REGATA PUIG VELA CLÀSSICA/Carlos del Hoyo “Los regatistas son los más conscientes de que el mar está cada día más contaminado”

Jueves 15 de Julio de 2021





Foto: Nico Martínez
 
 

La XIV edición se ha celebrado del 14 al 17 de julio. Ha sido todo un “museo flotante” y sostenible con los veleros clásicos de leyenda para disfrute de los ciudadanos. La vela es un deporte sostenible y de mínimo impacto.

La regata Puig Vela Clàssica ha vuelto a surcar las aguas de Barcelona del 14 al 17 de julio de este año, tras la cancelación de la edición de 2020 debida a las restricciones derivadas de la pandemia. Siguiendo la tradición que se inició en 2008, la élite de la vela clásica ha vuelto a reunirse en Barcelona para mostrar la belleza y elegancia de estas embarcaciones, siendo la Ciudad Condal la única capital internacional que acoge un evento de estas características tan especiales.
Este verdadero “museo flotante en competición”, la regata de clásicos más relevante del panorama náutico español, es un evento deportivo que, además de su honda raigambre marinera, impulsa un mensaje de respeto medioambiental y sostenibilidad único. Solo una regata de veleros clásicos, embarcaciones ajustadas a una estricta normativa de materiales de construcción tradicionales (maderas, bronces, algodón, cáñamo...) y gobernada por el viento, el sol y el mar, puede presumir de un impacto ambiental tan leve. De este modo, la organización mantiene su compromiso iniciado hace más de 14 años con el medio ambiente barcelonés como ejemplo de cara a los eventos náuticos en el Mediterráneo, “un mar muy castigado por la acción del hombre”, en palabras de los organizadores.
La regata Puig Vela Clàssica muestra de este modo su apoyo a Barcelona con la voluntad de seguir formando parte del calendario anual de eventos medioambientalmente respetuosos de la capital. Así, el pasado jueves 15 de julio, en el Real Club Náutico de Barcelona, volvieron a soltar amarras un grupo selecto de más de 25 grandes joyas de la historia naval que, con sus velas desplegadas a los vientos costeros, animaron la escena barcelonesa, sus puertos y playas hasta el sábado. Carlos del Hoyo es el director de Comunicación de este evento deportivo.



DEPORTES Y DEPORTES
-Hay deportes y deportes… Algunos no son sostenibles. ¿La gente entiende que la vela sí es un deporte sostenible y limpio?

-Efectivamente, así lo entienden los primeros los aficionados a la vela: ellos son los más conscientes de que el mar está cada día más contaminado en todo el mundo y muy en particular en el Mediterráneo. Por tanto, necesitan un espacio sano y saludable que solo con el cuidado de todos puede existir. Por eso los aficionados a la vela están orgullosos de que su deporte no contamine y se rija por elementos sostenibles como son la fuerza del viento, el calor del Sol que generan los vientos y el propio mar, sin necesidad de ningún elemento que contamine.

MUSEO FLOTANTE
-¿Por qué habláis de “museo flotante”?

-Porque estos veleros algunos con más de 100 años de existencia son verdaderas joyas que han sido cuidadas o restauradas para mantenerlas en estas excelentes condiciones con el paso del tiempo. Muchos de ellos además son ejemplares únicos de distintos arquitectos navales que entre el siglo XIX y los primeros años del siglo XX crearon una escuela sobre la que después se ha desarrollado la náutica internacional. Por último, muchos de ellos atesoran experiencias y vivencias de personajes de nuestra historia tan conocidos como han podido ser el presidente Kennedy, la dinastía Gucci, el príncipe Rainiero, Grace Kelly, la familia real británica u otros…
 


La vela clásica es un deporte muy sostenible y contemplativo


BARCELONA
-¿La ciudadanía barcelonesa entiende el mensaje ambiental que hay detrás de la regata?

-Sin duda. Cuando Puig decide mantener su asociación con el mundo de la vela, que ya venía de largo en la compañía a través del patrocinio de la Copa del Rey Agua Brava, lo hace consciente de que este entorno de los veleros clásicos hace llegar un mensaje de cuidado medioambiental y de atención a Barcelona, una gran capital que vela por el mantenimiento de una costa impecable para la celebración de eventos tan importantes como este y que transmiten al ciudadano una atención por sus aguas y sus costas sin las que sería imposible organizar un acontecimiento como este.


“Desde hace 14 ediciones la Puig Vela Clàssica se vuelca en compartir con los miles de navegantes que han pasado por nuestras aguas participando en la regata un mensaje de atención al medio marino imprescindible para el desarrollo de futuras generaciones. En este sentido los barcos clásicos transmiten de manera inmejorable un mensaje de continuidad en la conservación de los veleros y las aguas en las que se puede celebrar una regata de este tipo”



ECOSISTEMAS MARINOS
-¿La vela puede ayudar a concienciar a la ciudadanía de la importancia de conservar los ecosistemas marinos y no convertirlos en vertederos de residuos, especialmente de plásticos de un solo uso?

-Sin duda. Y desde hace 14 ediciones la Puig Vela Clàssica se vuelca en compartir con los miles de navegantes que han pasado por nuestras aguas participando en la regata un mensaje de atención al medio marino imprescindible para el desarrollo de futuras generaciones. En este sentido los barcos clásicos transmiten de manera inmejorable un mensaje de continuidad en la conservación de los veleros y las aguas en las que se puede celebrar una regata de este tipo.
 



DEPORTE CONTEMPLATIVO
-¿La vela es, o puede serlo, también, digámoslo así, un “deporte contemplativo”?

-La vela y en particular los barcos clásicos integran las dos posibilidades del deporte de una manera excepcional. Sin duda también la contemplativa, pues desde cualquier punto de la costa de Barcelona en estos días es posible disfrutar de una estampa única de barcos históricos que con sus velas desplegadas y su navegar pausado son un espectáculo en sí mismo. Por otra parte, cada año son entre 200 y 600 los regatistas que deben realizar un ejercicio verdaderamente duro y exigente dado que las condiciones de navegación de este tipo de barcos, en los que las ayudas tecnológicas no existen, son de lo más riguroso y demandan unas condiciones físicas de primera categoría.

P. B.
Publicado en El Ecomensajero Digital






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto