen caminar es la suma de postura y actitud. Es erguirse y caminar con todo el cuerpo, encontrar nuestro eje, movernos con soltura y amplitud manteniendo nuestro centro. Es equilibrio en la postura, armonía en el movimiento y la calma mental que promueve moverse experimentando una sensación integrada de todo el cuerpo. Y para potenciar el buen caminar incorporamos el uso de bastones con la técnica de la Marcha Nórdica, que permite trabajar simultáneamente la parte superior e inferior del cuerpo. Es como caminar con las cuatro extremidades al tiempo que estamos erguidos; esto reparte el esfuerzo de manera equilibrada por todo el cuerpo. Pero además puedes hacer del caminar algo más que un ejercicio saludable, puede ser un lugar de encuentro contigo mismo: un caminar reflexivo o una meditación en movimiento. Desde la excelencia biomecánica los pensamientos se articulan de otra manera, lo que posibilita una perspectiva mental más dinámica, centrada y aireada.

FUERZA DE GRAVEDAD
-¿Cómo se consigue el caminar de forma correcta y saludable?
-El correcto caminar parte de encontrar una relación positiva con la fuerza de gravedad. Esto quiere decir experimentarla, no como algo que nos aplasta, sino como una amiga que nos ayuda a encontrar el apoyo del suelo para impulsarnos hacia arriba. Una vez erguidos hemos de encontrar la posición que nos permita mantenernos de pie con el mínimo esfuerzo; es lo que sucede cuando estamos centrados en nuestro eje postural. Esto implica colocar bien cada segmento del cuerpo: si estamos bien alineados los movimientos alrededor del eje podrán realizarse con fluidez y amplitud. Esta es la base biomecánica, pero en esa excelencia en el movimiento aparece una circularidad que genera un estado interno; partimos de un caminar biomecánico, pero puede llegar a ser una meditación en movimiento. Un buen caminar requiere una relación respetuosa con el cuerpo; hay intensidad, pero respetando los ritmos y sin competir con el propio cuerpo.

-¿Qué características se conocen como el "mal" caminar?
-Todo lo que nos saca del eje propicia un mal caminar, ya que perdemos la relación equilibrada con la fuerza de gravedad y generamos tensiones. Lo que nos saca del centro puede ser tanto el mal uso de nuestro cuerpo (malas posturas y hábitos posturales) como las cargas emocionales y conflictos, presentes o los que hemos ido cargando sobre nuestras espaldas a lo largo de la vida. Lo que suele suceder es que se fijan zonas de nuestro cuerpo, perdemos movilidad, lo que descompensa y deforma la postura y la actitud postural: caminamos con una mínima parte del cuerpo, arrastramos los pies, no movemos los hombros y brazos, sobresale del eje una parte del cuerpo (la cabeza, el abdomen...). Acaba por ser un caminar desvitalizado.

LAS CONSECUENCIAS
-¿Qué problemas podemos desarrollar de un mal caminar?
-A nivel biomecánico se pueden resentir las articulaciones, tanto de la columna como de las extremidades. O utilizar de sostén una musculatura que debería utilizarse para la dinámica, limitando así el movimiento articular. A nivel de actitud y comportamental, si un estado de ánimo nos instala en una postura, la fijación de la postura nos encadenará más a este estado de ánimo. 

-¿Cuál es la solución?
-Caminar, no quedarnos parados. Pero como hemos perdido el contacto con un cuerpo "bien caminado" vale el esfuerzo de dedicar un tiempo para recuperar el buen caminar. Es algo que hacemos todos los días, por lo que si lo realizamos adecuadamente… nos ayudará a posicionarnos mejor; en todos los sentidos. Si no nos deformará. Pero a veces no es suficiente y las fijaciones corporales o mentales necesitan un tratamiento específico; entonces es cuando es necesaria la ayuda de una terapia.

-¿Tenéis alguna novedad para presentar en BioCultura Barcelona?
-Habrá una charla y realizaremos un par de clases abiertas para poder ofrecer una pequeña experiencia. Después están los cursos de "Terapia" del Buen Caminar y los de fín de semana de Tono Vital, donde se trabaja con las tres gravedades: vertical (caminar), horizontal (relajación) y sentados (meditación). Tres actitudes que se potencian cuando se trabajan conjuntamente. 

Toni Cuesta

Más Info
terapiadelbuencaminar.blogspot.com






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto