THE GARDEN OF PEACE/Francesco Serafini: “El olivo es símbolo de paz y tolerancia y estímulo para el conocimiento y el intercambio”

Martes 03 de Mayo de 2022





Inauguración del primer jardín de olivos en España
 


Francesco Serafibi está al frente de The Garden of Peace, una asociación que está plantando jardines de olivos por la paz, la tolerancia y el respeto entre culturas distintas. La próxima actividad de la asociación tendrá lugar el próximo 10 de mayo y consistirá en un seminario titulado "Olivar y CO2, el olivo como parte de la solución al cambio climático". En este evento, resultado de la colaboración con el Ayuntamiento de Cogollos de la Vega y el Instituto Emilio Muñoz, distintos expertos invitados explicarán a los estudiantes el papel de sumidero de carbono del olivo.
 
-¿Qué es The Garden of Peace?

-The Garden of Peace (www.thegardenofpeace.org) es una asociación sin ánimo de lucro, fundada en Madrid en 2021, que pretende crear iniciativas de solidaridad social, promoviendo una relación estrecha e interdependiente entre la naturaleza, la paz y el desarrollo en todos sus ámbitos: medio ambiente, trabajo, historia, memoria de las civilizaciones mediterráneas y nuevas relaciones multiculturales y multirraciales entre los pueblos como testimonio de paz y tolerancia entre ellos.
En un momento de gran incertidumbre, este símbolo universal de paz, sabiduría y armonía, expresión de una civilización milenaria enraizada en el Mediterráneo, representa nuestra sólida identidad. Un producto extraordinario y un territorio único se promueven al unísono en torno al olivo y a través del conjunto de conocimientos y oficios asociados a él. El olivo y sus productos son, por tanto, un elemento de identidad que hay que proteger, salvaguardar y difundir porque nos recuerdan quiénes somos. No hay que olvidar que el olivo ha sido tan importante para la evolución y desarrollo de las diferentes culturas de la cuenca del Mediterráneo, que las tres religiones monoteístas, judía, cristiana y musulmana, lo mencionan en los tres libros sagrados, el Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento y el Corán, identificándolo como una planta de paz y para la paz. Sin embargo, si tuviéramos que definir la asociación en tres conceptos, serían estos:
The Garden of Peace como “embajador”, porque el olivo es sinónimo de paz y fraternidad entre los hombres. Un hilo de oro que "habla" de tolerancia, generosidad, caridad y altruismo. Un embajador que puede unir a nuestros países hablando de cooperación y colaboración. The Garden of Peace como “oportunidades”, porque el olivo simboliza la conciliación; una maravillosa reconciliación entre las personas para conocerse y apreciarse, crear actividades multilaterales en cooperación con todos los países que se han unido al proyecto, oportunidades para crecer juntos. The Garden of Peace como “desarrollo”, porque la asociación pretende llevar a cabo desde pequeños y medianos proyectos de desarrollo local, hasta encuentros y seminarios sobre temas prioritarios para la zona. El desarrollo del territorio en términos de medio ambiente, paisaje turismo, y, por qué no, comercio.
 


Jardín de olivos en Cogollos de la Vega, Granada

 
LA IDEA
-¿Cómo surgió esta idea?

-Yo vengo de un pequeño pueblo italiano que se llama Paciano. La etimología del nombre Paciano viene de “paz de Jano”. Jano Bifronte era un antiquísimo dios romano que podía ver el pasado y el futuro. Paciano por lo tanto es pueblo de paz. A esto se añade el hecho que yo he trabajado 23 años en Madrid en el Consejo Oleícola Internacional - COI (https://www.internationaloliveoil.org) siendo jefe del Departamento de investigación desarrollo y medio ambiente. El COI es un organismo intergubernamental que, bajo los auspicios de Naciones Unidas, administra el Convenio internacional sobre el aceite de oliva y las aceitunas de mesa. Por tanto, unir un pueblo que habla de paz con el árbol de la paz nos pareció algo único, y así empezó todo, en un paseo en el pueblo de la paz. Luego, el interés mostrado por parte de otros países y de organizaciones internacionales ha hecho que, de un jardín nacido por puro romanticismo, se creara una asociación que lleve este mensaje de paz a todos los países que quieran unirse.
 


-¿Y qué es Jardines por la Paz?  ¿Cómo son los olivos que vais a plantar?
-El objetivo principal de este proyecto es crear unos Jardines de la Paz con olivos de variedades representativas de la cuenca mediterránea, pensando en el olivo como catalizador de las culturas mediterráneas, símbolo de paz y tolerancia, estímulo para el intercambio cultural a través del cual podemos conocernos y reconocernos, sobre todo en este momento en el que la intolerancia y la violencia están tomando el relevo de la ética y la paz entre los hombres. Son 21 variedades de olivo autóctonas originarias de 21 países de la cuenca del Mediterráneo y no solo. Estas variedades, presentes en el Banco Mundial de Germoplasma del Olivo de la Universidad de Córdoba, han sido multiplicadas por personal competente y puestas en un invernadero especial para que crezcan y puedan ser posteriormente enviadas a los países que se adhieren al proyecto, acompañadas naturalmente de un certificado fitosanitario que documenta el estado sanitario del material vegetal enviado. Los distintos lugares interesados pueden albergar estas colecciones y ser así los protagonistas de una historia antigua y mística que habla de paz. El "nacimiento" del Jardín de la Paz es una oportunidad para construir un clima social de solidaridad y unidad y para oponerse a todo tipo de intolerancia y violencia. Como en un abrazo imaginario alrededor del olivo, podemos reunirnos y alimentar un renovado espíritu de cooperación. Las perspectivas operativas y de desarrollo son múltiples y pueden incluir oportunidades de formación y sensibilización en el medio ambiente, la cultura, el turismo y otros muchos ámbitos, creando verdaderos "puentes" entre diferentes naciones y pueblos.
 
LA EVOLUCIÓN DEL PROYECTO
-¿Esos jardines de olivos son ecológicos?

-Estos jardines no son plantaciones destinadas a la producción de aceite o de aceitunas de mesa para fines comerciales. De hecho, los ayuntamientos, las municipalidades, los organismos nacionales o internacionales que se adhieren al proyecto… firman un acuerdo con la Asociación donde se comprometen a no utilizar estas variedades con fines comerciales o políticos, sino con fines didácticos o turísticos. Son parcelas relativamente pequeñas, cuidadas normalmente por estudiantes o por personal cualificado. Se utilizan menos o incluso ningún recurso artificial, como pesticidas o abonos químicos, se controla el uso de agua de riego y todo eso, para que el jardín sea lo menos posible dañoso para el medio ambiente.
 


-¿Qué jardines hay construido ya y cómo está evolucionando el proyecto?
-Dos Jardines de la Paz ya han sido plantados: uno en Italia, en Paciano, pequeño pueblo de Umbría, y otro en España, en Cogollos de la Vega, pueblo que domina el valle de Granada. Los alcaldes de estos dos municipios se reunieron en abril en Paciano, para reflexionar sobre ideas de cooperación y posibles actividades que en el futuro podrían unirlos en sinergias útiles para el desarrollo de ambos territorios y sentar las primeras bases de un futuro hermanamiento. Grecia es el tercer país que se ha unido y forma parte ahora de este hilo dorado que la asociación está tejiendo en la cuenca mediterránea para unir los países en favor de la paz, de la tolerancia y de la cooperación. En abril, el comité directivo de la Asociación viajó a Grecia donde firmó dos acuerdos para la instalación del tercer Jardín nacional de la Paz en Trifylía (Peloponeso), y del primer Jardín internacional de la Paz en Creta, en el Instituto Agronómico Mediterráneo de Chania CIHEAM-IAMC (https://www.ciheam.org).  Otros países ya han expresado su interés en adherirse a esta iniciativa y la asociación está trabajando con varios interlocutores en Francia, Marruecos, Argelia y Túnez entre otros. El comité directivo de la Asociación viajará próximamente a Jordania,  para presentar la iniciativa en el marco de un seminario internacional organizado el 9 de junio por el Consejo Oleícola Internacional. La próxima actividad de la asociación The Garden of Peace tendrá lugar el próximo 10 de mayo y consistirá en un seminario titulado "Olivar y CO2, el olivo como parte de la solución al cambio climático". En este evento, resultado de la colaboración con el Ayuntamiento de Cogollos de la Vega y el Instituto Emilio Muñoz, distintos expertos invitados explicarán a los estudiantes el papel de sumidero de carbono del olivo.

P. Burruezo
Publicado en El Ecomensajero Digital






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto