BISFENOL A/LA EFSA PROPONE AHORA REBAJAR 100.000 VECES LA DOSIS MÍNIMA Una buena noticia para la ciudadanía y el medio ambiente

Viernes 07 de Enero de 2022




Hogar sin Tóxicos denuncia que durante muchos años la EFSA haya autorizado concentraciones decenas de miles de veces superiores a las que ahora dice que no son seguras. El Bisfenol A, presente en muchos objetos de uso cotidiano como el interior de las latas de conserva, ha sido asociado a múltiples efectos negativos sobre la salud a muy bajas concentraciones.
 
La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha sacado a información pública un borrador de dictamen científico en el que recomienda rebajar nada menos que 100.000 veces el límite que se considera seguro de Bisfenol A (BPA) [1], una sustancia que ha sido asociada por la ciencia a infinidad de problemas de salud y que ha sido detectada en el organismo de la práctica totalidad de la población. El borrador estará abierto a consulta pública hasta el próximo 8 de febrero.


LOS CAMBIOS EN LAS EVALUACIONES
En la propuesta actual del borrador de reevaluación del BPA, el panel de expertos de la EFSA sobre materiales en contacto con alimentos recomienda establecer una ingesta diaria tolerable de esta sustancia tóxica de 0,04 nanogramos por kilogramo de peso corporal por día, cuando desde 2015 aseguraba que era seguro ingerir 4 microgramos por kilo[2] y con anterioridad a esa fecha había defendido que eran seguros 50 microgramos por kilo[3].
 


CARLOS DE PRADA
Para Carlos de Prada, responsable de Hogar sin Tóxicos, una entidad que desde 2013 lleva adelante una campaña para que se prohíba en España el Bisfenol A en materiales en contacto con alimentos[4], “es algo realmente escandaloso que hasta ahora la EFSA haya estado sosteniendo que era supuestamente seguro exponerse a concentraciones 100.000 veces más altas de las que ahora nos dice. Es más, si tomamos como referencia el límite que se había fijado con anterioridad al año 2015, tendremos que entonces la EFSA nos decía que era supuestamente seguro exponernos a concentraciones que son 1.250.000 veces superiores a lo que ahora nos dice; o sea, una barbaridad”.

MILLONES DE PERSONAS EXPUESTAS
Como añade el responsable de Hogar sin Tóxicos, “lo peor de todo es que la comunidad científica llevaba más de 20 años alertando acerca de los riesgos del Bisfenol A sin que la EFSA hiciese caso de los centenares de investigaciones realizadas que mostraban que causaba efectos a muy bajas concentraciones, mientras que por el contrario prefería prestar más  atención a unos pocos estudios escasamente fiables pero pagados por la propia industria y, por tanto, nacidos de un flagrante conflicto de interés”. Como se apunta desde Hogar sin Tóxicos, “esto debería abrir los ojos de muchos sobre el modo en el que las agencias reguladoras pueden afirmar que es seguro exponernos a una serie de sustancias sin que ello sea cierto, favoreciendo de ese modo los intereses de algunas industrias”. De Prada añade también: “El que la EFSA parezca ahora querer escuchar a la ciencia es una noticia agridulce ya que es algo que debería haber hecho hace muchos años, y además está aún está por ver cuál será la decisión final, ya que se trata de una simple propuesta sujeta a posibles modificaciones”. La razón alegada por la EFSA para una reducción tan dramática de la concentración permitida es que dice que ha evaluado ahora estudios científicos publicados desde 2013 hasta 2018 en especial, según afirma, "aquellos que indican efectos adversos del BPA en el sistema inmunológico”. Sin embargo, según se apunta desde Hogar sin Tóxicos, “ya existía mucho antes una aplastante literatura científica sobre los más diversos efectos del BPA”.
 


DÉCADAS DE ESTUDIOS
“Esta sustancia probablemente sea uno de los contaminantes hormonales más estudiados. Desde los años noventa la ciencia ha ido acumulando estudios que muestran que el BPA tiene efectos potencialmente dañinos sobre la reproducción, el desarrollo del cerebro, la salud de las glándulas mamarias y el metabolismo, entre otros. También se sabe que estos efectos nocivos pueden ocurrir incluso con muy bajas concentraciones de esta sustancia, preocupando especialmente la exposición de mujeres embarazadas, ya que los efectos del BPA pueden ser mucho más severos en el caso de embriones o fetos en desarrollo”, explica De Prada. Tal y como señala este experto, “es probable que la EFSA se haya atrevido ahora a hacer esa propuesta porque parte de la industria lleva ya mucho tiempo reemplazando esta sustancia por otros sustitutos y por ello acaso ya no les suponga tanto problema su eliminación en materiales en contacto con la comida".
Hogar sin Tóxicos también advierte que algunas de las sustancias que ya se están empleando en lugar del BPA, como el BPS o el BPF, “podrían tener efectos negativos parecidos, según lleva tiempo alertando la comunidad científica. Es el problema, repetido una y otra vez, de la llamada sustitución lamentable”, y se pregunta “si tendremos que esperar otra vez décadas para que se eliminen otras sustancias que pueden ser dañinas, asistiendo al penoso espectáculo de unas agencias reguladoras que hacen oídos sordos a la ciencia mientras millones de personas se exponen a los riesgos”.

POLICARBONATO
El Bisfenol A es empleado en la fabricación del policarbonato, aunque también puede añadirse a otros plásticos, y también se usa para producir resinas epoxi que pueden recubrir el interior de latas de alimentos y bebidas, de modo que estos pueden ser contaminados con pequeñas cantidades de la sustancia y pasar así al cuerpo humano. La entidad citada advierte que, si no queremos vernos permanentemente expuestos a problemas como el descrito, el sistema de evaluación de los riesgos químicos debe ser profundamente reformado para que se tenga en cuenta la evidencia científica real, y no tanto los estudios de la propia industria, corrigiendo problemas como el de los conflictos de interés reiteradamente denunciados en agencias como la EFSA[5].

Redacción
Publicado en El Ecomensajero Digital


 



TOMA NOTA
-[1] Bisphenol A: EFSA draft opinion proposes lowering the tolerable daily intake
-2 Testing the study appraisal methodology from the 2017 Bisphenol A (BPA) hazard assessment protocol. EFSA Supporting Publications: November 2019
-3 No consumer health risk from bisphenol A exposure. Published:21 January 2015
-4 https://www.hogarsintoxicos.org/es/actua/campana-para-retirar-bisfenol
-5 Conflicts of interest at the European Food Safety Authority erode public confidence.  J Epidemiol Community Health jech-2012-202185Published Online First: 8 March 2013
Stéphane Horel and Corporate Europe Observatory. Unhappy meal. The European Food Safety Authority’s independence problem. CEO: October 2013
European Court of Auditors. Management of conflict of interest in selected EU agencies: Special report no. 15. Luxembourg, 2012.
Secret safety studies undermine EFSA's transparency claims, Corporate Europe Observatory 2013
Holland, N., Robinson, C., and Harbinson, R. (2012). Conflicts on the menu: A decade of industry influence at the European Food Safety Authority (EFSA). Brussels, Belgium, Corporate Europe Observatory and Earth Open Source. http://corporateeurope.org






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto