Publicaciones

POR UN MUNDO RURAL VIVO
El estado español lleva unas cuantas décadas sufriendo un problema extraordinariamente grave: la despoblación rural. A ello hay que sumarle la baja natalidad. Nacen muy pocos niños y los pocos que nacen. nacen en las ciudades. Según diversos medios, aproximadamente, en la actualidad. el 93% del territorio del estado español corresponde a zonas rurales, pero tan sólo un 20% de la población española vive en un pueblo. Los datos de natalidad de 2018 han sido alarmantes y, en los pueblos, más todavía.
El asunto se debe a una serie de razones endémicas y, por otro lado, tiene consecuencias transversales. En este monográfico, con nuestras humildes posibilidades, hemos analizado las causas y las consecuencias. Las causas vienen de lejos. Pero, a medida que el proceso tecnológico avanza, el mundo rural se desertiza con mayor celeridad. Y la gravedad del asunto radica en que un mundo rural desertizado da como resultado un medio ambiente en peligro. Los riesgos son innumerables: incendios forestales imparables, desaparición de especies animales y vegetales domésticas autóctonas, importación de alimentos con su consecuente huella ecológica y pérdida de raíces identitarias no sólo gastronómicas.
No hay ganado que desbroce el campo. Unas especies vegetales se comen a las otras. Luego, ¿quién detendrá esas llamas? Desaparecen tierras de cultivo y las lluvias se concentran: la erosión es fulminante. Algunos cultivos detenían la desertificación del suelo. El pez se muerde la cola: menos gente en los pueblos, suelos menos ricos.
Todos somos conscientes de que hay que hacer algo pero la clase política, con pocas excepciones, no ve los reales peligros que engendra la despoblación rural en muchos niveles (aquí y en este monográfico solo hemos comentado los más visibles). Algunas organizaciones sociales, algunos municipios, personas independientes, empresas y entidades sin ánimo de lucro. han empezado a actuar. Se implementan programas destinados a atraer nuevos vecinos a los pueblos que revitalicen la actividad en el medio rural y aseguren un futuro tanto a nivel social como medioambiental a estas zonas.
Pero prácticamente no hay resultados aún. Y las iniciativas son pequeñas, cuentan con poco o nulo apoyo y/o llevan poco tiempo en marcha. Ese el peligro, no es una ficción o algo del futuro. Está aquí, llama a nuestra puerta y hay que despertar. Este monográfico es una llamada al despertar que se suma a otras llamadas privadas y públicas. El asunto es de tamaña gravedad que requiere de la inventiva, el talento, la energía y la fuerza de mucha gente trabajando codo con codo. A algunos de ellos que trabajan en pos de frenar la despoblación les hemos entrevistado: cada maestrillo tiene su librillo en lo que atañe a las soluciones que requiere el enorme problema al que nos enfrentamos.

EcoActivistas

www.theecologist.net

 1 2 3 > 

Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto