LA DIETA “BIO” Una herramienta contra la depresión

Martes 30 de Abril de 2019





Una dieta ecológica, de temporada, local, muy fresca, más vegetal que animal, artesana, etc., puede incidir positivamente en la prevención de enfermedades mentales como la depresión y/o aminorar sus síntomas.

Existe un vínculo entre alimentación y salud mental. Los investigadores independientes señalan, cada vez más, que la comida basura y los malos hábitos alimentarios tienen mucho que ver, por ejemplo, con la depresión. Un estudio realizado en 2005 y publicado en el “International Journal of Obesity encontró algunas relaciones entre la comida y la depresión. Otro estudio de 2011 concluyó que el riesgo de depresión y la falta de vitamina D están relacionados. Otros informes han incidido en la relación entre la depresión y el consumo de azúcar, la harina de trigo refinada y las carnes rojas. El Dr. Barry Sears, presidente de la Inflammation Research Foundation, asegura que “la fibromialgia, la fatiga crónica, el espectro autista, la ansiedad o la depresión tienen su origen en el intestino a raíz de una mala alimentación, ya que, cuando no comemos de forma equilibrada, se producen cambios en la microbiota intestinal que repercuten negativamente en el cerebro”. Este científico nos recuerda que, en general, los españoles ya no comemos como antes, de forma muy “mediterránea”. Ahora han cambiado mucho los hábitos, los productos, la forma de consumir los alimentos… Esto, según este especialista, repercute negativamente en el aumento de las tasas de depresión en nuestro país. Una dieta equilibrada, ecológica, local, de temporada, muy fresca, más vegetal que animal, artesana, consumida en buena compañía… es una muy buena forma de combatir la depresión según cada vez más expertos.

MEDICINA PREVENTIVA
Almudena Sánchez-Villegas, profesora titular de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y autora principal del estudio “Cuanta más comida rápida se consume, mayor es el riesgo de depresión”, lo tiene muy claro. Según los resultados de su investigación, “los consumidores de comida rápida son, en comparación con aquellos que comen poco o nada este tipo de alimentos, un 40% más propensos a desarrollar depresión. Dicho de otra manera… Seguir una dieta rica en grasas y azúcares industriales, mucha carne y pobre en vitaminas, minerales y antioxidantes nos ayudará a disminuir nuestro estado de ánimo y poder desarrollar una enfermedad como la depresión. En general, pensamos que nuestra dieta puede tener que ver con enfermedades físicas como el cáncer, el color irritable, las alergias, asmas, etc. Pero ya no le cabe ninguna duda a la clase científica más independiente de que la mala alimentación puede ser causa, también, de enfermedades mentales como la depresión. Recordemos que, como también se ha demostrado en multitud de estudios, los alimentos ecológicos están libres de elementos nocivos y contienen más vitaminas y antioxidantes, básicos en la lucha contra los procesos depresivos.

LOS ADITIVOS
Otros estudios vinculan la depresión a la ingesta de refrescos hiperazucarados o “light” y otros alimentos de dudosa calidad nutricional. En este sentido, una investigación realizada en la Escuela de Medicina de Harvard le dio seguimiento a más de 43.000 mujeres durante un periodo de 12 años. Al cabo de ese tiempo, según el estudio, ·los investigadores concluyeron que quienes mantenían una dieta rica en carne roja y alimentos confeccionados con granos refinados y otros productos industriales, como sodas y colas… tenían más probabilidades de ser diagnosticadas con una depresión mayor. De hecho, el riesgo podía aumentar hasta un 41% más. Señalemos, además, que comer ecológico es muy positivo para la depresión, entre otras cosas, porque los aditivos alimentarios, según han revelado otros informes, actúan sobre nuestro estado de ánimo y podrían contribuir a la aparición de problemas como la depresión. El aspartamo es un edulcorante no calórico que se usa en muchas bebidas, sobre todo en las versiones “light”. Y está en el punto de mira. Un estudio realizado recientemente en la Universidad de Dakota del Norte desveló que “el consumo de aspartamo puede generar síntomas neurobiológicos”. Estos investigadores hicieron que algunas personas mantuvieran durante 8 días una dieta rica en productos con aspartamo, mientras que otros consumieron alimentos similares pero sin este aditivo. Así pudieron apreciar que “quienes habían consumido aspartamo reportaron la aparición de síntomas depresivos y dolor de cabeza”.

P. B.
 


ALIMENTOS ANTIDEPRESIVOS
TODOS ESTOS ALIMENTOS… SI SON ECOLÓGICOS, MEJOR
§ Alimentos ricos en triptófano. El triptófano es un aminoácido que influye sobre el estado de ánimo ya que estimula la producción de serotonina, un neurotransmisor que genera una sensación placentera de tranquilidad, relajación y bienestar. Además, también disminuye la sensación de hambre, un aspecto muy importante, ya que las personas con tendencia a la depresión suelen experimentar una imperiosa necesidad de comer alimentos dulces. La leche, el queso y los huevos son algunos de los alimentos que contienen mayor cantidad de triptófano. Por otra parte, las frutas con más triptófano son: el plátano, la piña, el aguacate y la ciruela.
§ Alimentos ricos en ácido fólico. Numerosos estudios realizados desde la década de 1940, cuando se descubrió esta vitamina, indican una relación entre el ácido fólico y la depresión. De hecho, se ha apreciado que las personas deprimidas tienen una deficiencia de esta vitamina. Por eso, se recomienda incluir en la dieta alimentos como los cacahuetes, las verduras de hoja verde como las espinacas y la acelga y los cereales integrales.
§ Alimentos ricos en magnesio. La falta de magnesio provoca problemas de atención, dificultades de memoria y fatiga. De hecho, se trata de un mineral esencial para nuestro sistema nervioso y se ha demostrado que su deficiencia genera un estado de hipersensibilidad ante el estrés. Además, se conoce que en muchos casos los síntomas de la depresión pueden aliviarse con suplementos de magnesio. No obstante, también puedes encontrar este mineral en alimentos como el chocolate negro, los productos lácteos, los cereales integrales, las semillas de girasol, las almendras, la soja, el tofu, las bananas, la verdolaga y la acelga.
§ Alimentos ricos en omega-3. No es un ácido graso milagroso, pero se estima que los suplementos de omega-3 pueden reducir los síntomas de la depresión al menos en un 10%. También se conoce que este ácido graso es muy beneficioso para el cerebro y contribuye a aliviar los procesos inflamatorios. De hecho, no podemos olvidar que el cerebro es uno de los órganos que más lípidos contiene, y se estima que un tercio de los ácidos grasos que componen la materia gris pertenecen a la familia del omega-3. El pescado azul, la yema del huevo, las almendras, las nueces y el aceite de linaza son alimentos ricos en omega-3.






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto