OPINIÓN/PEDRO BURRUEZO De la vanguardia de los 80 a la actual pandemia: nada es lo que parece

Martes 25 de Agosto de 2020





De izquierda a derecha, Juan Bufill, Pedro Burruezo, Mª José Peña y el gran Robert Wyatt…
(
Foto: Archivo Juan Bufill)

 

Pedro Burruezo, a partir de un artículo de Jordi Bianciotto para “El Periódico”, recuerda los 80 y de cómo ya, por aquel entonces, algunos intuyeron lo que se avecinaba: la complicidad absoluta de los medios de información de masas en la distopía actual…
 

El tiempo es el mejor autor; siempre encuentra un final perfecto
Charles Chaplin


Hace unos días, el bueno de Jordi Bianciotto (gran periodista musical) tuvo a bien recordar, para La Contra de “El Periódico”, las dos estancias que pasó en el cinturón rojo barcelonés el mítico Robert Wyatt, creador de Soft Machine y leyenda viva de las músicas de vanguardia británicas. Este reportero de la ecología profunda y actual trovador medievalista andalusí era, por aquel entonces, un rebelde músico apocalíptico “claustrofóbico”. Tuve la fortuna de poder grabar con Wyatt (gracias a la mediación del crítico Juan Bufill, entonces al frente de unos los mejores programas que TV3 haya tenido jamás –“Arsenal”–, que dirigía en su momento el gran Manuel Huerga), una de las piezas de nuestro disco “Repulsión”, por el que Rockdelux nos dio el Premio al Mejor Disco de 1987. La pieza que grabamos con Wyatt en los micros se tituló “Tu traición”. El documentado artículo de Bianciotto me ha hecho recordar aquellos momentos y la canción en cuestión.
¿Por qué les cuento todo esto en un semanal de carácter medioambiental? Pues la verdad es que está todo muy relacionado. En la citada pieza musical, compuesta por mí, acompañada por Claustrofobia y cantada con su inmejorable estilo por Robert Wyatt, se explicaba una historia de amor traicionado sin muchas ínfulas líricas. Pero Wyatt, que era y es de ideales socialistas, añadió el recitado de un poema de Nicolás Guillén muy combativo que le dio un giro inesperado a la melodía. Al final se me ocurrió, de forma totalmente improvisada, lanzar un alegato en contra del imperialismo informativo de los mass media. Siempre me pareció algo muy histriónico y fuera de lugar. Hasta hoy. Porque en la actualidad, más que nunca, se está viendo de qué forma los medios de comunicación están  no ya manipulando la opinión de la ciudadanía en todo lo que tiene que ver con la presunta actual pandemia y situación ambiental, sino por el trabajo que están realizando liderando esta nueva ingeniería social a la que estamos asistiendo boquiabiertos…
 


 

De alguna manera, Wyatt, un servidor y otras gentes creativas de los 80… intuíamos lo que se avecinaba. No todo eran fiestas, glamour, vino y rosas… Principalmente en BCN, una élite cultural, ni nacionalista ni antinacionalista, ni cantautoril ni politizada, ni de izquierdas ni de derechas, reflexionaba sobre los problemas que vendrían y que ahora campan a sus anchas entre nosotros. Al poco de todo aquello, me planteé empezar a informar de otras maneras.  Idea que, años más tarde, culminaría con la fundación de la versión para España y Latinoamérica de “The Ecologist” con Vida Sana (este año se cumplen 20 años de la primera edición). Había realidades que no aparecían en los medios de comunicación: los efectos de los pesticidas, los problemas ambientales creados por la industria nuclear, la problemática iatrogénica, la crisis climática (que entonces todavía negaban muchos), la esterilización de la especie humana, el ecofeminismo… Resumen: los medios, especialmente los medios de masas audiovisuales, son los principales cómplices de las élites de poder que gobiernan el mundo. No, no soy un conspiranoico: sólo soy un ciudadano bien informado. He vivido mil informaciones en primera persona durante todos estos años y he visto de qué manera los medios se oponían a informar sobre hechos verídicos, constatables, para defender oscuros intereses. Vivimos en un mundo donde nada es lo que parece. Para protegerse uno mismo y a tu familia, hoy lo mejor es estar informado por periodistas realmente independientes, tanto de los locos fanáticos de un lado como del otro. Lo que pasa hoy con la pandemia y las mentiras que los media cuecen a cascoporro me recuerda mucho a lo que ocurrió con los pesticidas durante años. Los que informábamos sobre sus efectos colaterales sufrimos todo tipo de calumnias en debates, mesas redondas, congresos... Hoy, afortunadamente, la verdad y la ciencia independiente han disipado tinieblas y productos como el Round-Up o el DDT están prohibidísimos en muchos países de todo el orbe. No te creas ni a unos ni a otros: infórmate, contrasta opiniones, reflexiona por ti mismo. Ya te digo: nada es lo que parece…

Pedro Burruezo
Publicado en El Ecomensajero Digital


MÁS INFO
TOMA NOTA
El artículo de Jordi Bianciotto
https://www.elperiodico.com/es/ocio-y-cultura/20200822/robert-wyatt-castelldefels-8084672

 



Aquí podéis escuchar la canción en youtube. “Tu tración”

 






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto