OBITUARIO/ARCADI OLIVERES, IN MEMORIAM Una de sus últimas apariciones públicas fue en el Festival Diàlegs BCN, al alimón con Ángeles Parra

Miercoles 07 de Abril de 2021





La semana pasada nos dejó Arcadi Oliveres, al que podríamos definir, con certera precisión, como “un hombre bueno”. Trabajó con ahínco por la justicia, por la libertad, por la paz y por la soberanía de los pueblos y el reparto equitativo de la riqueza. En su visión, la ecología y el respeto por la Naturaleza tenían, también, una parte fundamental. Era visitante asiduo de BioCultura. Sus hijos señalan que les llevaba de pequeños.

Marcel Plana moderó, para el Festival Diàlegs BCN 2020, que se realizó íntegramente en versión online, debido a la pandemia, una conversación harto agradable e ilustradora del propio Arcadi Oliveres junto a Ángeles Parra, directora de BioCultura y presidenta de Vida Sana. Fue una de las últimas apariciones públicas del gran Arcadi, que, durante las últimas semanas de su vida, fue despidiéndose poco a poco de todos sus familiares, amigos y allegados. Se fue en paz. Muchas son las personas que le han dedicado elogios y panegíricos y otros/as muchos/as más le han dedicado sus oraciones.

 


Hace unos meses, Arcadi Oliveres compartió el espacio de "Diàlegs BCN" con
Ángeles Parra, Presidenta de la Asociación Vida Sana, para hablar del verdadero
significado de la Ecología y la Economía. Una charla sumamente interesante
que se puede seguir pinchando en el baner.

 

UN ADIÓS ANUNCIADO
Los medios habían avisado de que Arcadi se iba. Y lo hizo con su habitual elegancia y sus buenas maneras. A sus 75 años, este economista y profesor universitario, incansable activista y conferenciante, afrontó un pronóstico grave con una loable y serena predisposición. Sus hijos abrieron una web para que los que le apreciaban pudieran mandarle mensajes de afecto. Se recibieron más 5.000. Fue un adiós anunciado bello y hermoso. Afirmó a los medios que, después del diagnóstico, "la oscuridad más absoluta" dio paso a "la luz que nace cuando estás con amigos y familia". Ya en casa, rodeado de los suyos, siguió denunciando las grandes injusticias de la modernidad cuando alguien le preguntaba. “Es evidente que el sistema capitalista no se puede aguantar. Es un sistema criminal y asesino que tenemos que destruir y bastante", no se cansaba de repetir.

CONSTRUIR
“Creo que se trata más de construir que de deconstruir. El sistema que estamos criticando lo derribaremos el día que hayamos construido un edificio suficientemente sólido que lo haga caer. ¿Y hacia dónde debe ir este edificio? Hace muchos años que lo tengo claro. Tuve la oportunidad de visitar en Guipúzcoa una empresa cooperativa que se llama Mondragón. Y me pareció, con todas las fallas que tiene, que seguramente son muchas, que un sistema económico debe ir en esta dirección. Con el capitalismo lo que hemos tenido es un capital que manda; con el comunismo que existió durante años era un estado el que mandaba; y los que nunca han mandado son los trabajadores. Que son los que tienen derecho a administrar la riqueza, la producción y la distribución. Este sistema que no nos gusta lo tenemos que ir destruyendo a medida que crezca su alternativa. Estoy cada año muy contento cuando la última semana de octubre en el barrio de Sant Andreu [de Barcelona], en la Fabra i Coats, se celebra la Feria de Economía Social y Solidaria. Entiendo que esto es construir un nuevo sistema. El día que este sistema sea suficientemente grande iremos derribando el capitalismo. Esta es mi esperanza, aunque no lo veré por razones de edad”, decía hace poco en el diario “Público”.

UN HOMBRE BUENO
Ángeles Parra señala que, “cuando celebramos el diálogo, en diciembre de 2020, nunca hubiera dicho que le faltaba tan poco para su adiós. Le vi como siempre. Me sentía muy pequeña a su lado. Él era un hombre casi legendario, un gran erudito, un hombre de gran sabiduría, alguien que siempre suscitaba consensos en torno a su persona, algo extremadamente difícil en el mundo actual. Yo, a su lado, me sentía como un poco de nada, como dice la canción. Sin embargo, haciendo gala de una gran caballerosidad, me daba la palabra a cada momento. Y asentía en todo lo que decía. Que te dé la razón Arcadi Oliveres es como… No sé cómo explicarlo… Era lo más grande y, al mismo tiempo, lo más humilde. Arcadi era un hombre bueno, un buen hombre. Descanse en paz”

Pedro Burruezo
Publicado en El Ecomensajero Digital






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto