ESTABLECIMIENTOS/SOFÍA, DE NOTARIAT “Tenemos muchos productos ‘bio’ a precios normales”

Martes 06 de Octubre de 2020





El Notariat tiene un público formado por gente a la que le gustan los productos
de calidad a precios asequibles. Una de las especialidades son los vinos y las
cervezas “bio” de pequeños productores


Notariat es un bar polivalente ubicado en el número 1 de la barcelonesa calle del mismo nombre. Lo regentan Sofía y Johan. Hace esquina con Pintor Fortuny. Allí estuvimos charlando con Sofía y degustando algunas exquisiteces de su amplia oferta culinaria…

Cuando bajo a BCN, me gusta pasear por el centro, donde he vivido gran parte de mi vida. El otro día me di de bruces con el Notariat, un establecimiento rectangular y, afuera, con una bonita terraza. Sus hamburguesas vegetales son exquisitas y están cocinadas con cariño. En el bar hay buen rollito y ambiente relajado. Hasta las tazas son de cerámica hechas por una artesana local.
 


-¿Cuáles son los productos ecológicos que tienes en tu establecimiento, Sofía?
-Tenemos varias cervezas ecológicas. Algunas también son “bio” pero no tienen sello: son de empresas muy pequeñitas que no quieren pasar por el tema de la certificación. También tenemos vinos ecológicos y los vendemos a granel. Para llevar o para tomar en el bar. Tenemos tres vinos ecológicos blancos, dos tintos y uno rosado. Los tés también son orgánicos, de Caj Chai. De Oxfam tenemos zumos y gaseosas “bio”. Nuestro café es delicioso, salvaje y cosechado a mano.  El pan es ecológico, de La Fabrique. Las tartas son artesanas y casi ecológicas al 100%. Procuramos que los precios sean lo más populares posible. Tenemos muchos productos “bio” a precios normales.
 


Sofía y Johan están al frente de Notariat, en el centro de BCN


LOS ORÍGENES
-¿Cómo empezó todo?

-Johan y yo empezamos importando cervezas ecológicas y artesanas. Abrimos, en este mismo local, una bodega. Queríamos vender cervezas, vino… a granel. Todo de pequeños productores ecológicos y a buen precio. Nosotros tratamos directamente con los pequeños productores de estos productos y evitamos los intermediarios. Los problemas burocráticos y administrativos nos llevaron a no poder llevar la bodega como a nosotros nos gustaba. Ahora, llevamos ya cuatro años en un contencioso contra el consistorio municipal. Ya no somos una bodega, sino un bar. Eso sí, un bar con alimentos de calidad, un buen bar.


“La mayoría de nuestros clientes son extranjeros que viven en Barcelona. No son turistas. Es gente que reside aquí. También gente del barrio a la que le gusta el buen vino y la buena cerveza a precios asequibles. Y personas mayores que vienen a degustar nuestros sabrosos cafés y tartas”


 



EL PÚBLICO
-¿Cómo es el público de Notariat?

-Principalmente, extranjeros que viven en Barcelona. No son turistas. Es gente que reside aquí. También gente del barrio a la que le gusta el buen vino y la buena cerveza a precios asequibles. Y personas mayores que vienen a degustar nuestros sabrosos cafés y tartas. Tenemos muchos fans por ahí. Nuestro público es gente con buen gusto sin mucho dinero. No son cosas incompatibles.
 


-¿Son tiempos raros para la restauración?
-Sí. Muy raros. La Administración, en vez de ayudar, no hace más que poner palos en la rueda. Teníamos una sala abajo donde hacíamos milongas, conciertos, etc. Toda la renovación del local la hicimos nosotros, la decoración… Pero ahora no nos dejan hacer las cosas a nuestra manera. Nos cortan las alas por todas partes. A pesar de todo, sobreviviremos, contra viento y marea…
 


LA EVOLUCIÓN
-¿Qué ha sido lo más interesante de toda esta aventura?
-La parte creativa de esta ecoemprendeduría ha sido genial. Ha sido un proceso muy bonito. Toda la parte administrativa, sin embargo, es para echarse a correr. La legislación estatal y la municipal no paran de poner pegas. Es un sinsentido. Y todo se ha agravado con el asunto de la Covid19. La Administración, en tiempo de vacas flacas, tiene un funcionamiento absurdo y nada flexible. Nunca el grueso de nuestra clientela ha estado formado por turistas, salvo excepciones. Pero parece que quieren ciudades de postales pero sin ayudar a la gente que está tirando para adelante.
 


-¿De qué otras formas apostáis por la sostenibilidad en el bar?
-Las cañitas son de papel, por ejemplo. En el “take away”(porque también expendemos comida para llevar) todo es de papel. También vendemos vinos a granel. La gente trae su botella. Y todo a precios de supermercado.

LA PANDEMIA
-¿De qué forma se vive la pandemia en un establecimiento en el centro de Barcelona?
-Aquí veo todo tipo de reacciones. Desde personas que viven con mucho miedo el contacto con los demás… a gente muy despreocupada en todo esto. Y, claro, personas que son prudentes pero que no son miedosas… Pero lo que veo es que el gobierno central, el autonómico, el municipal… han gestionado esta crisis de forma horrible. Veo enormes colas en los comedores sociales. Colas de gente completamente normal, a los que han arruinado. Nos dicen que van a ayudar a la gente humilde, pero yo no veo que esto sea así. Cada día, vienen de tres a cinco personas a traerme currículums.  Es un poco asfixiante. Nosotros también estamos sobreviviendo como podemos.

Pedro Burruezo
Publicado en El Ecomensajero Digital






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto