9a EDICIÓN DEL PREMIO ESCOLA, AGRICULTURA I ALIMENTACIÓ ECOLÒGICA. La Escuela Finestres de Mieres, la ganadora

Lunes 18 de Octubre de 2021





En esta novena edición del premio, impulsado por la Generalitat de Catalunya y la Asociación Vida Sana, con la colaboración de la Red de Escuelas para la Sostenibilidad de Cataluña (XESC), se han presentado 22 proyectos. Con ellos, ya se supera la cifra de los 300 centros participantes en el premio a lo largo de las nueve ediciones.
 
El acto de entrega se celebró en la escuela Mare de Déu de la Mercè de Sant Ramon, centro ganador de la edición del año pasado. Contó con la presencia de la Hble. Sra Teresa Jordà, consejera de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, que fue la responsable de librar el primer premio. El segundo premio fue para el Instituto Arquitecto Manel Respall de Cardedeu y el tercero para la Escuela Terra Nostre de Olost.

 
 
 

1.º PREMIO
Escuela Finestres (Mieres)
Proyecto: Pongámonos las botas

La escuela Finestres es una escuela rural que ofrece a sus alumnos toda una serie de actividades para conocer la ganadería ecológica: visitan granjas, conocen la trashumancia y aprenden tareas como ordeñar, pastorear y hacer queso. Preparan en el aula un juego de mesa sobre las herramientas de los pastores, crean marcadores de ovejas y mediante una manualidad construyen su oveja con lana. Otra actividad de interés es la organización de una exposición sobre los muros de piedra seca, dirigida a las familias y también a toda la gente del pueblo. Todo ello con el objetivo de poder vivir en primera persona la vida del pastor, la salud y el bienestar animal, la producción de leche justa por no sobreexplotar a las ovejas, el conocimiento de los diferentes cereales y pastos ecológicos que comen los animales, el mundo de la trashumancia y los beneficios medioambientales en la vida de los ecosistemas por donde pasa el rebaño. El jurado ha valorado su originalidad en la promoción de la ganadería ecológica como actividad de su territorio, y el hecho de tratarse de un proyecto muy vivencial por la inmersión que supone dentro de su entorno rural y la conexión con las familias.
 

 
2.º PREMIO
Instituto Arquitecto Manuel Raspall (Cardedeu)
Proyecto: Si hacemos raíces, daremos frutos

El Instituto Arquitecto Manuel Raspall ha hecho una clara apuesta por introducir la soberanía alimentaria como línea de centro y acercar la agroecología al alumnado, incorporando diferentes propuestas educativas a todos los ciclos educativos. Así, en el primer ciclo ofrece una asignatura optativa de agroecología, mientras que el alumnado de segundo ciclo puede hacer el servicio comunitario en una entidad implicada en la agroecología y la soberanía alimentaria del municipio. Y el alumnado de bachillerato, en la asignatura de Ciencias del Mundo Contemporáneo, lleva a cabo un proyecto de soberanía alimentaria. Al mismo tiempo, y de forma transversal, toda la comunidad educativa y las familias disfrutan de un espacio agroecológico en el centro que incluye un huerto y un gallinero. El jurado ha valorado que sea un proyecto curricular, innovador, que tiene incidencia en todas las etapas educativas del centro, que va más allá de la agroecología escolar y que vincula esta con la soberanía alimentaria y el cambio climático, buscando alianzas con otros agentes del territorio.
 

 
3.º PREMIO
Escuela Terra Nostra (Olost)

Proyecto: Diversidad, recuperación y cultivo de variedades locales en el huerto de la escuela
La escuela Terra Nostra presenta su trabajo en un huerto donde no falta ningún elemento: invernadero, balsa, zona de plantas medicinales, hotel de insectos, compostador y gallinero. La escuela está en una zona rural pero pocas familias viven del campo. Por eso, el proyecto quiere poner en valor el trabajo del campo y dar a conocer la producción ecológica. Es un proyecto intergeneracional, donde los abuelos ayudan y aconsejan, y muy colaborativo. Cuentan con la ayuda de varias entidades del territorio y participan en la tarea del proyecto Gralla para preservar las semillas del Lluçanès. Este curso han ayudado al Banco de Semillas de Roda de Ter para contribuir a la multiplicación de la judía del Collsacabra y evitar así su pérdida. El jurado ha valorado que se trata de un proyecto muy completo, intergeneracional, de mejora continua, colaborativo y difundido en todo el territorio.

Montse Escutia
Publicado en El Ecomensajero Digital


 






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto