RACHEL CARSON/“LOS BOSQUES PERDIDOS” Entrevista a Salvador Cobo, editor

Miercoles 10 de Febrero de 2021





Salvador Cobo, al frente de Ed. El Salmón, ha llevado a cabo la edición de “Los bosques perdidos”​


En el momento de su muerte en 1964, Rachel Carson se había granjeado una fama internacional como bióloga y como defensora del medio ambiente con sus hermosos libros sobre el mar, así como con Primavera silenciosa”, obra pionera del ecologismo. El objetivo de Los bosques perdidos, recopilación de escritos inéditos y poco conocidos de Carson, es ofrecer al lector un sentido de su evolución como naturalista y como escritora, mostrándonos a una Rachel Carson totalmente nueva. Su calma aparente y su sosegada vida pública disimulaban la pasión que mostraba en privado, así como la complejidad de su amor y compromiso por el mundo natural. Este libro, que acaba de poner en circulación Ed. El Salmón, permite dar a Rachel Carson una voz nueva, más completa, en su defensa de la naturaleza. Entrevistamos a su editor, Salvador Cobo, editor de Ed. El Salmón.

-¿Qué os ha animado a lanzar esta obra?
-Nosotros conocíamos a Carson por su papel a la hora de conseguir la prohibición de varios pesticidas funestos como el DDT. Pero hace varios veranos conocimos más a fondo su obra. Fue en Hong Kong, encrucijada de una naturaleza abundante, indómita y tropical, y de uno de los capitalismos más salvajes que conoce el planeta, con el mayor puerto de mercancías del mundo, poblada de rascacielos, presa de un consumismo voraz. En su costa se encuentra el estuario del río más contaminado de China, a cuya orilla viví yo un tiempo, entre triste y estupefacto en la contemplación cotidiana del cruce de dos rostros tan antagónicos de nuestro mundo moderno: la fuerza exuberante de la naturaleza y la podredumbre estética y moral de la sociedad industrial. Fue allí donde me topé con las palabras de Carson. Y con ese mar arrasado por la contaminación como testigo… tomó en mí forma la determinación de compartir con más personas las enseñanzas de Rachel Carson a través de “Los bosques perdidos”, antología de artículos, escritos, cartas y conferencias; estaba convencido de que su publicación en castellano podía ayudar a que se comprendiera mejor su formación ecologista, política y sentimental.
 


LOS PESTICIDAS
-¿Los textos que habéis publicando ahondan en los textos que ya conocemos de la bióloga?
-Carson publicó cuatro libros: su trilogía sobre el mar, y “Primavera silenciosa”, su denuncia del impacto de los pesticidas. No tuvo una vida fácil, y el cáncer que acabó con ella frustró los proyectos que tenía en marcha. Cuando, en los años 90, Linda Lear escribió la biografía de Carson, vio que había muchísimo material de interés para ahondar en su figura: artículos de revista, conferencias, cartas, anotaciones de campo. Así nació esta compilación de “Los bosques perdidos”. Dividida en cuatro partes, esta obra nos permite acompañar a Carson en su evolución como naturalista, bióloga y ecologista: desde sus primeros artículos y reflexiones sobre la necesidad de proteger la vida salvaje, sus primeros relatos sobre el mar, llenos de lirismo y agudeza, hasta llegar a las conferencias y artículos una vez alcanzada una fama extraordinaria y donde se define, por vez primera, como ecologista, a principios de los años 60.
 


La portada del libro

 

VISIONARIA
-¿Todo lo que Rachel Carson preconizó, desgraciadamente, se está cumpliendo?
-Carson consideraba que la Humanidad había llevado demasiado lejos el mundo artificial creado por la sociedad industrial; una vida mecanizada, basada en el consumo de mercancías, alejada de las realidades vivas y sensibles de la naturaleza; y todo ello poniendo además en peligro nuestra propia existencia, amenazada por toda suerte de nocividades y destrucciones, desde la polución cotidiana a la guadaña nuclear. Su elogio de una vida sencilla y natural, así como su denuncia de la artificialización de nuestro mundo, fue el leitmotiv de su vida y su obra desde los años treinta hasta su muerte en 1963. Desde entonces han pasado casi sesenta años, y en ese tiempo las cosas se han agravado muchísimo. Su diagnóstico acerca de los males de nuestra civilización es, por desgracia, absoluta y trágicamente válido para el tiempo presente.
 


“Todo ecologista, todo aquel que ame la vida natural, debe leer a Carson no tanto —o no sólo— por su afán a la hora de demostrar los peligros del impacto de la actividad humana sobre nuestro medio, sino también, y ante todo, por su afán por desentrañar las bellezas y los misterios del mundo marino y natural para el público general, estimulando nuestro sentido del asombro y nuestro apego por las realidades sensibles”



-¿Los trabajos de Rachel Carson deberían ser estudiados por todo ecologista que se precie de serlo, especialmente por su carácter pionero?
-Carson ponía en gran valor el estudio de la naturaleza, tanto en un trabajo de campo directo, como a través de la investigación científica. Con todo, para ella lo primero y lo fundamental era empaparse del mar, de la tierra y de los bosques a través de los sentidos y de las emociones. Por tanto, todo ecologista, todo aquel que ame la vida natural, debe leer a Carson no tanto —o no sólo— por su afán a la hora de demostrar los peligros del impacto de la actividad humana sobre nuestro medio, sino también, y ante todo, por su afán por desentrañar las bellezas y los misterios del mundo marino y natural para el público general, estimulando nuestro sentido del asombro y nuestro apego por las realidades sensibles.
 


UNA LABOR MUY ESTIMULANTE
-¿Crees que su obra ha estimulado a muchos científicos a estudiar qué repercusiones tienen realmente la utilización de productos químicos en la agricultura, por ejemplo?
-No cabe duda de que fue una gran pionera en ese campo. Su labor fue continuada por muchos más investigadores y activistas; a mediados de los 90, por ejemplo, tuvo una gran repercusión “Nuestro futuro robado”, libro que aportaba más pruebas acerca de las terribles consecuencias que tenían los químicos sintéticos sobre el medio ambiente y sobre nuestra salud. Y el año pasado se publicó en castellano otro importante estudio que proporciona aún más evidencias (“Enfermos, gordos y pobres. Cómo combatir los contaminantes químicos que amenazan nuestra salud”). A estas alturas es evidente que el hecho de que nuestro mundo artificial está poblado de múltiples sustancias tóxicas que nos envenenan continuamente… no es ningún secreto. Cuando, en 1962, aparece “Primavera silenciosa”, causa un impacto extraordinario en las conciencias, es un escándalo, la gente se hace preguntas, pide explicaciones a la industria y respuestas a las autoridades. Hoy en día, estas revelaciones parecen no provocar apenas reacciones airadas. Es una noticia más del telediario.

-¿Qué es lo que más te atrae de la personalidad y del trabajo de esta autora?
-Carson combinó cuatro rasgos únicos: una extraordinaria sensibilidad para con el mundo natural y sus maravillas; una prosa llena de lirismo y belleza, sencilla; un fabuloso talento como investigadora; y un coraje intelectual muy poco común, que la llevó a no vacilar un instante en su decisión de ir literalmente a la contra del credo progresista según el cual todo avance tecnológico e industrial (como los pesticidas) es bueno en sí mismo, un coraje que le valió infinidad de ataques y calumnias. La mezcla de estos cuatro atributos la convierten en una figura única.

Pedro Burruezo
Publicado en El Ecomensajero Digital

 

MÁS INFO
Ed. El Salmón
www.edicioneselsalmon.com

Para adquirir ellibro
https://www.edicioneselsalmon.com/2020/12/10/los-bosques-perdidos/

19,90€
311 páginas
14×20 cm
ISBN: 978-84-121887-1-4

Descárgate unas páginas

Precio web: 18,90€






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto