UNIÓN EUROPEA/POLONIA Crece el consumo interno de alimentos “bio” en Polonia

Miercoles 24 de Noviembre de 2021





El consumo de productos ecológicos en países como Polonia sigue creciendo. Pero la diferencia con su vecino alemán es todavía significativa. En algunas ciudades ya empiezan a verse supermercados ecológicos con una cierta normalidad, pero la producción interna todavía es escasa. Pablo Bolaño estuvo en Polonia y nos lo cuenta.
 
Un documento del ICEX (España, Exportación e Inversiones) lo deja claro: “El mercado de los productos ecológicos en Polonia se encuentra en pleno crecimiento. Las ventas para el año 2018 fueron estimadas en unos 250 millones de euros, cifra cinco veces superior a la obtenida diez años atrás, y se espera que siga aumentando rápidamente. Polonia es el quinto mercado más grande de la Unión Europea, con una población que supera los 38 millones de habitantes. El país ha ido mejorando su situación macroeconómica desde su adhesión a la Unión Europea en 2004, con el consecuente aumento en la renta disponible de sus habitantes, dispuestos a gastar más en alimentación saludable. Este factor, unido a ser Polonia uno de los mayores receptores de fondos comunitarios en el marco del Programa de Desarrollo Rural, hace que el sector ecológico tenga unas expectativas muy positivas”. En algunas ciudades grandes (Varsovia, Cracovia, Breslavia…) ya se empiezan a ver supermercados ecológicos con una cierta asiduidad, pero el consumo interno está lejos de ser tan elevado como en países cercanos (Alemania, Austria, Suiza, Italia). Por ello, quizás, las perspectivas de crecimiento son altas para los dos próximos lustros.
 

 
POCA PRODUCCIÓN
Según el citado documento, “el país ha registrado en los últimos años un descenso en el número de productores y áreas destinadas al cultivo ecológico. El caso es similar con las granjas ecológicas y las plantas de procesamiento que, aunque la cifra de éstas esté creciendo, son en número muy inferiores a la media europea. La producción nacional solo consigue abastecer el consumo doméstico de algunos productos ecológicos como los tomates, las manzanas y los huevos. Todos los demás suelen ser importados de otros países europeos donde el sector de los alimentos ecológicos está más desarrollado”. Esto puede ser una buena oportunidad para productores españoles que quieran crear nuevas vías para dar salida a sus producciones. Una buena cantidad de la ciudadanía polaca aprecia notoriamente los productos gastronómicos procedentes de España. Y cada vez más personas quieren optar por una dieta mediterránea y saludable, con cada vez menos productos de origen animal.
 
PÚBLICO CON DUDAS
El mentado informe del ICEX señala: “Los consumidores polacos asocian los productos ecológicos con la comida saludable, sin aditivos y sin modificaciones genéticas. Aún existe cierto desconocimiento acerca de los certificados ecológicos y algunos compradores afirman no creer realmente que estos productos sean ecológicos. Entre los motivos que invitan a los polacos a consumir estos alimentos se encuentran los de salud, valor nutricional y el sabor. El factor más disuasorio de la compra es el precio, especialmente en los consumidores más jóvenes. Los precios de los productos orgánicos son notablemente más caros que los de la agricultura convencional. En el caso de los alimentos envasados, la diferencia oscila entre el 20-30%. En productos como el aceite de oliva virgen extra, los supermercados ofrecen precios competitivos, resultando a veces más barato comprar un aceite ecológico de marca blanca que uno no ecológico de una marca conocida”. Hablando con algunas personas te das cuenta de que el sector ecológico todavía no está tan normalizado como sí lo está ya en España. Está todo por hacer. Los que ahora den esos primeros pasos… tienen muchos visos de futuro.
 

 
ESTABLECIMIENTOS MINORISTAS
La mayoría de los alimentos ecológicos se adquieren en pequeñas tiendas especializadas. Pero los supermercados ecológicos ya han empezado a tener presencia en algunas ciudades. Igualmente, en las grandes superficies la presencia de alimentos “bio” es cada ve zmayor, aunque todavía no es tan generalizada como en España y otros países europeos. “Aproximadamente el 95% de los productos ecológicos se comercializan en establecimientos minoristas. Las tiendas especializadas son las que mayor cuota de mercado acaparan, más de un 44%, y la cadena más relevante en el país es Organic Farma Zdrowia. El resto de la cuota de mercado se la reparten mayoritariamente los supermercados e hipermercados mientras las tiendas de conveniencia y las de descuento quedan en un segundo plano en este sector. En cuanto al 5% restante de la cuota de mercado, ésta va destinada al comercio online, cada vez más relevante en la distribución de todo tipo de productos”, dicen desde el ICEX.
 
PRODUCTOS ESPAÑOLES
Desde el ICEX, se hace hincapié en que: “El producto español, en general, goza de una imagen positiva asociada a la calidad y la frescura, pero no es frecuente encontrar marcas conocidas en el mercado ecológico polaco, tan solo en productos como el vino. La presencia española se encuentra en su mayoría en alimentos a granel o bajo marcas locales que han envasado y distribuido el producto. Dada la pertenencia de Polonia a la UE desde 2004, no existen barreras de acceso al mercado. El menguante espacio de cultivo destinado a la agricultura ecológica, el escaso número de plantas de procesado y las condiciones climatológicas que afectan a la producción local pueden hacer que Polonia tenga que acudir con más frecuencia a los mercados extranjeros para abastecer su demanda, constituyéndose así una oportunidad muy interesante para los exportadores españoles de productos ecológicos”. No nos fue fácil poder tomar café descafeinado (convencional) en cafeterías y restaurantes. Pasa lo mismo todavía con los productos ecológicos. Pero, hablando con un lugareño, éste me señaló: “Están cambiando mucho las cosas aquí. Como en todo el planeta. Los cambios se dan aceleradamente. Los productos ecológicos estarán pronto en todas partes. La influencia alemana es muy cercana. Ahora, el polaco medio empieza a preocuparse por temas de salud y ambientales. Ya no es como antes. La pandemia nos ha cambiado a todos”.

Pablo Bolaño
Publicado en El Ecomensajero Digital

 






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto