VÍAS PECUARIAS/HILARIO VILLALVILLA/ECOLOGISTAS EN ACCIÓN “Por desgracia en todas las CCAA’s que tienen vías pecuarias… las tienen en un estado lamentable”

Lunes 09 de Noviembre de 2020





Hilario Villalvilla, un defensor infatigable de las vías pecuarias del estado español

 
Hilario Villalvilla Asenjo es licenciado en Geografía e Historia por la UCM, especialidad en Geografía Física. También tiene estudios de Jardinería. Es consultor nacional e internacional (América Latina), durante 26 años. Actualmente es asesor de venta de productos de jardinería, especialidad en plantas y fitosanitarios. Junto con Luis de Andrés del Pozo, ambos militantes de Ecologistas en Acción, representa a las ONG cuyo objeto es la defensa del medio natural en la Sección de Vías Pecuarias del Consejo del Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid.

La Confederación de Ecologistas en Acción está creando un Área de Trabajo sobre vías pecuarias, caminos públicos y servidumbres públicas que coordine el trabajo de todas las federaciones autonómicas. En Madrid existe un grupo ya conformado de personas de distintos grupos locales de distintos municipios madrileños de Ecologistas en Acción que trata este tema de la forma lo más coordinada posible. En Andalucía también se da el mismo modelo con una coordinación más intensa si cabe.
 


-Definamos, antes que nada, lo que es una vía pecuaria…
-Son los caminos por los que tradicionalmente transita el ganado trashumante, poseyendo una estructura de anchos mínimos muy bien organizada: cañadas (75 m), cordeles (37 m), veredas (20,89), coladas (anchos varios), descansaderos (con anchos muy dispares), majadas (lugares donde el ganado forrajea) y abrevaderos (lugares donde el ganado se surte de agua). Esta estructura corresponde a los antiguos reinos de Castilla y León, concretándose en el resto de los reinos hispánicos con otros anchos y denominaciones. Así, en Aragón se denominan cabañeras o lligallos. En Catalunya, en su parte NE, carredades o camins ramaders. Al sur, en Tarragona, lligals. Siempre adaptadas a las características históricas, culturales y climáticas propias de cada territorio. Considerando que las vías pecuarias eran el soporte físico donde se desarrollaba la actividad económica que resultó más importante durante largos periodos  de nuestra historia, esto es el movimiento de ganados, especialmente vinculados a la producción y comercio de la lana de las ovejas merinas, la adaptación de esa actividad a las condiciones geoclimáticas es la razón de la existencia de la densa retícula que compone la red de las vías pecuarias. Estas vías son capaces de favorecer desde los desplazamientos de larga distancia, que llamamos trashumancia, hasta los de carácter local, pasando por los de media distancia, entre municipios o comarcas próximas, que se denominan trasterminancia.
 

 

EN LA ACTUALIDAD
-¿En qué punto se encuentran las vías pecuarias en nuestro país? ¿Cuántos kilómetros tenemos?
-Hay vías pecuarias en tan sólo en 12 de las 17 CC.AA del Estado español. Son 40 provincias (el 85% del territorio del Estado español), por donde discurre la red de vías pecuarias. No poseen vías pecuarias formalmente constituidas: Galicia, Asturias, Illes Balears, Canarias, provincias de Guizpuzkoa y Bizkaia (Araba y Nafarroa sí tienen). En algún momento de la historia llegamos a tener 125.000 km de vías pecuarias en el conjunto del territorio del Estado español, que sumaban una superficie de 450.000 has, el 1% del territorio del Estado. Pero las cifras han ido reduciéndose con el tiempo. Según la Fundación para la Ecología y Protección del Medio Ambiente (Martín, Casas, Julio. 2002), de los 125.000 km de vías pecuarias con los que contábamos tan sólo nos quedan 85.000 km, habiéndose perdido ya 40.000 km (32%).
 


-¿Por qué esas pérdidas?
-Las pérdidas varían en función de la CC.AA. En la de Madrid, y con datos del que fue consejero de Economía y Empleo del PP, D. Luis Blázquez (las vías pecuarias en ese momento eran competencia de la citada Consejería), aportados al diario “El País” el 4 de junio de 1998, éste afirmó que de los 4.200 km de vías pecuarias que se pensaba existían en ese momento, 1.600 km (38%), “se encuentran ya invadidos”, imposible de ser recuperados. Por último, no podemos olvidar que el gobierno de la Comunidad madrileña, del PP, tiene la deshonra de haber sido la única CC.AA del Estado en desafectar 14,5 km de una vía pecuaria que forma parte de la Red Nacional de Vías Pecuarias: Cañada Real Galiana (Ley 2/2011, de 14 de marzo). Sobre ese terreno se va a consolidar uno de los mayores guetos de población, sobre todo inmigrante, de Europa. Seres humanos necesitados de vivienda, trabajo, educación, sanidad e integración con el resto de la población, y no segregación y alejamiento del centro de la metrópoli, como así lo quiere el PP. En Andalucía, en la presentación del programa de inversiones en vías pecuarias para el periodo 2001-2021 (27/03/2001), programa incumplido por el gobierno autónomo, se reconoció que de los 33.000 km de vías pecuarias que debieron existir en Andalucía, en esa fecha (2001) tan sólo eran recuperables 24.987 km, ya que el resto están ocupados por cascos urbanos (1.113 km), o carreteras y embalses (1.325 km), etc. Es decir, en Andalucía en 2001 se había perdido ya el 24,28% del sistema de caminos pastoriles. Aquí no acaba la cosa, ya que el propio gobierno andaluz reconocía que del sistema de vías pecuarias que quedaba el 76% se encontraba con diverso grado de ocupación (ductos, tendidos telefónicos y eléctricos, intrusiones laterales, etc.).
 


LAS IRREGULARIDADES
-¿Quién comete más irregularidades con ellas, las CC.AA, los Ayuntamientos, el propio Estado, los propietarios colindantes y/o la gente? Comentadnos alguna posible irregularidad… ¿La apropiación de terreno?

-Todos los agentes institucionales y sociales a medias son los responsables del desastroso estado en que se encuentra el sistema de vías pecuarias. Los privados, sobre todo los agricultores, recuden el ancho de las vías pecuarias y hacen avanzar la frontera agrícola en ellas, tras haber destruido los pastos y la vegetación arbustiva y arbórea que formaba para de la vía pecuaria (Cañada Real Galiana entre Pinto –Madrid- y Yeles –Toledo-); cierran las vías pecuarias con vallas metálicas impidiendo el paso y roturan las vías pecuarias (Cordel de Santorcar, en los Santos de la Humosa, Madrid); cierran vías pecuarias y luego solicitan modificación de trazado de las misma (Finca la Pellejera, Madrid); etc. Los privados también utilizan las vías pecuarias para verter escombros, enseres domésticos, etc. Y los ayuntamientos construyen parques y zonas de ocio y recreo en las vías pecuarias sin solicitar autorización al titular de las vías pecuarias, ya que carecen de suelo público pues no lo gestionan en las modificaciones de los instrumentos de planeamiento (Planes Generales). Por último, en todas las CC.AA que tienen vías pecuarias, pero sobre todo aquellas con más presencia de la propiedad de carácter latifundista (Andalucía, Extremadura, sur de Castilla-La Mancha, suroeste de Madrid…), los grandes propietarios están cercando sus propiedades a cal y canto para instalar cotos de caza e impedir que pasen personas hasta por las vías pecuarias y caminos públicos (Colada de los Torilejos, Posadas. Córdoba, Descansadero Sur, Brunete, Madrid). Las administraciones públicas más dañinas con las vías pecuarias son las Demarcaciones de Carreteras del Estado (en Madrid cortan e impiden el paso con autopistas por la Cañada Real Galiana en San Fernando (autopista A-4) y Pinto (Autopista A.2), o por la Vereda de San Marcos en Getafe (Autopista A-4), las Direcciones Generales de Carreteras de las CC.AA también han cortado las continuidad de centenares de kilómetros de vías pecuarias y muchas de ellas están ocupadas con carreteras. Las Administraciones gestoras del recurso agua han inundado vías pecuarias con el vaso de los embalses sin restituir el trazado de las vías pecuarias (5 km de la Cañada Real Segoviana se encuentran bajo el vaso del embalse de Valmayor, Madrid). Los militares han construido recintos aeroportuarios y centros de transmisión: ocupando vías pecuarias (Vereda de San Marcos por el aeródromo militar de Getafe), modificando el trazado de las vías pecuarias (Cañada Real Galiana por construcción del aeródromo militar de Torrejón de Ardoz), ocupan vías pecuarias con campos de golf asociados a bases militares (Cañada de Torote, en Alcalá de Henares. Base Aérea de Torrejón) o provocan confusos y dudosos procedimientos (creación de la Cañada Real de Madrid, que ya existía, todo para salvaguardar los intereses del estamento militar y sus instalaciones de ocio, Club Militar “La Dehesa” y de “San Jorge” en el antiguo municipio de Carabanchel Alto, hoy de Madrid), etc. Organismos científicos como el INIA han cerrado vías pecuarias desde su inicio como la Cañada del Listón en Alcalá de Henares. En algunas ocasiones, la propia actuación de la Administraciones garantes nos induce a pensar que ellas mismas son el mayor peligro para la conservación de las vías pecuarias, pues más parecen conducirse como una suerte de asesores al servicio de  los infractores, para que estos puedan sortear la legislación y así perpetuar las afecciones.
 


Derecha, Colada del Arroyo de la Vega al Río Lozoya


EL PRISMA AMBIENTAL
-¿Por qué la conservación de las vías  pecuarias es tan necesaria desde un punto de vista ambiental?
-Porque son la única tipología de camino público que en sus anchos (ya aludidos) se desarrolla pasto, arbustos y estrato arbóreo y lianoide, construyendo ecosistemas autóctonos lineales que permiten: el tránsito de ganado y su alimentación, sea o no trashumante; la existencia de hábitats faunísticos; servir de estructuras de conexión ecológica entre ecosistemas y espacios naturales; constituir estructuras por donde fauna y flora puede realizar movimientos altitudinales y latitudinales que les permita adaptarse a los efectos del cambio climático,  capturar y secuestrar carbono. Son multitud las funciones que configuran la red de vías pecuarias como un elemento clave en la preservación de la biodiversidad. 
 


-¿Qué pasaría si otros países, como Alemania u Holanda, por ejemplo, tuvieran este rico patrimonio? ¿Lo tendrían tan abandonado como nosotros?
-Creemos que estos países no los tendrían abandonados, pues han comprendido hace ya decenios la importancia que tienen los caminos públicos para tejer redes para la movilidad sostenible. En muchas ocasiones se encuentran con el hándicap de tener que comprar suelo para crear caminos, pues la riqueza en longitud y tipologías de caminos no es tan grande como en el Estado español. Aquí, aprovechando el desconocimiento de la inmensa mayoría, asistimos atónitos a su desmantelamiento gradual, a una especie de voladura controlada de la retícula que conforma la red de Vías Pecuarias. Este proceso se da en contra de la ley respecto a la que los grupos ecologistas, camineros y vecinales ejercemos como casi exclusivos valedores, viéndonos relegados a reclamar su cumplimiento y a que las administraciones asuman su responsabilidad y ejerzan sus potestades. Precisamente que ahora, con motivo de la pandemia y la crisis social y ambiental subsiguiente, desde la Unión Europea se van a destinar cuantiosos fondos con el objetivo de activar la transición a la economía verde, las vías pecuarias, su restauración y recuperación integral, debido a sus características y a la adaptabilidad de los usos y servicios que ofrecen, se presentan como un objetivo plausible y deseable, que a buen seguro los socios europeos podrían comprender  sin muchas dificultades. Ganadería extensiva de gran calidad que considera el bienestar animal, conectores ecológicos y reservorios de biodiversidad para afrontar los retos del cambio climático y la crisis ambiental, soportes para el ocio y la educación ambiental, desarrollo del mundo rural y despoblación, reconstrucción del paisaje... parecen razones más que convincentes para que no existan demasiados impedimentos, y todo esto considerando, y no es poca cosa, que ya son suelo público.
 

 

LA LEGISLACIÓN
-Si existe una buena legislación al respecto, ¿por qué no se cumple? ¿El Estado vela para que se cumpla?
-El Estado español no tiene competencias en materia de vías pecuarias: fueron transferidas a las CC.AA en los años 80 del siglo pasado. El Estado tan sólo dicta la legislación básica y ayuda a las Comunidades Autónomas en lo que puede. La Legislación es buena; Ley 3/95, de 23 de marzo de vías pecuarias, ley básica estatal y luego los desarrollos autonómicos que han hecho las CC.AA, algunos mejores que otros. Destaca Madrid por tener la mejor legislación en vías pecuarias. Pero, en ella, no se cumple ni la básica del Estado ni la de desarrollo de la del Estado, pues las CC.AA quieren acabar con las vías pecuarias, y la mejor forma de acabar es tener una buena normativa para aparentar que protegen las vías pecuarias, pero en realidad no hacen nada por mejorar el sistema. No se meten con los agricultores ocupas de miles de hectáreas de vías pecuarias, no exigen a las Administraciones de carreteras estatales y autonómicas, así como férreas, que restituyan los pasos de las vías pecuarias cortados; dejan que los grandes señoritos cierren las vías pecuarias y luego les premian con modificaciones de trazado a medida; los cotos de caza amplían discrecionalmente sus predios y los cazadores campan por ellas; otras administraciones o particulares realizan obras o actividades al margen de los procedimientos… Es decir, están consiguiendo trocear el sistema, aislarlo, fragmentarlo, ocuparlo con todo tipo de actividades (legales y no legales), para argumentar que ya no se puede poner el orden el sistema pues costaría mucho dinero. Es la estrategia que están empleando todas las CC.AA. A veces tenemos la sensación de que nuestra labor se reduce a exigir el cumplimiento de la legislación, mientras que los responsables de que se aplique se dedican a banalidades de carácter publicitario o al más descarado autobombo;  en otras ocasiones más parecen actuar como asesores de los infractores, tratando de orientarles sobre cómo eludir las leyes.
 


“Hoy en día los nuevos usos a los que se dedican, o pueden dedicarse las vías pecuarias, sobre todo la creación de estructuras de conexión ecológica para el trasiego faunístico ante el cambio climático y la captura y secuestro de carbono, por sí solas ya justificarían la protección y mejora del sistema”



-Generalmente, las vías pecuarias están asociadas al trasiego de ganado… Pero, en realidad, hoy pueden tener muchos otros usos de los que nos beneficiamos todos, seamos o no ganaderos trashumantes… hablemos de algunos de ellos…
-Al no pasar por muchas vías pecuarias ganado trashumante es un buen momento para que los ganaderos que no poseen base territorial, o sea ésta escasa, encuentren en las vías pecuarias pasturas, vegetación y agua, de la que alimentarse y beber. Los paseos cortos y medios en torno a los núcleos de población, la práctica del footing, el uso por ciclistas y senderistas, así como por los centenares de centros ecuestres, permiten, y permitirían, recuperar tramos enteros de vías pecuarias, además de generar empresas y empleos asociados a estas actividades. En realidad en el mismo preámbulo de la Ley Ley 8/1998, de 15 de junio, de Vías Pecuarias de la Comunidad de Madrid, que viene a extenderse más que  la estatal a la que desarrolla, podemos encontrar una detallada exposición que  enumera algunos de los usos y servicios  que suscribimos plenamente. Dice:
(..) no contempla como finalidad única, aunque sí prioritaria, del mismo la trashumancia y trasterminancia sino también la económica de modernización y diversificación de la agricultura y fomento de la ganadería extensiva propiciando además la preservación de las razas autóctonas, así como de desarrollo del medio rural; la medioambiental, de conservación y mejora, con particular atención a su función de corredores biológicos de comunicación entre espacios naturales; la cultural y social, proporcionando, igualmente, al habitante de la ciudad, de tanto peso demográfico en la Comunidad de Madrid, una oportunidad para su reequilibrio vital por medio del contacto con la naturaleza y con el patrimonio monumental e histórico al que da acceso privilegiado.

 

ESTADO LAMENTABLE
-¿Cuál sería la comunidad autónoma en la que las vías pecuarias están mejor conservadas? ¿Extremadura? ¿Por qué? ¿Y la peor?
-No se puede decir que alguna CC.AA tenga las vías pecuarias mejor conservadas. Por desgracia las 12 CC.AA que las poseen las tienen en un estado lamentable. Otra cosa es que haya tramos que se usen para la trashumancia, o bien para actividades de ocio y recreo, que se protejan y cuiden más. Pero en general se trata de tramos marginales, estando la mayoría del sistema en cualquiera de las 12 CC.AA en un estado lamentable.

-¿El declive de las vías pecuarias tiene que ver con la falta de trashumancia y de ganadería extensiva o con otras razones?
-Hoy en día los nuevos usos a los que se dedican, o pueden dedicarse las vías pecuarias, sobre todo la creación de estructuras de conexión ecológica para el trasiego faunístico ante el cambio climático y la captura y secuestro de carbono, por sí solas ya justificarían la protección y mejora del sistema. El origen del declive se encuentra en el salvaje liberalismo que practican tanto los partidos de derechas como los socialdemócratas, que han renunciado, incluso estos últimos, a tener un parque de suelo público. Bien en formato de vía pecuaria, bien en reservas de suelo público para vivienda social, etc. Todos, o unos más que otros, están optando por privatizar todo lo público y reducir la existencia de suelo público para actividades públicas y públicas con fines ambientales, lo cual es un error grave pues una vez destruida una vía pecuaria… ya no es fácilmente reversible a su situación original. Por ejemplo en la Comunidad Autónoma de Madrid.
 


Colada de  los Gallegos (Colmenar Viejo)


CONSERVACIONISMO
-Además de vosotros, ¿quién en la actualidad está trabajando por la conservación de las vías pecuarias? ¿Cuáles son los baches más habituales con los que os encontráis?
-En los últimos 25 años han aumentado los grupos que se involucran en la defensa de las vías pecuarias, y ya no son sólo grupos ecologistas. A nivel estatal contamos desde 2007 con la Plataforma Ibérica por la Defensa de los Caminos Públicos (PICP), que ha realizado ya sus XIII encuentros (Toledo, 2019). A nivel comarcal destaca la Plataforma para la Defensa de los Caminos Libres, creada en octubre de 2013 en la Sierra Sur de Jaén, o los Camineros del Real (Comunidad de Madrid), con actividad desde 2009. En el ámbito municipal, pero con una proyección territorial amplia, está A Desalambrar, veterano y activo grupo cordobés. Con vocación de actuación provincial destaca Trochas Viejas en Salamanca (2009). Y para terminar no olvidar a la Asociación La Cizalla (Ciudad Real); ASECMA (Cuenca); Amigos de los Caminos, Club Elbruz y Batolito (de Sevilla); y los grupos Caramucel, La Carrahila y Asociación de Defensa del Entorno Natural de La Azohía (Murcia). Los grupos han sabido afrontar la problemática que sufren las vías pecuarias en todos sus frentes: potenciar el uso de las vías pecuarias; realización de charlas, seminarios y reuniones de formación y coordinación; marchas reivindicativas; y el frente judicial, que da alguna que otra alegría; y una actividad que se ha incrementado notablemente en los últimos tiempos, las marchas con ganado a través de las vías pecuarias. Pero uno de los problemas que poseen todos los grupos es la falta de militancia para abordar los problemas de un sistema de miles de km y ha, y también la falta de base social de apoyo.

POCA IMPLICACIÓN
-¿Podríamos hablar d época implicación de la ciudadanía?
-La gente habla de vías pecuarias y caminos públicos, pero no se implica en su protección ni conservación. Uno de los sectores más pasivos en este tema son los ciclistas. Son los que más utilizan las vías pecuarias y en muchos casos no saben ni que están circulando por ellas. Hay centenares de empresas que se dedican al senderismo y a realizar recorridos a caballo por las vías pecuarias, pero no se involucran en la protección de las mismas. Incluso desde el mismo mundo ganadero se percibe un claro alejamiento de lo que constituyó su soporte material: la gente que aun mueve sus rebaños en muchas ocasiones lo hace ignorando la infraestructura que para su actividad económica supone la red de vías pecuarias. Es poca la militancia que se tiene para abordar una ingente tarea de recorrer las vías pecuarias y formular denuncias y solicitudes de actuación de la Administración Autonómica, y muy escasa la base social de apoyo, pero sin duda es una temática apasionante, que se puede abordar desde múltiples perspectivas. Existe una evidente que sería la ganadera vinculada a la actividad económica, otra medioambiental con un potencial casi ilimitado, otra cultural y etnográfica de una riqueza y variedad apabullante… ¿Y por qué no, una plenamente política, referida a su naturaleza jurídica como bienes de dominio público? Las vías pecuarias son en definitiva una parte importante de nuestro suelo público. Muchas personas en esta era pandémica han comprendido el valor de lo público a la hora de asegurar que los ciudadanos tienen un acceso universal a determinados derechos. Nos dice la Constitución Española que la ciudadanía tiene el derecho a circular libremente por el territorio nacional. Igualmente se le reconoce el derecho a acceder a un medio natural conveniente, artículos 45 y 19. Para la satisfacción de estos derechos las vías pecuarias se erigen en soporte imprescindible, pues en sí mismos ya son, simultáneamente, vía de comunicación y medio natural. Pese a todos los problemas e incomprensiones que a veces encontramos, animamos especialmente a los usuarios, pero en general a toda la ciudadanía, a mantener una actitud vigilante y comprometida en defensa de este asombroso patrimonio común  que son las vías pecuarias, y para ello pueden contar nosotros, porque estamos dispuestos a defenderlas palmo a palmo.

Pedro Burruezo
Publicado en El Ecomensajero Digital

 

MÁS INFO
TOMA NOTA

Informe XX aniversario de la Ley de vías pecuarias madrileña 
https://www.ecologistasenaccion.org/103763/xx-aniversario-de-la-ley-de-vias-pecuarias-madrilena/ 
Presentado en septiembre del 2018 pero que sigue resultando aprovechable en un 95%






Bienvenido



El Ecomensajero Digital

Suscribete para recibir los boletines de noticias.

Redes Sociales

Volver al inicio

Home | Términos del Sitio | Contacto