BAYER La empresa pagará 10.900 millones de dólares a los afectados por glifosato

Viernes 26 de Junio de 2020





Deborah Brooks, con una foto de su marido fallecido a causa del glifosato, Dean.
Ella es una de las demandantes del caso RoundUp


 

La alemana Bayer adquirió hace años a la estadounidense Monsanto. Ahora, el negocio le ha salido “rana”. Tiene que pagar 10.900 millones de dólares en indemnizaciones y juicios por el producto RoundUp. Se ha demostrado que es muy perjudicial para la salud y para los ecosistemas. Se ha probado que puede ser altamente cancerígeno. La jugada a Bayer le ha sido como un tiro por la culata. Y esto podría ser sólo el principio.

Lo hemos leído en la prensa internacional recientemente. ABC en España se hacía eco de la noticia: “El grupo químico y farmacéutico alemán Bayer tenía pendiente un juicio con 125.000 estadounidenses que reclamaban indemnización, después de que en varios juicios en ese país haya sido probado por peritos que el herbicida glifosato, comercializado bajo la marca RoundUp, es un producto cancerígeno. Para evitar ir a juicio, y en un momento en el que las relaciones entre Estados Unidos y Alemania pasan por su peor momento desde la II Guerra Mundial, la empresa ha llegado a un acuerdo con los demandantes, por el que pagará una indemnización conjunta de más de 10.900 millones de dólares para poner fin al proceso”. La cadena pública teleivisva alemana ARD, citando a fuentes de la empresa, ha señalado que “el acuerdo resuelve unas tres cuartas partes de las más de 125.000 reclamaciones presentadas, de las cuales solo una parte estaba judicializada”.
 


 

“Algunos tribunales estadounidenses han aceptado las demandas y han emitido sentencias a favor de los demandantes. Estos tribunales ‘han considerado’, según la información de ABC, ‘ya probada la correlación entre el uso de glifosato y varios casos de cáncer, por lo que los abogados de Bayer oteaban un resultado incierto de las demandas’”

 




Bayer se compromete a pagar 10.900 millones. De ellos, una partida de 1.250 millones está reservada “para litigios que puedan surgir en el futuro, puesto que todavía quedan aproximadamente 30.000 casos sin resolver, según calculan los medios alemanes”. El lobby Bayer contaba con el veredicto de la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA), que considera el glifosato “seguro” y sostiene que no constituye un riesgo para la salud pública. Sin embargo, algunos tribunales estadounidenses han aceptado las demandas y han emitido sentencias a favor de los demandantes. Estos tribunales “han considerado”, según la información de ABC, “ya probada la correlación entre el uso de glifosato y varios casos de cáncer, por lo que los abogados de Bayer oteaban un resultado incierto de las demandas”.
 


 

«Es el paso adecuado en el momento adecuado para poner fin a la incertidumbre por un largo periodo de tiempo», declaró el jefe del consorcio alemán, Werner Baumann, que cierra así el peor negocio de la historia de la empresa. Recordemos que todo este asunto tiene su origen en la compra, en 2018, por 60.000 millones de dólares, por parte de Bayer, de la empresa creadora del glifosato/RoundUp, Monsanto. Parece que el negocio no ha podido salir peor. Se hace en parte justicia a un producto altamente tóxico. Los sectores ecologistas y ciudadanos, respaldados por abundantes informes científicos, han cuestionado desde hace décadas la inocuidad de este producto, que, además, además de ser cancerígeno, tiene también nefastas consecuencias medioambientales.

Redacción
Publicado en El Ecomensajero Digital


 






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto