ESTRENOS/“OMO, A JOURNEY TO BUTOH” Horacio Ganem: “La película habla de volver al origen: es un grito, un despertar”

Miercoles 29 de Septiembre de 2021





La película “OMO, a journey to butoh” está siendo presentada actualmente a varios festivales y ha sido seleccionada en el Festival Cinemística de Granada que se celebra en noviembre. Se realizó un pre-estreno en los cinemas Girona de Barcelona el 17 de septiembre. El equipo artístico de “OMO” lo forman el actor y bailarín Horacio Ganem, el fotógrafo Dani Morán y los músicos Raúl Costafreda y Frank Seguí.

-¿Qué habéis querido explicar con la película?
-Horacio Ganem:OMO” habla de volver al origen: es un grito, un despertar. La realidad de muchos pueblos desplazados por la industrialización, en este caso las trIbus que rodean el rio Omo de Etiopía, ha servido de anclaje e inspiración para la construcción y fundamento del film, y como disparador para visibilizar y denunciar a través de un personaje, que encarna a un ser primitivo, la situación de comunidades y pueblos que también son desplazados a la fuerza, en distintas partes del planeta. “Omo” propone una mirada ecológica a la existencia. El film está narrado a través de un único personaje, OMO, que, mediante la vibración de la danza Butoh, visibiliza la existencia humana. OMO se encuentra con sus raíces y se funde con sus antepasados en un viaje iniciático. Invitamos al espectador a vivir ese viaje y a pisar firmemente la tierra desde un lenguaje cinematográfico de gran pureza.
 


LENGUAJES
-¿Qué tipo de diferentes lenguajes utiliza?

Horacio Ganem: En este film experimental y de vanguardia se funden lenguajes de distintas sensibilidades artísticas. La danza Butoh, que protagonizo, la música envolvente, a cargo de Raúl Costafreda y Frank Seguí, y la poética de las imágenes que con gran sensibilidad ha plasmado Dani Morán. Reconsideramos nuestra relación con el entorno natural, reflexionando sobre sus limitaciones, reafirmando sus potencialidades y así construir con la danza Butoh, la fotografía y la música… para decir sin palabras y hacer sentir emociones, experiencias, concepciones del mundo. El lenguaje de la danza Butoh ha sido el vehiculizador del desarrollo y composición del personaje, y ha impregnado y determinado la forma de rodar y plantear las escenas del film. Los paisajes que recorrimos para rodar OMO amplían o desplazan los límites del lenguaje audiovisual convencional y del cine narrativo, tradicionalmente estructurado alrededor de un relato argumental, donde utilizamos recursos naturales y expresivos. Los músicos han trabajado para OMO con instrumentos antiguos de diferentes culturas para dar mayor solidez y profundidad expresiva a todo el relato. Han utilizado instrumentos provenientes de la música pre-colombina, instrumentos de las músicas nativas norteamericanas y de las músicas aborígenes australianas, más algunos propios de la cultura europea combinados con pasajes cinemáticos más vanguardistas.
 


PELÍCULAS NECESARIAS
-¿Por qué creéis que son necesarias películas como esta en este momento que vive la Humanidad?
Raúl Costafreda: Vivimos tiempos convulsos en que la concienciación por un mejor trato a nuestro entorno es necesaria. Debatir sobre qué futuro queremos para nuestras sociedades y su utilización y dependencia de los recursos energéticos de los que disponemos es muy necesario. Llevamos mucho tiempo desconectados de nuestra relación primigenia con la naturaleza. La película es un canto a los orígenes. Los tiempos del cazador-recolector, que están tan de moda entre los antropólogos actualmente, como modo de vida no intrusiva y alteradora de nuestro entorno, son un punto de partida que debemos tener en cuenta. Películas como esta son necesarias como toque de atención social pero también espiritual. En nuestro pre-estreno del otro día en Barcelona, un comentario que se repitió entre el público fue lo tristemente lejano que a muchos les parecía el personaje protagonista y su aventura. Recalcaban la desconexión con el medio primigenio, lo natural, en la sociedad actual, en la urbe. Aun así, estoy seguro que el visionado de la película por pueblos indígenas que mantienen esa relación estrecha con el medio natural sacará unas conclusiones muy diferentes. La reflexión que suscita “OMO” sobre la desconexión nos sirve para denunciar el mal trato y traslado que están sufriendo muchos pueblos indígenas en el mundo por la industrialización desproporcionada de las sociedades supuestamente desarrolladas. Hacer conscientes a la gente sobre ello da sentido a nuestra película.
 


Pinchar en la imagen para ver el trailer de la película


-¿A qué tipo de público os dirigís?
Raúl Costafreda: El público al que va dirigida esta película no tiene franja de edad. El desnudo de nuestro personaje puede provocar que en algunos países se le ponga una categoría para adultos, pero para nosotros es totalmente absurdo. Es lo mismo que puede suceder en un documental sobre las tribus Zoé de la Amazonia. Lógicamente es una película artística con un relato que va hilando la música. No es un documental. Eso puede reducir las posibilidades de visionado, pero su valor ecológico y artístico puede ser de gran ayuda en las escuelas de educación secundaria y lógicamente en las clases de arte.

ESPACIO  SONORO
-¿En qué medida el espacio sonoro del filme es casi tan importante como las imágenes?
Raúl Costafreda: El espacio sonoro, tanto la banda sonora como el sonido ambiental, da sentido a las imágenes y potencia toda la creación artística. Se convierte en el narrador del viaje del personaje a través de la naturaleza y resalta el sentido profundo y místico que contiene. En este caso es muy importante y es por ello que no lo abandona en ningún momento. Algún silencio, para mí muy musical, también forma parte. La especial y expresiva interpretación de Horacio Ganem y la preciosa fotografía de Dani Morán crean la simbiosis perfecta con la música a mi modo de ver.
 


-¿Qué recorrido tiene o puede tener una película de estas características?
Raúl Costafreda: Siempre que haces una película esperas que la vea el máximo público posible. Pero sí que nos interesa que a nivel social y antropológico tenga cabida y sea bien considerada, a parte, claro está, del artístico. La película es el principio del proyecto “OMO” que contiene varias acciones escénicas posteriores que nos gustaría llevar a cabo en varios lugares, si el tiempo nos respeta y las colaboraciones que nos gustarían dan sus frutos. Nosotros le auguramos larga vida. Hay un compromiso que va más allá de lo artístico y nos apetece mucho compartirlo.

Pedro Burruezo
Publicado en El Ecomensajero Digital






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto